Economía

Jubilación sigue siendo pesadilla para Aduanas

 

La Dirección Nacional de Aduanas (DNA) no sabe cómo resolver la pesadilla que representa un grupo de funcionarios que debían acogerse a la jubilación, pero lograron una sentencia favorable de la Corte para no hacerlo. Esto le cuesta más de un millón de dólares y no le permite llamar a concurso para renovar personal.

“De mal en peor”, fue la respuesta que dio ayer el titular del ente aduanero, Julio Fernández, acerca de la situación de los funcionarios que ya debían haberse acogido a la jubilación por cumplimiento de la edad y aportes realizados.

Indicó que la situación es complicada porque no es muy claro el fallo de la máxima instancia judicial, respecto hasta qué edad podrán continuar figurando como activos. Lamentó que esto, a su vez, le impide hacer un concurso para renovar personal en sesenta cargos.

“Tengo 60 puestos para renovar el plantel, pero no puedo hacerlo. Esto, incluso, atenta contra el derecho de ciudadanos de la nueva generación que está buscando trabajar”, enfatizó.

Fernández señaló que el último cálculo realizado arrojó que el grupo de funcionarios que se resisten a la jubilación le cuesta a Aduanas más de un millón de dólares al año en salarios y otros gastos, entre ellos, el pago de seguro médico.

Admitió que si bien algunos pueden ser útiles en cuanto al trabajo, el problema para Aduanas es que no puede renovar su plantel y de hecho ya necesita funcionarios con capacidades que requieren esta época de tecnología.

“Nosotros estamos en proceso de reformas de Aduanas con el Banco Mundial y el FMI. Para eso se necesita de gente nueva con mentalidad tecnológica. Son sesenta puestos que podríamos haber concursado, pero no se puede”, cuestionó finalmente el titular de Aduanas.

Dejá tu comentario