Edición Impresa

Historias que enamoran: Un amor en torno a la dulzura

Hace cinco años Rossana González y Fabián Frutos cruzaron caminos sin imaginar que hoy estarían casados.

La pareja contrajo matrimonio en noviembre pasado tras casi cuatro años de noviazgo. “Nos casamos unos días antes de nuestro cuarto aniversario”, refiere Rossana.

Ambos se conocieron por medio de la hermana del joven. “La hermana de Fabi es mi compañera de trabajo y yo en ese entonces hacía fotos también, entonces empezamos a coincidir en varios eventos”, recuerda.

Un compromiso de ensueño

Una proposición de matrimonio debe ser un momento que las parejas deben recordar por el resto de sus vidas. Y se sabe que uno de los escenarios perfectos para comprometerse es en Las Vegas.

Historias que enamoran 1.jpg
Compromiso. Las Vegas fue testigo del pedido de matrimonio.

Compromiso. Las Vegas fue testigo del pedido de matrimonio.

En noviembre del 2021 Rossana y Fabi fueron de vacaciones a Las Vegas por su tercer aniversario de novios.

“Nos comprometimos frente a las fuentes del Bellagio”.

Trabajo en conjunto

El 12 de noviembre pasado formalizaron su amor y se unieron en matrimonio. La bendición nupcial tuvo lugar en la iglesia Santísima Virgen María y la celebración de la boda fue en Terrazas del Bosque.

Fabián tiene a su cargo una pastelería, Alto Bakery. Es idóneo y se encarga de elaborar desde cero todas las recetas de las delicias que ofrece en el local.

“La gente se sorprende a veces cuando saben que es él quien hace todos los productos”, cuenta.

Por su parte, Rossana es tripulante de cabina en una aerolínea.

“Como ese trabajo hace que viaje mucho, pero también cuando tengo días libres, a la distancia igual, estoy gestionando los pedidos y hablando con los proveedores”.

Historias que enamoran.jpg
Sorprendente. Fabián se encargó de elaborar personalmente todas las delicias de la mesa de dulces para el día de su boda.

Sorprendente. Fabián se encargó de elaborar personalmente todas las delicias de la mesa de dulces para el día de su boda.

Alto Bakery funciona desde el 2017, fue una idea de Fabián. Con el transcurrir del tiempo Rossana le dio una mano y ahora ambos llevan adelante el negocio.

“Empezamos de cero en enero de 2020, justo antes de la pandemia, y me involucré más en cuanto a marketing, fotos, atención al cliente, y él enteramente a la producción”.

En el día de la boda se encargaron personalmente de ofrecer sus productos.

“Fabi estaba enfocado y decidido en hacer la mesa de dulces, aunque todos, incluyendo la wedding planner, le decían que estaba loco y que no se estrese ese día. Terminó haciendo 800 postrecitos, ocho tortas y cheesecakes, 100 minibrownies, 850 cookies y la estación de 140 volcanes en vivo. Felices les preparamos a nuestra familia y amigos. Todos esperaban ver esa mesa y fue increíble vivir ese momento”, menciona Rossana.

El amor que Fabián le tiene a su profesión se vio reflejado en el día de su boda.

“Me tomó semanas de producción, noches sin dormir, incluso dos horas antes tener que estar en la iglesia seguía decorando, pero fue increíble la satisfacción que tuve al ver esa mesa terminada”, dijo Fabián.

Y agregó: “No todo es mérito mío, Rossi tuvo que darles forma a 850 cookies en medio de todo lo que implica ser la novia. Todo lo hicimos pensando en expresar nuestra gratitud y amor a través de lo dulce”, refiere.

Historias que enamoran 4.jpg
Proboda. Antes de la boda los novios hicieron feria para recaudar fondos.

Proboda. Antes de la boda los novios hicieron feria para recaudar fondos.

En cuanto a la vida laboral que ambos comparten, Rossana cuenta que la relación fluye en torno a Alto Bakery.

“Cada logro o crecimiento iba de la mano, lo laboral nos llevaba a tener la boda de nuestros sueños, por ejemplo. Por más que exista la distancia por mi trabajo, estamos acostumbrados y organizados para que funcione. Ser independientes nos permite manejar nuestros tiempos, algo que disfrutamos mucho es viajar cada vez que podemos y conocer las mejores pastelerías de cada lugar que visitamos, nos sirve de inspiración”, cuenta ella.

Para el futuro, el ideal de la pareja es tener un local propio para Alto Bakery.

“Es nuestro ideal más cercano, darnos a conocer y vivir de esto que es su pasión y su vocación. Fabi es sumamente dedicado y no lo imagino haciendo otra cosa. A la par se convirtió también en mi sueño y nuestro proyecto de vida”, culmina.

Dejá tu comentario