21 abr. 2024

“Hemos decidido vivir en libertad y no tiene futuro afán totalitario”

Acción equivocada. La destitución de Kattya, por parte del Senado, fue “un tiro en el pie”.

Alimentación escolar. Está de acuerdo con proyecto porque municipios “dilapidan” recursos.

Peña. Cartes es su mentor, pero él es el presidente. Necesita ser más firme.

Mesa directiva. Aún hay mucha tela por cortar y espera que alguna vez una mujer dirija el Congreso.

blanca ovelar_50545682.jpg

Tercer periodo. Blanca lidera la bancada integrada por Salomón y Pettengill.

Cecilia Colinas

cecilia-colinas@uhora.com.py

En su tercer periodo como parlamentaria, Blanca Ovelar lidera una de las bancadas disidentes de la ANR y se erige como una de las voces críticas en el Congreso, donde domina la mayoría cartista y sus aliados. Con una vasta formación académica, la ex ministra de Educación y ex candidata a presidenta de la República reflexiona en esta entrevista sobre varios temas. Enfatiza en la necesidad de proteger la democracia ante avances autoritarios. Hace hincapié en que el Senado se equivocó al destituir a Kattya González. Como docente, menciona que la alimentación y la educación deben caminar de la mano para garantizar el aprendizaje; por lo tanto, no se opone a la creación del Fonae. Sigue dando su voto de confianza al presidente Santiago Peña y espera que muestre un perfil más democrático.

–Usted se abstuvo de votar por la destitución de Kattya González. ¿Cómo evalúa la decisión que tomaron sus colegas de destituirla?

–Yo creo que la destitución de Kattya y de la manera en que se llevó, fue un golpe a la institucionalidad, la seriedad y la confiabilidad del Congreso, porque si en la última sesión del año 2023 se aprueba una modificación en la norma del Congreso, que tiene rango constitucional, porque la Constitución establece que el Congreso elabora su reglamento interno. Si esa norma se ajusta y se establece que esa es la norma que entra a regir. ¿Cómo es posible que durante el receso parlamentario se llame a una sesión para ir en contra de esa norma? Para mí, fue una acción equivocada que no contribuye a fortalecer la imagen de un país serio, gobernado por gente institucionalista que respeta las normas, la disidencia y a las minorías en un gobierno democrático. Realmente fue un tiro que nos tiramos en el pie.

–Días después, la oposición conformó un frente democrático e invitó a la disidencia colorada a formar parte.

–Nosotros participamos siempre en todas las iniciativas que surgen, participamos con los oficialistas, con los opositores. En el análisis de la problemática que se tiene que abordar en el Congreso debe haber apertura y posibilidad de construir entendimiento en función de los objetivos que están en juego. Muchos son los temas que pasan por allí, los temas que hacen a la política nacional, a la política pública, al manejo de la economía, a la soberanía, la designación de representantes en altos cuerpos diplomáticos, etc.

–En ese sentido, ¿hay posibilidades de que ustedes también formen parte de este frente o lo estarían haciendo coyunturalmente?

–Yo creo que puede ir consolidándose un frente democrático en la medida en que el oficialismo tenga actuaciones que atenten contra ciertos principios básicos de democracia, de pluralismo, de tolerancia. Esa es una cuestión también natural de reacción. En el marco de una posibilidad de dialogar y abordar francamente los problemas que existen, se pueden tener posiciones a favor y en contra. Naturalmente, en un sistema democrático, el Parlamento es un contrapeso al poder y es el ámbito en el que se vinculan de manera más efectiva las ideas del gobierno que sustentan, las ideas y la conducción del gobierno, y que puede llegar a buscar la máxima aprobación y consenso político para sacar adelante.

Los tiempos de la imposición vertical, del diseño de las políticas públicas, eso ha pasado ya en los años noventa. Hoy estamos en otra generación de políticas públicas, en otra generación del modelo de gobernanza que en la democracia es más lenta porque tiene que ser dialogada, pero es más eficaz y es más legitimadora.

–Se menciona la posibilidad de establecer una enmienda o reforma de la Constitución. ¿Qué opina acerca de esta intención?

–En primer lugar, la revisión de la Carta Magna, ya sea a través de una enmienda o de una reforma, requiere un liderazgo claro del Poder Ejecutivo que concite el interés y la participación de todos los sectores. No se puede revisar la Carta Magna desde la voluntad unilateral de un sector. No va a significar de ninguna manera un progreso para el Paraguay. Tiene que ser a partir de un gran acuerdo, donde se tiene que dialogar. Yo no estoy en contra, por ejemplo, de la figura de la reelección como tal, como estrategia dentro de una democracia, pero con los caminos para llegar a instituir esas figuras, esos nuevos elementos que puedan enriquecer nuestra Carta Magna, o puedan ampliarla, o darle más equilibrio, más participación, más espíritu democrático.

–¿Qué opina del proyecto de creación del Fonae y eliminación del Fonacide?

–Estoy de acuerdo con la creación del Fonae. Si hay algo que fue muy mal administrado ha sido la alimentación escolar y la administración del Fonacide. Yo he hecho denuncias documentadas con base en estudios en el Senado. Hemos intentado modificar la ley e impulsamos una modificación que murió en Diputados. Hemos tratado de establecer mayor rigor en las rendiciones de cuentas. Hay una desprolijidad espantosa en el manejo de los fondos. Yo acompaño la idea de buscar nuevas alternativas. Eso no obsta que el Gobierno no encuentre nuevos mecanismos para sustituir fondos sensibles, como, por ejemplo, para las ciencias; eso no se puede dejar al descubierto. Asimismo, se debe velar siempre por la gratuidad de los aranceles en la UNA. El presidente ya se comprometió con eso en una reunión y ya tiene pensado los fondos que utilizará para reponer.

Con respecto a la universalización de la merienda escolar, estoy de acuerdo. El problema es la media mañana. Esa hora del recreo es la hora crítica. Yo soy maestra campaña y sé lo que significa esa hora para el niño que no lleva una galleta para comer en la escuela. Hay que afinar las cosas probablemente, pero estoy de acuerdo con la idea de concentrar los recursos y de explorar otros caminos, porque así como se implementó hay solapamiento, superposición, donde un listado de escuelas tiene la gobernación y otro listado tiene la municipalidad. Se atiende de junio a octubre. Se hace un gran acto de lanzamiento para el marketing. Lo más importante es garantizar condiciones de educabilidad a nuestros niños evitando que sientan hambre a la hora que están dando clases y, por supuesto, que sus condiciones para aprender es lo que se quiere tener con ese programa compensatorio social.

–El Gobierno lo que propone para poder compensar a los intendentes que ya no van a poder utilizar Fonacide con el 100% del impuesto inmobiliario y para ello se deben impulsar cambios en la Constitución.

–Ese es un tema que se tiene que discutir. Yo creo que en general la ley de las municipalidades hay que revisar. Los municipios tienen muchas carencias, pero también tienen muchos recursos que se dilapidan.

–¿Cómo evalúa la gestión del gobierno de Santiago Peña?

–Peña ha tenido los instrumentos para avanzar en la política para el desarrollo del Paraguay. Se le ha dado todo lo que ha pedido en tiempo récord. El Congreso le ha ayudado y ni siquiera fuimos disidentes. Ayudamos y exigimos un trato decoroso. Por ejemplo, cuando se va un ministro, que no se vaya a hablar con una sola bancada.

–Varios sectores se refieren a Horacio Cartes, como el presidente de facto.

–El presidente de la ANR, Horacio Cartes, lo ha puesto ahí. Él es su mentor. El presidente Cartes puede ser un gran consejero para Santi Peña, pero Santi Peña es el que ha asumido el compromiso con la ciudadanía y es el presidente de todos los paraguayos, no solamente de un sector. Ha demostrado actitudes de apertura, pero el arranque no está siendo fácil porque en el movimiento HC hay muchos intereses que están en juego y a veces parecía ser que la acomodación de esos intereses hacen que conspiren contra ciertos temas, pero yo le doy mi voto de confianza todavía. Yo creo que por el bien del Paraguay, necesitamos que él como mandatario sea firme y que potencie su perfil democrático (...). Hemos decidido vivir en libertad y no tiene futuro un afán totalitario en nuestro país. Vamos a salir a las calles a defender nuestras libertades. No estamos en condiciones de sobrellevar los tiempos oscuros del autoritarismo, de la delación, del temor, del rencor de las libertades; una sociedad abierta y pluralista, donde se respetan las libertades de todos. Un Estado donde los ciudadanos sean iguales ante la ley es el mayor déficit que tenemos. Yo valoro los 35 años de libertad. ¡Caramba, cuánto ha costado! Cuántas vidas se inmolaron por la libertad del Paraguay y tenemos 35 años, donde lo que más resalto en esta transición es la limitación cultural de construir grandes acuerdos.

–Por otro lado, ya iniciaron las negociaciones para mesa directiva.

–Siempre se sabe cuándo comienza, pero nunca cuándo termina esa negociación porque puede terminar minutos antes de la votación. Lo que aprendí en mi modesta experiencia en este tiempo que llevo en el Congreso es que esas negociaciones se hacen en función de intereses. Yo creo que va a cortarse mucha tela aún y espero que el proceso se haga en el marco de cierto decoro, respeto a la palabra.

–¿Alguna vez podrá ocupar la presidencia del Congreso?

–Me han ofrecido la vicepresidencia primera y segunda en innumerable cantidad de veces y nunca acepté porque no me voy a ir a dirigir la sesión para que el presidente se vaya y tenga libre. Alguna vez una mujer tiene que dirigir. También las mujeres tenemos posibilidad de acceder a puestos de decisión en la política.

–¿Mario Abdo volverá como senador vitalicio?

–Él jamás intentó ser otra cosa y se limitó estrictamente a lo que dice la Constitución y yo creo que está en pausa. Respetamos eso y creemos que él es joven todavía y en la política uno nunca se jubila. Puede emerger en cualquier momento nuevamente y recuperar las banderas de lucha de lo que él ha considerado como los elementos esenciales. Mario Abdo ha dejado su impronta en su paso por el gobierno.

Más contenido de esta sección
Gobierno ahora recién habla de un saldo de USD 494 millones para garantizar programas sensibles. Luego de varias horas de discusión, las autoridades del Ejecutivo se abrieron a las exigencias de estudiantes.
Tras más de siete horas de debate en la mesa de diálogo, que en algunos momentos fue tenso, los estudiantes y las autoridades firmaron una carta de compromiso para establecer mesas de trabajo con todos los representantes de los programas afectados por la eliminación del Fonacide. La firma del documento se dio después de la insistencia de los universitarios.
Hubo tibia reacción del Gobierno que solo convoca para mañana a una reunión con universitarios. Hubo un encuentro con el cardenal Adalberto Martínez para analizar crisis social que sigue latente.
El crimen organizado transnacional y el narcotráfico “eliminan a cuanta autoridad independiente exista” y solo un espacio sin Estado de derecho les garantiza impunidad, dice Alarcón.