13 jul. 2024

Hallazgo de dientes de dinosaurio en España avala teoría sobre el Cretácico

El hallazgo de unos dientes de dinosaurio en el entorno de la localidad española de Igea y su estudio posterior sirvió para avalar en la comunidad científica la teoría de que los dos continentes que formaban la tierra en el Cretácico inferior, hace unos 120 millones de años, tenían un punto de conexión en la Península Ibérica.

Dinosaurios.jpg

El Cretácico es el tercer y último período de la Era Mesozoica.

Foto: Archivo.

Esta es una de las conclusiones del estudio de esos restos realizado por la Cátedra de Paleontología de la Universidad de La Rioja (UR) (norte), publicado por la revista científica internacional Cretaceous Research.

Así lo explicó a EFE la directora de la cátedra, Angélica Torices, responsable del trabajo en colaboración con Erik Isasmendi, geólogo de la Universidad del País Vasco (norte).

El equipo de trabajo encontró hace más de un año en un yacimiento de Igea doce dientes de un gran dinosaurio, tipo espinosaurio, un carnívoro de dos patas, y los han analizado en laboratorio durante meses, para determinar su morfología y todas sus características.

Tras ese trabajo, su principal hipótesis tiene que ver con la especie en sí a la que pertenecen, la de un tipo de dinosaurio que se ha encontrado en el norte de África, especialmente, pero en casos mucho más aislados en Europa.

Lea más: “Así fue el último día de los dinosaurios”

“Lo que hemos hecho en este trabajo es analizar cómo encaja este hallazgo en Península, Europa y África”, detalló Torices, y han comprobado que “hay similitudes con algunos restos de espinosaurio encontrados en la zona de Teruel y diferencias con los del norte de África o Inglaterra”.

La teoría de este equipo de investigación es que la zona de la sierra de Igea -que junto a la de Arnedillo es la que acumula los mayores yacimientos de icnitas (huellas de dinosaurio fosilizadas) del mundo- podría haber albergado a una especie de estos dinosaurios llegada de África y que evolucionó en su camino hacia el norte.

“Eso supondría que la Península pudo ser un punto de conexión entre los dos continentes que había en la tierra entonces”, explicó Torices, en alusión a las dos zonas de tierra que tenía el planeta tras la división del continente único y que se denominaban Laurasia y Gondwana.

Nota relacionada: “La vida tardó 700.000 años en recuperarse tras el fin de los dinosaurios”

Aunque inicialmente se pensó en una separación prácticamente total de esos dos continentes, el tránsito de dinosaurios por la Península “lleva a pensar en algún tipo de conexión” en el Cretácico inferior, hace unos 120 millones de años.

“Estos restos se han comparado con otros de esa época hallados en Niger y hemos visto similitudes”, aseguró la investigadora de la Universidad de La Rioja, que detalló que en zonas de todo el continente africano “ha sido más habitual encontrar restos de espinosaurios”.

El trabajo también plantea la hipótesis de la capacidad de adaptación que tenían estos animales, porque en África sus principales restos se han encontrado en zonas que estaban en la costa en esa época, mientras que se sabe que La Rioja estaba dominada por los pantanos de agua dulce, con una mínima influencia costera.

Más contenido de esta sección
Una enorme yarará llegó este miércoles hasta una vivienda en isla Chaco’i, en la ciudad de Concepción. El reptil fue devuelto a su hábitat natural.
Un festival religioso hindú en Sri Lanka terminó sumido en el caos después de que un elefante de la procesión entrara en pánico, provocando que 13 personas de la multitud resultaran heridas al huir, informó la Policía de ese país este domingo.
Un equipo de biólogos descubrió una nueva especie de piraña, la Serrasalmus magallanesi, en el río Madeira (Bolivia), un hallazgo que demuestra la importancia de investigar la ictiofauna de la cuenca amazónica no solo para conocer mejor su rica biodiversidad, sino también para conservarla.
Un perro de nombre Tomás fue quemado con agua caliente y decapitado en el interior de su vivienda ubicada en la ciudad de Fernando de la Mora, Departamento Central.
El Buin Zoo, el mayor zoológico de Chile, presentó este martes a “Silverio”, un rinoceronte blanco de 74,3 kilogramos que se ha convertido en la tercera cría de esta especie en peligro de extinción nacida en Sudamérica.
La extinción de los dinosaurios a causa del impacto de un gigantesco asteroide desencadenó una extinción masiva que alteró el curso de la vida en la Tierra y provocó un “reseteo” del bosque que propició la propagación de las uvas.