13 abr. 2024

Escuelas precarias reflejan el estado de la educación pública

A poco más de dos semanas del inicio de las clases en las instituciones educativas oficiales, nos encontramos frente a un desolador y conocido panorama: el abandono de las escuelas públicas. En un rápido recorrido de UH por algunos establecimientos se comprueban pisos hundidos, techos con goteras, letrinas en vez de baños, sin acceso a energía eléctrica o agua potable. Ese es precisamente el estado de la educación pública en el Paraguay, un país desigual que les niega las mínimas oportunidades a sus niños y jóvenes.

En cada inicio de clases se repite esta suerte de ritual tan paraguayo, conocido como dejar todo para último momento. A poco más de dos semanas del inicio del periodo lectivo, la comunidad educativa comienza a exhibir las deficiencias en las instituciones, reclamando soluciones a las autoridades. Llamativamente, estos problemas son bien conocidos, pues el mismo Ministerio de Educación dispone de una evaluación de la infraestructura de sus escuelas que precisan atención urgente.

El dejar para último momento la solución de lo que debería ser máxima prioridad, es una forma que tienen las autoridades de admitir que la educación, en realidad, no les importa. Por eso, niños y niñas paraguayos acudirán este 2024 a escuelas precarias, con techos a punto de caer, paredes con grietas, y letrinas en lugar de baños; además carecen de energía eléctrica, ni agua potable, ni bibliotecas, ni laboratorios.

En la compañía Itá Huguá, de Santa Rosa, una de las instituciones más antiguas, la profesora debe usar palanganas y baldes para juntar el agua de lluvia que entra por el techo dañado; la cocina comedor tiene una gran fisura y los baños están averiados. En Coronel Oviedo, la Gobernación prometió nuevos baños y dos nuevas aulas para la Escuela Las Mercedes, donde hace 15 años las condiciones estructurales son pésimas.

En Amambay, las instituciones educativas tampoco están en condiciones para iniciar las clases el 23 de febrero, como es el caso de la Escuela de Yvype, donde el techo del único pabellón está por caerse, en época de lluvia gotea y las chapas de zinc calientan como un horno. La Gobernación prometió una reforma general, pero las visitas que hicieron fueron “solo para la foto”.

También tendrán un muy sacrificado 2024 alumnos y maestros de la escuela de la colonia indígena Pikykua, ya que el año pasado, con la crecida del río Aquidabán se quedaron sin el puente que era el único acceso a la comunidad, por lo que deberán cruzar el caudaloso río encima de tambores. Estas son las consecuencias de haber relegado la educación durante décadas; es la consecuencia de la muy escasa inversión en educación.

Según datos de Unicef, en Paraguay, uno de cada cuatro niños está fuera de la escuela, por la situación de pobreza de las familias, la baja percepción de la sociedad sobre la importancia de la educación, la baja oferta de la enseñanza inicial y media y la ausencia de servicios integrados.

Además de la indiferencia de la clase política, se debe mencionar la corrupción pública. Como es el caso de la administración de los recursos del Fonacide, irregularidades que fueron denunciadas, pero muy pocos casos llegaron a un proceso penal, y por eso quienes mal utilizaron fondos para infraestructura o alimentación escolar han quedado impunes, con la complicidad de la Justicia. Mientras que los políticos quedan impunes por su corruptela, las asociaciones de padres suplen al Estado y cada año se agrupan para reparar las escuelas públicas.

El Paraguay es un país tremendamente desigual, en el que solamente la educación puede ofrecer algunas alternativas para el desarrollo de las capacidades de niños y jóvenes; pero antes se debe cambiar, pues nuestra posición en ránkings internacionales es terrible: los estudiantes paraguayos que participaron en la evaluación internacional de PISA obtuvieron un muy bajo rendimiento en matemáticas, ciencias y lectura.

Por eso, en este nuevo inicio de clases debemos enviar un recordatorio a toda la clase política, autoridades y funcionarios: urge un compromiso patriótico con la educación, debemos trabajar por el hambre cero, pero sobre todo por la corrupción cero, si queremos tener algún futuro.

Más contenido de esta sección
Hace unos días, fue intervenida una estancia en Fuerte Olimpo, Alto Paraguay, y en el lugar fueron detenidas diez personas de cuyo poder incautaron fusiles AR47 y una avioneta Cessna, además descubrieron una pista clandestina que habría pertenecido a la estructura liderada por el supuesto narcotraficante uruguayo Sebastián Marset y al presunto líder de tráfico de drogas, Miguel Ángel Insfrán, alias Tío Rico. Resulta insostenible la falta de control del espacio aéreo nacional, ante la impasividad o complicidad de las autoridades.
Aproximadamente, unos 1.300.000 niños y adolescentes paraguayos retornaron a clases en los establecimientos educativos públicos hace unos días, y el escenario que hallaron muchos de ellos ha sido el de una infraestructura deficiente y precariedades. A pesar de que la Constitución Nacional consagra el derecho a la educación, frente a la realidad a la que asistimos, parecen apenas palabras vacías de significado debido a la ceguera de nuestros líderes políticos para anteponer los intereses de la mayoría y apostar por el presente y el futuro del país.
El acceso de los niños a alimentos adecuados y saludables es esencial para garantizar su bienestar físico, intelectual y social. Los programas de alimentación escolar han formado parte de la política educativa desde hace más de un siglo y permanecen en la actualidad, independientemente del nivel de desarrollo de los países y de los ingresos de los hogares. Pero en todos los países el programa se ha planteado de manera integral y tiene alto consenso social. Paraguay no puede ser una excepción. Los cambios planteados solo generaron conflictividad, a la vez de que no garantizarán mejoras sustanciales.
Los agricultores familiares producen la mayor parte de los alimentos frescos y sanos, diversificados y culturalmente apropiados. Generan oportunidades de empleo agrícola y no agrícola, y ayudan a las economías rurales a crecer. La agricultura familiar preserva y restaura la biodiversidad y los ecosistemas, y utiliza métodos de producción que pueden ayudar a reducir o evitar los riesgos del cambio climático. La agricultura familiar es fundamental para mantener la capacidad adquisitiva de los ingresos de todas las familias y para reducir la pobreza en el sector rural. Dejarla en el abandono es poner un obstáculo al crecimiento sostenible, al bienestar de los hogares y al desarrollo del país.
La violencia contra las mujeres es una preocupante realidad en el Paraguay. En este Día de la Mujer Paraguaya debemos recordar los datos de las instituciones que señalan que, pese a las leyes, los casos de violencia en el hogar y los casos de feminicidio no disminuyen. Estamos lejos de ser una sociedad que respeta y valora las capacidades de las mujeres; prueba de ello es el aumento en el último año de la violencia política. Este es un indicador del largo camino que nos falta andar para ser una sociedad verdaderamente democrática.
Las reguladas del servicio del transporte público forman parte ya de la realidad cotidiana para los pobladores de la capital, su área metropolitana y el Departamento Central. El mal servicio, no obstante, afecta a todas las ciudades y localidades del Paraguay. Este, además de la salud pública, es el servicio más ineficiente que debe padecer la ciudadanía. Las humillaciones que a diario soportan los usuarios son inaceptables. Un transporte público seguro y cómodo es un derecho que tienen los paraguayos y significa calidad de vida.