18 jun. 2024

Escuchar mensaje de la Iglesia por la Justicia y la transparencia

Durante el tedeum celebrado en la Catedral de Asunción por los 213 años de independencia, el cardenal Adalberto Martínez envió un contundente mensaje al Gobierno respecto a la ejecución de los fondos de Itaipú, y de las licitaciones del programa Hambre Cero para las escuelas. Exhortando a la transparencia, el prelado de alguna manera interpreta el sentir popular en cuanto a la credibilidad de nuestra clase política. Es importante escuchar el mensaje que clama por la administración clara y honesta de los recursos públicos.

Revisar el modelo económico vigente, defender la independencia de los poderes del Estado para que haya equilibrio, fortalecer la institucionalidad, luchar contra la intolerancia y promover la activa participación ciudadana han sido los ejes centrales del contundente mensaje que ofreció el arzobispo de Asunción, cardenal Adalberto Martínez, en la ceremonia de acción de gracias por los 213 años de independencia.

El cardenal valoró los avances en materia económica, particularmente, las iniciativas que pueden implicar beneficios para el país, como el acuerdo recientemente logrado con el Brasil respecto a la tarifa de Itaipú, lo cual permitirá al país disponer de recursos adicionales para atender las urgentes necesidades sociales, “siempre que se apliquen de manera correcta y transparente”, dijo.

Deberá encararse, no obstante, apuntó el prelado “la revisión del modelo económico vigente, que consigue crecimiento, pero sigue predominando la informalidad y no contribuye para mejorar significativamente la inclusión social y la calidad de vida de los sectores menos favorecidos”. Mencionó datos oficiales que indican que cerca del 42% de los trabajadores ganan menos del salario mínimo, que de por sí es insuficiente para cubrir las necesidades básicas, “con productos que suben de precio frecuentemente”. Y apuntó asimismo al hecho de que la mayoría de la población no tiene posibilidad de una jubilación ni acceso a salud pública o privada.

En el día de la independencia patria, el arzobispo instó a que los poderes del Estado cumplan, sus roles, en medio de la condición básica de la independencia y el equilibrio. Recordó también la necesidad de fortalecer la Justicia para que esta mantenga su autonomía frente a los poderes fácticos; que la integridad ética de sus miembros sea indubitable para la ciudadanía y que su actuación sea una garantía para el Estado de derecho.

“Una Justicia independiente será la mejor garantía para luchar contra la corrupción, el crimen organizado y la impunidad”, subrayó Martínez.

Un momento importante del mensaje estuvo centrado en el principio de la tolerancia. Por eso aconsejó a nuestra clase política, así como también a líderes y actores sociales y políticos a fomentar la cultura del encuentro, del buen trato, a propiciar el diálogo entre paraguayos, en suma, a buscar consensos que apuntalen el bien común. En este sentido, deben ser bienvenidas las palabras de Adalberto Martínez, en cuanto a que “las confrontaciones, la polarización y la intolerancia debilitan la cohesión social que necesitamos para encaminar nuestro destino como nación, como patria”.

Más que nunca el país necesita reconstruir la institucionalidad, para esto se deberá trabajar arduamente, como dice el mensaje del tedeum, a favor de una sociedad cohesionada en el respeto irrestricto de la dignidad humana, el trabajo, la solidaridad y el bien común. “Un Estado Social de Derecho se propone fortalecer servicios y garantizar derechos considerados básicos para una vida digna y plena de las personas que habitan en el suelo patrio, “priorizando a los más vulnerables pueblos campesinos e indígenas”.

Es evidente, tal como señaló el cardenal Martínez, nada de esto será posible en el Paraguay, si no contamos con una ciudadanía organizada, articulada y con capacidad de indignación y de reacción ante los hechos que amenazan sus derechos fundamentales y la estabilidad de la República porque como bien subrayó: “El Paraguay libre, soberano, próspero y feliz que se quiere necesita de todos sus hijos, unidos en torno a una visión común de país, más allá de las diferentes opciones políticas, de los grupos de intereses o de las convicciones religiosas”.

Más contenido de esta sección
El transporte público es un servicio esencial para la productividad, la calidad de vida y el ambiente. A pesar de ello, no existe una política pública; solo hay intervenciones aisladas, parciales, coyunturales y reactivas, sin evaluaciones y algunas sin resultados, pero con alto costo económico, como es el caso del fallido Metrobús o el subsidio a transportistas. En este escenario, pierden el sector público y la ciudadanía, mientras que el único ganador pareciera ser que es el sector privado. Esta situación continuará hasta que haya una política pública integral que dé señales claras sobre objetivos, metas y costos en el corto, mediano y largo plazo.
Un reciente informe puso a Paraguay entre los países de mayor inflación de alimentos en el mundo, detrás de países como Sudán del Sur, Liberia y Haití que enfrentan conflictos internos desde décadas atrás con fuerte impacto social y económico o Egipto ubicado en una de las regiones más áridas y calurosas del mundo. Es vergonzoso e imperdonable que hayamos terminado en esta situación debido a la falta de oferta de alimentos y la consiguiente, necesidad de importar.
Ya no caben dudas de que la Justicia paraguaya ha contraído una enorme deuda con la ciudadanía, pues no ha sido capaz de cortar de raíz la plaga de la impunidad. Ayer, el Tribunal de Apelación Penal anuló la acusación fiscal sobre el caso conocido como “tapabocas de oro” en la Dinac, un hecho que se produjo durante la pandemia del Covid-19, y dispuso el sobreseimiento de todos los procesados. Uno de ellos, Édgar Melgarejo, ex titular de la Dinac, había sido declarado significativamente corrupto por el Gobierno de los Estados Unidos en 2023.