27 feb. 2024

Endeudamiento es respuesta a la ausencia de cambio estructural

El proyecto de Presupuesto 2023 será el eje del debate en las próximas semanas, por las características de la propuesta del Ejecutivo como por los cambios que intentarán realizar en el Congreso. La propuesta genera preocupación por la persistencia de la deuda que presiona por mayor endeudamiento y por las restricciones que conlleva a costa del bienestar de las personas. El Presupuesto necesita cambios estructurales que no son asumidos por las autoridades, dejando para las próximas gestiones este tremendo desafío.

El actual proyecto de Presupuesto prevé casi 500 millones de dólares de endeudamiento en bonos, a la vez que limita recursos en áreas estratégicas para el país como la salud y la educación. Este resultado negativo es grave por dos razones.

El proyecto de Presupuesto 2023 será la noticia más relevante en las próximas semanas, y será también objeto de debate debido a las particularidades de la propuesta del Ejecutivo y por los cambios que se intentarán realizar en el Congreso. La propuesta oficial genera preocupación por la persistencia de la deuda, que no solo presiona por mayor endeudamiento sino por las restricciones que conlleva a costa del bienestar de las personas, de la sostenibilidad del crecimiento y de las oportunidades para el desarrollo a largo plazo.

En primer lugar porque gran parte del endeudamiento en bonos se destinará al pago de obligaciones contraídas con anterioridad, con altos costos en intereses y traslado de compromisos al futuro. El Presupuesto sigue apelando a soluciones parciales y fáciles sin analizar y proponer respuestas estructurales para el financiamiento de las políticas públicas.

En segundo lugar, la propuesta muestra restricciones a la formación de capital humano justo en el momento en que hay que aprovechar la ventana de oportunidad que genera el bono demográfico. La población menor a 30 años será la que terminará pagando la deuda y es la que estamos sacrificando al no garantizar políticas de salud, protección social, educación y empleo decente para ese grupo etario.

Si se compara la ejecución presupuestaria 2021, muchos ministerios claves presentan presupuestos similares o menores, cuando lo que se requiere es que aumenten dadas las bajas coberturas actuales. Más de 100.000 niños, niñas y adolescentes están fuera del sistema educativo. Los que están en las escuelas no cuentan con infraestructura adecuada o tecnologías de información. La cobertura del Programa de Alimentación Escolar es baja y solo para alrededor de la mitad del año lectivo.

En materia de salud, un tercio de las personas que se enferman o accidentan ni siquiera consultan porque los establecimientos sanitarios están desabastecidos de medicamentos e insumos y los recursos familiares no alcanzan para pagar los mismos del bolsillo.

Millones de trabajadores se encuentran desprovistos de seguridad social debido a la evasión, incluso de las empresas proveedoras al Estado. Ni siquiera estas son fiscalizadas debidamente, en parte debido a la debilidad de las oficinas responsables de garantizar el cumplimiento de la ley.

En un contexto de reducción de inversiones imprescindibles y del llamado “bicicleteo” de la deuda, la propuesta de Presupuesto mantiene elevado el nivel de gasto tributario, es decir, deducciones y exoneraciones tributarias, sin evaluar su pertinencia a pesar de las recomendaciones técnicas realizadas por diversos organismos internacionales.

El monto del gasto tributario previsto para 2023 es equivalente a 40 veces el del Ministerio de Industria y Comercio o el del Ministerio de la Niñez y Adolescencia, dos entidades fundamentales para el apoyo a las mipymes y a la infancia respectivamente. ¿Cuál sería el argumento a favor de mantener un gasto tributario del que no se conocen sus impactos con las consecuentes limitaciones al espacio fiscal, obligando a más endeudamiento y restringiendo recursos estratégicos para el desarrollo?

El Ministerio de Hacienda y el Congreso Nacional deben aprovechar la oportunidad del debate presupuestario para analizar y acordar una agenda urgente para la transformación de la política fiscal de manera que esta se convierta en un instrumento efectivo para el desarrollo.

Más contenido de esta sección
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.
A poco más de dos semanas del inicio de las clases en las instituciones educativas oficiales, nos encontramos frente a un desolador y conocido panorama: el abandono de las escuelas públicas. En un rápido recorrido de UH por algunos establecimientos se comprueban pisos hundidos, techos con goteras, letrinas en vez de baños, sin acceso a energía eléctrica o agua potable. Ese es precisamente el estado de la educación pública en el Paraguay, un país desigual que les niega las mínimas oportunidades a sus niños y jóvenes.