Política

Crisis por Covid-19 genera inédita donación de salarios de políticos

En cadena y de forma masiva autoridades y funcionarios decidieron entregar sus sueldos a Salud. Muchos calificaron de populista la medida y otros consideraron que sería positiva ante la pandemia.

Por conciencia o por populismo, lo cierto es que ayer autoridades políticas sorprendieron al anunciar que donaban íntegramente sus salarios para que sean destinados al Ministerio de Salud Pública y Bienestar Social en la lucha contra el avance del coronavirus.

La organización Ciudadanos Autoconvocados, Comisión Escrache, emitió un día antes un comunicado exhortando a las autoridades de los tres poderes del Estado a aportar sus salarios por tres meses y depositarlos en un fondo para la salud, atendiendo a que se necesitan “sumas millonarias para cubrir la contingencia sanitaria”, y consecuentemente el Estado adquiere préstamos “asfixiantes”.

Pero la propuesta que tuvo mayor repercusión fue la del diputado Juan Carlos Nano Galaverna, quien ayer pidió que legisladores donen sus dietas y lanzó un cálculo de una recaudación de G. 3.125.000.000 aproximadamente si cada uno, 125 en total, hiciera su aporte.

“Redoblo la apuesta, les desafío a los 17 gobernadores que donen sus dietas, a todos los intendentes del país, que son más de 250, a todos los concejales departamentales, a todos los concejales municipales, ministros y directores de entes, directores de Itaipú y Yacyretá, que donen sus sueldos”, manifestó.

Se sumaron a este llamado el director de Yacyretá Nicanor Duarte Frutos, quien pidió que el personal superior y consejeros hagan lo mismo; los diputados Rocío Vallejo, Ramón Romero Roa, Colym Soroka, Jazmín Narváez, Carlos Núñez Salinas, Carlos Portillo; los senadores Enrique Bacchetta, Juan Carlos Calé Galaverna, Salyn Buzarquis; los ministros Carla Bacigalupo, Patricia Samudio, Ariel Oviedo, Daniel Centurión, Ernesto Benítez; el concejal Julio Ullón; los gobernadores Roberto González Vaesken, Juan Carlos Baruja, Hugo Javier González, César Ramírez, Carlos Arrechea; el presidente del Consejo de la Magistratura Claudio Bacchetta; concejales distritales, y muchos más.

Bacchetta incluso instó a los funcionarios del Estado, que son alrededor de 300.000, que todos donen G. 10.000 para la causa.

Por su parte, la diputada liberal Celeste Amarilla pidió que corruptos devuelvan lo robado. “Algunos de los que están donando sus sueldos deberían primero devolver lo robado a este país. Seguramente con eso haremos 200.000 terapias intensivas y compraremos 500.000 respiradores, o más”, destacó.

Reprochó además los aumentos que consideró innecesarios. “Les recuerdo que USD 71 millones se destinó al aumento de sueldo a docentes, ANDE, apoyo vacacional de funcionarios y nuevos funcionarios para Fiscalía. Y ahora lo único que tenemos es G. 3.000 millones que ganamos de Latam para la epidemia”, reclamó Amarilla.

El diputado Basilio Bachi Núñez también calificó la medida de populista.

FUNCIONARIOS SE SUMAN. Los funcionarios del Congreso anunciaron que también harán donaciones. El secretario general del Sindicato de Integración del Senado y del Congreso Nacional, Manuel Gamarra, informó que desde mañana estarán juntando G. 500.000 por trabajador y que estiman podrán recaudar G. 100 millones.

TRAZABILIDAD DE DONACIONES. La diputada Kattya González pidió que se cree una comisión que realice la trazabilidad de las contribuciones. Además, que se convierta en una política pública y no en caridad. “Hagamos los relevamientos de las necesidades más urgentes en insumos y equipamientos y actuemos en consecuencia, además, aprovechemos para hacer los ajustes legislativos que hace meses proponemos y que se rechazan por un grupo mayoritario de legisladores. Por citar algunos: Parlasur, Juntas Departamentales, Jubilación VIP, cupos de combustible, seguro médico, contratación de operadores políticos y planilleros. Devolvamos el presupuesto que le privamos a Salud y Niñez”, indicó.

También instó a dejar de robar. “El Paraguay y la salud pública necesitan que se deje de robar. Esperemos que las autoridades que vieron la luz en estos momentos tan sensibles renuncien por lo que resta del periodo constitucional a sus privilegios. Un mes no es nada”, sentenció.

Dejá tu comentario