Nacionales

Covid-19: Comunidades indígenas, con hambre a la espera de kits

La Federación por la Autodeterminación de los Pueblos Indígenas (FAPI) denunció este miércoles la situación de doble vulnerabilidad de los pueblos indígenas en diferentes departamentos del país, debido a la falta de agua, de alimentos y el costo del alcohol, considerado un lujo para las comunidades.

Desde la Federación por la Autodeterminación de los Pueblos Indígenas (FAPI) señalaron que las comunidades indígenas del Chaco y de la Región Oriental comenzaron a cerrar los accesos a sus comunidades desde hace dos semanas para evitar la llegada del coronavirus.

Ello, debido a que consideran que si contraen el Covid-19 no tienen muchas posibilidades de hacerle frente, debido a la falta de centros de salud con medicamentos y Terapia Intensiva y la imposibilidad también de traslado de pacientes.

Lea más: Amnistía Internacional observa retroceso de derechos humanos en Latinoamérica

Comunidades de Alto Paraguay, Caaguazú, Itapúa, Presidente Hayes y Boquerón tomaron las medidas preventivas para evitar que se salga e ingrese a sus comunidades, pero siguen aguardando los kits de alimentos prometidos por el Gobierno, con un valor de G. 500.000.

La FAPI informó que hay comunidades que están pasando hambre, debido a que sus miembros no están trabajando y al no tener ningún ingreso pasan por momentos difíciles.

“Estamos esperando, nos prometieron que esta semana llegaría. Pero se acerca el Jueves y Viernes Santo, feriado total, y aún no sabemos nada. Ojalá llegue la ayuda como prometieron”, señaló Cándido Vinz, presidente de la Organización del Pueblo Enlhet Norte (Open), quien vive en la comunidad Armonía, del distrito Teniente Irala Fernández, Departamento de Presidente Hayes.

Kits de alimentos

En el Departamento de Caaguazú, la comunidad Che Iro Ara Poty, del pueblo Mbya Guaraní, del distrito de J. Eulogio Estigarribia, aguanta gracias a la ayuda que recibió de los menonitas, ante la falta de respuestas del Gobierno.

Le puede interesar: Alarmantes cifras de violencia que afectan a niñas, adolescentes y mujeres indígenas

“Pusimos un cartel de ‘prohibido’ y ponemos el número de celular del líder de la comunidad por cualquier cosa. Hicieron lo mismo otras comunidades como La Esperanza, Jaguary y San Juan, todas de la zona”, explicó Concepción Aquino, comunicador de la radio Che Iro Ara Poty.

En Itapúa, Alberto Vázquez, presidente de la Asociación de Comunidades Indígenas de Itapúa (Acidi), que integra a unas 850 familias, contó que habló con todos los líderes de las diferentes comunidades para que no salgan de sus comunidades ni para ofrecer su artesanía o miel.

“En la Gobernación dicen que están viendo para completar los alimentos y que cuando lo hagan van a entregar. Si no llega la ayuda para la segunda quincena de abril va a estar jodida la situación para las comunidades. Necesitaríamos muchos víveres para ese entonces. Por ahora aún hay autoabastecimiento, pero ya está comenzando la escasez, se hará muy difícil la situación a medida que pasen los días”, remarcó Vázquez.

Entérese más: Mario Abdo pide disculpas por tardanza en asistencia económica

Asimismo, dijo que los almacenes que están en los alrededores de las comunidades ya casi no tienen nada para vender, ni siquiera harina y aceite.

En Boquerón, Floris Yegros, del Pueblo Nivaclé, dirigente de la Federación Regional Indígena del Chaco Central (Fricc), explica que las familias del complejo Yalve Sanga, distrito Loma Plata, siguen aguardando la llegada de los kits de alimentos

Así también, indicó que en el departamento se aprobaron G. 260 millones para los kits de ayuda, pero hasta el momento no recibieron asistencia.

“Unas 400 familias estamos esperando la llegada de los víveres. Algunas están pasando hambre”, denuncia Faldi Domingo, comunicador de la Federación de Pueblos y Organizaciones Indígenas Chaco del Py (Fepoi), quien refiere que la comunidad de Causarina está integrada por cinco aldeas, Campo Virgen, Campo Grande, La Serena, La Corona y La Promesa.

En Presidente Hayes, Demetrio Rojas, del pueblo Enxet Sur, presidente de la Organización Mismo Indígena (OMI), quien reside en el distrito de Teniente Irala Fernández (Chaco), manifestó que preocupa la falta de alimento y que las personas están luchando.

“El presidente de la República prometió ayuda, el gobernador también, pero hasta el momento no llegan los alimentos. Se alarga el tiempo y la gente está pasando necesidad”, sostuvo.

Rojas mencionó que los líderes de diferentes comunidades de la zona están organizando una manifestación en la entrada del km 372 para protestar por la cantidad de dinero que recibió el gobernador para la compra de kits y que aún no les llega. Entre tanto, refirió que los kits ahora se precarizaron con menor kilaje.

En Benjamín Aceval hay una comunidad que ya no tiene nada que comer y están cortando árboles de palmito para intentar aguantar, con 45 niños indígenas que no recibieron tampoco los kits en concepto de almuerzo escolar.

La gran cantidad de adultos que tiene la comunidad se inscribieron para la ayuda del Gobierno, pero no la recibieron hasta el momento.

Estudiantes de Derecho de la Universidad Nacional de Asunción están realizando una colecta de víveres y de dinero para llevar la ayuda este fin de semana.

Los números de contacto son: Paloma Servín: (0981) 989-289 y 00-15-2699064 para transferencia bancaria, así también Juan José Mallada (0985) 312-135, cuenta 00-15-1488773, y Édgar Ayala (0985) 511-436. Ambas cuentas son del Banco Nacional de Fomento (BNF).

En Alto Paraguay, Taguide Picanerai, de la organización Payipie Ichadie Totobiegosode, detalló que en la comunidad Chaidi están bien, pero que aguardan la asistencia alimentaria.

Falta de servicios básicos

La gran mayoría de las comunidades se encuentran aún sin acceso a los servicios básicos de agua y luz, mientras que tampoco cuentan con centros hospitalarios cercanos.

En ese sentido, denuncian la ausencia del Estado desde siempre y que están buscando de diferentes formas hacer frente al hambre, a la falta de agua y finalmente también al coronavirus, para que no llegue a sus comunidades.

Hay pueblos que recogen el agua de los arroyos y otras que aprovecharon la última lluvia para llenar sus tanques y así poder higienizarse.

Dejá tu comentario