18 jun. 2024

Cortar yugos de la corrupción, el nepotismo y la impunidad

Paraguay celebra 213 años de independencia desde la noche del 14 y la madrugada del 15 de mayo cuando los próceres de mayo salieron a las calles para romper las cadenas impuestas por el imperio colonial. Aquel fue el nacimiento de una nación libre y soberana, pero en vez de un día de júbilo debemos llamar la atención sobre la acelerada pérdida de nuestra soberanía frente a los poderes del crimen organizado, en un país donde imperan la corrupción y la impunidad. Nuestras cadenas son hoy la desigualdad y el nepotismo.

Transcurrieron 213 años desde la noche, y madrugada del 14 y 15 de mayo de 1811, cuando los próceres intimaron con cañones al entonces gobernador español Bernardo Luis de Velasco y Huidobro para convertir a Paraguay en una nación libre y soberana.

La lucha por la independencia no se libra actualmente a través de alzamientos armados ni existen en este siglo campañas bélicas contra ejércitos invasores. Las batallas las libramos hoy puertas adentro y contra enemigos que socavan nuestra soberanía. Este es el gran desafío para defender nuestra independencia y convertirnos en un país con justicia, igualdad, democracia y que asegure a cada habitante del Paraguay oportunidades para tener una vida digna y bienestar.

Hace más de dos siglos, los próceres de mayo nos libraron de seguir siendo una colonia, pero hoy nuestra nación debe enfrentar otro tipo de yugos, como la pobreza, la desigualdad, la corrupción, la impunidad de los corruptos, la deficiente calidad de la educación pública, la falta de un mejor sistema de salud público, la destrucción del medioambiente y nuestros recursos naturales. A nuestra clase dirigente, autoridades y funcionarios les falta el patriotismo que tuvieron aquellos que lucharon por nuestra independencia; les falta el compromiso y el esfuerzo para definir políticas públicas que nos puedan convertir en un país con desarrollo, equidad y justicia social.

Necesitamos una Justicia que sea igual para todos los habitantes del país, una justicia que ponga freno a dos de los mayores peligros que enfrentamos, la impunidad de los corruptos y muy enlazado con esta, la infiltración del poder del narcotráfico y del crimen organizado en nuestras instituciones. Estos son los factores que ponen en riesgo nuestra independencia y son los yugos que atenazan nuestra soberanía. El narco, el crimen organizado y la impunidad son una amenaza para nuestro Estado de derecho y nuestro sistema democrático.

Los gobernantes deben, asimismo, enfrentar la antigua deuda social con una ciudadanía que reclama por salud, educación, empleo, seguridad y mejores servicios públicos. Pero por sobre todo, tienen la obligación de trabajar por mantener vigente el principios fundamental de la igualdad.

Esta es una de las deudas más pesadas y el principal desafío que tiene ante sí la clase política. Lamentablemente, el mismo presidente de la República ha decidido defender una de las grandes lacras actuales de la desigualdad: El nepotismo.

Santiago Peña reconoció en una entrevista, que autorizó la contratación de la hija del diputado colorado cartista, Yamil Esgaib, en la Embajada Paraguaya de Londres, tomando partido frente a las críticas y la indignación por el nombramiento de hijos de políticos. Dijo que es una joven que está estudiando y que “lastimosamente” se vio afectada por el retiro de su visa por parte de Estados Unidos. Peña agregó que la joven habla perfecto inglés y que es un salario muy bajo en comparación con tener que trasladar a un funcionario a aquel país.

Lo de Peña fue una clase magistral de defensa de la desigualdad que impera en el Paraguay, donde la mayoría de los jóvenes no pueden siquiera completar una educación pública básica y de dudosa calidad. Los niños y jóvenes del sector público no hablan perfecto inglés, a diferencia de la hija del diputado colorado cartista y tampoco tienen oportunidades para estudiar ni siquiera en su propio país, como bien nos lo recuerdan los universitarios que reclaman el Arancel Cero.

El mensaje de los próceres de mayo debe llegar también a la ciudadanía que debe comprometerse para la construcción de una nación con mayor desarrollo, justicia, libertad e igualdad, aprendiendo a elegir a sus autoridades.

Más contenido de esta sección
El transporte público es un servicio esencial para la productividad, la calidad de vida y el ambiente. A pesar de ello, no existe una política pública; solo hay intervenciones aisladas, parciales, coyunturales y reactivas, sin evaluaciones y algunas sin resultados, pero con alto costo económico, como es el caso del fallido Metrobús o el subsidio a transportistas. En este escenario, pierden el sector público y la ciudadanía, mientras que el único ganador pareciera ser que es el sector privado. Esta situación continuará hasta que haya una política pública integral que dé señales claras sobre objetivos, metas y costos en el corto, mediano y largo plazo.
Un reciente informe puso a Paraguay entre los países de mayor inflación de alimentos en el mundo, detrás de países como Sudán del Sur, Liberia y Haití que enfrentan conflictos internos desde décadas atrás con fuerte impacto social y económico o Egipto ubicado en una de las regiones más áridas y calurosas del mundo. Es vergonzoso e imperdonable que hayamos terminado en esta situación debido a la falta de oferta de alimentos y la consiguiente, necesidad de importar.
Ya no caben dudas de que la Justicia paraguaya ha contraído una enorme deuda con la ciudadanía, pues no ha sido capaz de cortar de raíz la plaga de la impunidad. Ayer, el Tribunal de Apelación Penal anuló la acusación fiscal sobre el caso conocido como “tapabocas de oro” en la Dinac, un hecho que se produjo durante la pandemia del Covid-19, y dispuso el sobreseimiento de todos los procesados. Uno de ellos, Édgar Melgarejo, ex titular de la Dinac, había sido declarado significativamente corrupto por el Gobierno de los Estados Unidos en 2023.