20 jul. 2024

Científicos descubren restos de reptiles marinos jurásicos en el desierto de Atacama

Científicos de la Universidad de Chile reportaron el hallazgo en el desierto de Atacama de fósiles de dos especies de plesiosaurio, un reptil marino que habría vivido en esa zona en el periodo Jurásico, hace unos 160 millones de años, cuando el desierto estaba sumergido en el mar.

reptiles marinos.jpg

Reconstrucción de Rodrigo Otero de cómo se verían los reptiles marinos, cuyos fósiles fueron hallados a unos 20 kilómetros al oeste de la ciudad de Calama.

Foto: @museodecalama

Uno de ellos es el vinialesaurus, un reptil marino de unos cuatro metros del que se tenía solo un registro anterior en el Caribe; el otro es el muraenosaurus, de unos seis metros, del cual se obtuvo el segundo y más completo fósil de Sudamérica, de acuerdo a la investigación de científicos de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Chile y del Museo de Historia Natural y Cultural del Desierto de Atacama.

Ambos géneros de plesiosaurios (depredadores marinos) se caracterizan por tener cráneos de unos 30 cm, con vértebras del cuello algo cilíndricas, cuerpos robustos y aletas de largo moderado. Hasta la fecha, no existía registro sobre su hábitat en el desierto de Atacama, el más árido del mundo, ubicado en el norte chileno, indicó un comunicado de la Universidad de Chile difundido este martes.

Le puede interesar: Restos de un reptil marino hallados en Argentina entusiasman a científicos

“Resulta interesante que en el Jurásico chileno aparezcan reptiles marinos que se conocen en Europa algunos millones de años antes (como es el caso de muraenosaurus), y además formas contemporáneas solo conocidas en Cuba”, explicó Rodrigo Otero, investigador de la Red Paleontológica de la Universidad de Chile.

Las excavaciones comenzaron en 2018 y el hallazgo de los fósiles se produjo a unos 20 kilómetros al oeste de la ciudad de Calama. Los investigadores encontraron el esqueleto, la columna, fragmentos de cráneo, dientes, cuellos y aletas de dos muraenosaurus y una mandíbula de vinialesaurus.

Embed

“Hasta la fecha no existían identificaciones detalladas de estos reptiles marinos que habitaron el país o sobre sus posibles relaciones con animales jurásicos encontrados en otros lugares del mundo”, indicó el comunicado.

La data de los fósiles corresponde al Oxfordiano, edad geológica del periodo Jurásico que va desde los 163 a 157 millones de años atrás, según el estudio publicado en la revista Journal of Vertebrate Paleontology.

Los científicos afirman que los restos fueron encontrados en el desierto de Atacama, porque esa zona se encontraba sumergida en el mar hace más de 160 millones de años. También encontraron en el lugar vertebrados marinos, incluyendo restos craneales de ictiosaurios, cocodrilos marinos y pliosaurios, junto con una diversidad de peces.

Más contenido de esta sección
Una enorme yarará llegó este miércoles hasta una vivienda en isla Chaco’i, en la ciudad de Concepción. El reptil fue devuelto a su hábitat natural.
Un festival religioso hindú en Sri Lanka terminó sumido en el caos después de que un elefante de la procesión entrara en pánico, provocando que 13 personas de la multitud resultaran heridas al huir, informó la Policía de ese país este domingo.
Un equipo de biólogos descubrió una nueva especie de piraña, la Serrasalmus magallanesi, en el río Madeira (Bolivia), un hallazgo que demuestra la importancia de investigar la ictiofauna de la cuenca amazónica no solo para conocer mejor su rica biodiversidad, sino también para conservarla.
Un perro de nombre Tomás fue quemado con agua caliente y decapitado en el interior de su vivienda ubicada en la ciudad de Fernando de la Mora, Departamento Central.
El Buin Zoo, el mayor zoológico de Chile, presentó este martes a “Silverio”, un rinoceronte blanco de 74,3 kilogramos que se ha convertido en la tercera cría de esta especie en peligro de extinción nacida en Sudamérica.
La extinción de los dinosaurios a causa del impacto de un gigantesco asteroide desencadenó una extinción masiva que alteró el curso de la vida en la Tierra y provocó un “reseteo” del bosque que propició la propagación de las uvas.