25 feb. 2024

Burlas de Cetrapam para la ciudadanía son inaceptables

Considerado uno de los peores servicios de todo el continente, el transporte público de nuestro país de la manera en que está organizado no es eficiente ni satisface las necesidades de los usuarios, sino que constituye un permanente recordatorio de la indiferencia y la irresponsabilidad de las autoridades que deberían trabajar por dar calidad de vida a la población. El Estado paraguayo permite que organizaciones del empresariado del transporte sigan burlándose de la ciudadanía con un servicio ineficiente y con total impunidad.

Con la intención de responder a la crítica de un usuario del transporte público, la Central del Transporte del Área Metropolitana (Cetrapam) generó una polémica en las redes sociales, que devino en una serie de burlas a los usuarios. Es realmente indignante la impunidad que goza este grupo de empresarios al que el Estado paraguayo permite que siga prestando el ineficiente servicio.

La controversia se inició con un irónico comentario en la red social Twitter: “Ahora a disfrutar del playlist del chofer”, señalaba un usuario comentando una fotografía que mostraba un ómnibus repleto de pasajeros. El comentario del usuario podría haber pasado desapercibido como uno de los miles que a diario se publican en las redes sociales para reclamar la calidad del servicio. Sin embargo, esta vez desde la cuenta de Cetrapam hubo una respuesta que logró encender la indignación de los usuarios. Con una fotografía de un tren repleto de personas y con la acotación: “Así se viaja en el primer mundo”. El comentario de Cetrapam, sin duda, estuvo fuera de tono; al contestar así al tuit de reclamo que también fue acompañada con fotos de trenes de otros países donde la gente viajaba parada y hacinada. Si bien la intención fue comparar la calidad del servicio de transporte de nuestro país versus la de un país desarrollado fue un fallido intento de defenderse de las críticas por el pésimo servicio, el resultado fue inesperado. Desde la cuenta de Cetrapam en una red social se logró desatar una verdadera rebelión de usuarios insatisfechos e indignados.

La idea planteada en la cuenta de los empresarios del transporte es errónea. Es absolutamente imposible comparar el servicio de metro o de trenes para satisfacer la demanda de millones de personas en ciudades populosas, no obstante bien organizadas. Y, al mismo tiempo, y como los mismos tuiteros se lo hicieron saber, el transporte público de Paraguay adolece de numerosas deficiencias.

Una de las razones del caos en tráfico de nuestras ciudades está directamente relacionada con el pésimo servicio que prestan los empresarios del transporte, amparados por autoridades irresponsables y con nulo sentido de compromiso con el bienestar de la población. El parque automotor que inunda nuestras calles y avenidas es una respuesta a esa ineficiencia. Comparar este servicio público con el de otros países es un grave atrevimiento y es todavía mayor esta afrenta cuando interesadamente guardan silencio respecto de nuestro arcaico sistema que no cuenta con servicio ni de metro, metrobús, trenes de cercanía, tranvías o el sistema de autobuses de tránsito rápido. Además de una pobre infraestructura urbana debemos mencionar las unidades que a diario sufren percances en la vía pública. Estas chatarras recorren cada vez más y ponen en riesgo la vida de las personas. Con qué atrevimiento, Cetrapam, podría comparar el servicio de metro de una ciudad de China que alberga millones de personas, con los buses obsoletos que circulan por una capital que alberga menos de un millón de habitantes. Los empresarios tampoco responden a las cotidianas denuncias de los usuarios por las reguladas que obligan a esperar por horas una unidad que, por lo general, está repleta, sin mencionar que no hay servicio nocturno y los fines de semana prácticamente no circula el transporte público.

Es hora de que los políticos y las autoridades asuman la responsabilidad y prioricen el bienestar de la población. Los paraguayos no se merecen este servicio deficiente que es caro y supone una diaria humillación y maltratos a los ciudadanos. Es hora de plantear un sistema integrado de movilidad urbana, pues el transporte es una necesidad básica para la población y su bienestar.

Más contenido de esta sección
Los agricultores familiares producen la mayor parte de los alimentos frescos y sanos, diversificados y culturalmente apropiados. Generan oportunidades de empleo agrícola y no agrícola, y ayudan a las economías rurales a crecer. La agricultura familiar preserva y restaura la biodiversidad y los ecosistemas, y utiliza métodos de producción que pueden ayudar a reducir o evitar los riesgos del cambio climático. La agricultura familiar es fundamental para mantener la capacidad adquisitiva de los ingresos de todas las familias y para reducir la pobreza en el sector rural. Dejarla en el abandono es poner un obstáculo al crecimiento sostenible, al bienestar de los hogares y al desarrollo del país.
La violencia contra las mujeres es una preocupante realidad en el Paraguay. En este Día de la Mujer Paraguaya debemos recordar los datos de las instituciones que señalan que, pese a las leyes, los casos de violencia en el hogar y los casos de feminicidio no disminuyen. Estamos lejos de ser una sociedad que respeta y valora las capacidades de las mujeres; prueba de ello es el aumento en el último año de la violencia política. Este es un indicador del largo camino que nos falta andar para ser una sociedad verdaderamente democrática.
Las reguladas del servicio del transporte público forman parte ya de la realidad cotidiana para los pobladores de la capital, su área metropolitana y el Departamento Central. El mal servicio, no obstante, afecta a todas las ciudades y localidades del Paraguay. Este, además de la salud pública, es el servicio más ineficiente que debe padecer la ciudadanía. Las humillaciones que a diario soportan los usuarios son inaceptables. Un transporte público seguro y cómodo es un derecho que tienen los paraguayos y significa calidad de vida.
Cada día se suceden los hechos delictivos que impactan en la ciudadanía, hasta el punto de que estos eventos prácticamente están normalizados. La violencia urbana afecta a las personas en las paradas del transporte público, en las calles y en los espacios públicos, mientras las autoridades del país continúan sin ofrecer respuestas, salvo alguna estadística surrealista. La inseguridad se suma de esta manera a la lista de deudas del Estado paraguayo, que tampoco ofrece a la población educación de calidad, salud pública, empleo digno ni servicios eficientes.
Creado hace 81 años, el Instituto de Previsión Social tiene como finalidad brindar asistencia a sus asegurados en caso de enfermedad, accidentes de trabajo y enfermedades profesionales y proporcionar una jubilación o una pensión al trabajador titular. Es una institución fundamental para el trabajador, y ha quedado demostrado que es imprescindible, a pesar inclusive de la corrupción y la mala gestión que consume sus recursos. Urge recuperar IPS para la mejor asistencia y asegurar a miles de paraguayos una digna jubilación.
Ya no quedan dudas de que la democracia en Paraguay está en riesgo. En la Cámara de Senadores, el sector colorado cartista y sus satélites no solo forzaron un reglamento para lograr la pérdida de investidura de una senadora de la oposición, sino que además resulta preocupante que lo hayan hecho como una forma de acallar voces críticas. Pasar por encima de la Constitución Nacional y pretender la uniformidad de todas las ideas y opiniones no es democracia. Están a un paso de causar un quiebre, y eso la ciudadanía no debe permitirlo.