Mundo

Ataque en Gaza mata a hombre discapacitado, su esposa embarazada e hija

Eyad Saleha, un palestino discapacitado de 33 años, esperaba su almuerzo este miércoles cuando un misil cayó sobre su casa en Gaza, matándolo a él, su esposa embarazada y su hija de tres años.

El salón de la casa quedó destrozado y los pedazos retorcidos de una bicicleta infantil roja yacían en medio de los escombros. Dentro de la refrigeradora derribada, el polvo gris cubría un plato de tomates frescos.

Los ataques aéreos israelíes han matado a 227 personas, incluidos 64 niños, desde el 10 de mayo en la Franja de Gaza, el enclave palestino costero, según el ministerio de Salud en Gaza.

En tanto, los misiles lanzados por grupos palestinos armados han matado en el mismo período a 12 personas en Israel, incluido un niño, según la policía israelí.

Lea más: La escalada con Israel causó daños por casi USD 250 millones en Gaza

El ejército israelí ha dicho que busca evitar "daños colaterales" con sus ataques, dirigidos a blancos militares.

También ha afirmado que cohetes mal dirigidos lanzados por grupos palestinos cayeron dentro de la Franja de Gaza y podrían ser responsables de algunas muertes civiles, aunque inicialmente no ha habido indicios de que cohetes palestinos hayan causado la muerte de la familia de Saleha.

El ejército israelí no se refirió en particular al ataque del miércoles en Deir el Balah, que destruyó los tres pisos del inmueble en el que vivía la familia de Saleha.

El ataque mató a Saleha, su esposa Amani, de 33 años, y su hija Nagham.

Desconsolado en la morgue, Omar Saleha, de 31 años, dijo que su hermano Eyad no podía caminar desde los 14 años y que no era combatiente.

"¿Qué hizo mi hermano? Simplemente estaba sentado en su silla de ruedas", lamentó.

Le puede interesar: Ataques no cesan en Gaza, pese a llamados a la calma

"¿Qué hizo su hija? ¿Qué hizo su esposa?", preguntó el hermano menor, quien estaba en casa de unos vecinos durante el ataque.

Simplemente se "disponían a almorzar".

- "¿Cuántos más? -

Dijo que Saleha estaba desempleado y compartía la casa con su madre y tres hermanos.

Como muchos otros en el empobrecido enclave, dependía de la ayuda de la agencia de la ONU para los refugiados palestinos.

El viceministro de Salud de Gaza, Yusef Abu al Rish, dijo sentirse indignado por la muerte de la familia.

"Matar a inocentes en sus casas, incluso fetos en el vientre materno, es un crimen", sostuvo.

"¿Cuántos más muertos tiene que haber para que el mundo tome conciencia?", preguntó el viceministro.

Israel ha dicho que sus ataques se dirigen a los comandantes del grupo islamista Hamás que gobierna en Gaza, así como su red de túneles.

Umm Eyad, de 58 años, tampoco se encontraba en casa cuando el ataque mató a su hijo.

Se había ido dos días a casa de su hermano porque su casa le parecía más segura.

Eyad, cuenta la madre, "rezaba para que se restableciera la calma". Y murió.

Fuente: EFE

Dejá tu comentario