26 de marzo
Domingo
Mayormente nublado con tormentas
22°
28°
Lunes
Tormentas
21°
29°
Martes
Parcialmente nublado
22°
31°
Miércoles
Despejado
21°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Arte y Espectáculos
jueves 22 de diciembre de 2016, 22:29

Todos podemos bailar tango

Seudi Marlen Villasanti y Armando Benítez son pareja de baile y aseguran que practicar este ritmo argentino es posible para todos, sin importar la estatura, edad o peso, por lo que habilitarán clases para este verano. En la tarde de este jueves hicieron una presentación en el Diario Última Hora.

"En cuatro clases el alumno ya puede bailar socialmente, luego están las clases intensivas para perfeccionarse", comentó la bailarina.

Ambos son profesores de la academia Ester Villasanti, donde se desarrollan las clases de lunes a viernes. El objetivo es aportar a la cultura con los bailes de tango que enseñan a personas que nunca bailaron, a quienes ya cuentan con una base y a aquellos que lo hacen de manera profesional.

La pareja de profesionales no solo imparte clases, también participa de competencias internacionales representando a Paraguay en el extranjero. Bailan juntos hace unos 15 años, comentó Seudi.

Demanda. En los últimos tiempos muchas personas han demostrado su interés por el tango, ya sea por las presentaciones de los bailarines nacionales como internacionales, aseguran.

"Es muy emocionante ver cómo crece el tango en nuestro país, muchos maestros argentinos que llegan a Paraguay se quedan sorprendidos por el nivel que tenemos", mencionó Villasanti.

"Lo mejor del tango". Para Seudi lo mejor de bailar tango es el abrazo. "El baile de pareja es muy hermoso, poder sentir la energía de la otra persona; incluso muchos llegan muy tímidos a las clases y esto les ayuda a desestresarse, a relajarse, adquieren mejor postura y se sienten otra persona", explicó.

Las clases tienen un costo mensual de G. 450.000 para el curso intensivo individual, y G. 650.000 el curso en pareja, en las sedes de Asunción y Fernando de la Mora de la academia de Ester Villasanti.