23 de agosto
Miércoles
Despejado
24°
34°
Jueves
Mayormente nublado
24°
35°
Viernes
Despejado
23°
35°
Sábado
Nublado
20°
33°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Nacional
jueves 15 de junio de 2017, 10:56

Todos los días hay 10 denuncias de maltrato a adultos mayores

Cada 15 de junio se recuerda el Día Mundial de Toma de Conciencia del Abuso y Maltrato en la Vejez, y en Paraguay, todos los días, existe un promedio de diez casos de violencia en contra de esa franja de edad. Los casos más frecuentes son del tipo físico seguido del psicológico.

En lo que va del año, el número de denuncias asciende a cerca de 300 casos, cifra que prácticamente se mantiene en relación con el año anterior, informó la directora de Adultos Mayores del Ministerio de Salud, Marta López.

En Paraguay, el 11% de la población es adulta mayor, (a partir de 60 años de edad) y, pese a este bajo índice, muchos de ellos siguen viviendo en un total estado de abandono.

Los casos más frecuentes de violencia contra las personas de la tercera edad son por abusos físicos y psicológicos, pero, aunque sea en menor medida, también hay denuncias de maltrato de tipo económico y sexual.

¿Cómo ayudar?

En caso de ser testigos o tener conocimiento de algún abuelo o abuela que está siendo maltratado o abandonado, se puede realizar la denuncia en la comisaría o fiscalía más cercana, e incluso remitirlas a la Dirección de Adultos Mayores, en Luis A. de Herrera casi Brasil, o llamando al (021) 228-918.

La dependencia de Adultos Mayores dispone de 5 hogares con capacidad total de amparar a 230 personas de esta franja etaria. Tres de los hogares están en Asunción:

  • Santo Domingo (exclusivo de varones),
  • Nuestra Señora de la Asunción (solo para damas)
  • Y el hogar Tutelado (mixto) que funciona en el predio del hogar Santa Teresita, frente al local de la Justicia Electoral.

También se dispone de otros hogares en las afueras de la capital, como el hogar Gijón Róga, albergue mixto que funciona en Luque y el hogar Monseñor Emilio Gaona, en Concepción.

Desde estos hogares se les proporciona una asistencia integral: vivienda, alimentación, atención médica, odontológica y psicológica, así como protección. Cuentan además con actividades recreativas como danza, manualidades, actividades físicas y fisioterapia.