8 de diciembre
Jueves
Lluvioso
21°
25°
Viernes
Lluvioso
20°
26°
Sábado
Mayormente nublado
21°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
20°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
País
domingo 23 de octubre de 2016, 01:00

“Para reinventarse hay que gestionar los miedos y emociones”

Quien ve televisión internacional, identifica inmediatamente a Ismael Cala, el hombre sonriente que con su programa de entrevistas se metió en 30 millones de hogares latinoamericanos con su programa de entrevistas Cala, emitido por la CNN.

Por Carlos Elbo Morales

carlos-morales@uhora.com.py

Durante cinco años lideró el ráting del canal en horario estelar, codeándose con personalidades de diferentes ámbitos, incluidos líderes políticos. Pero un día decidió abandonar su zona de confort. En la cadena de noticias había empezado desde abajo y se mantuvo en ella 15 años en total.

Cala se había iniciado como corresponsal de CNN cuando estaba en Canadá. Pero antes de ingresar a la cadena tuvo que pasar por las de Caín. Luego de salir de Cuba e instalarse en el país que limita al norte con EEUU, le hizo frente a la supervivencia sin un billete en el bolsillo y sin saber hablar inglés, uno de los idiomas canadienses junto al francés.

Trabajó de camarero en un restaurante, durmió en el piso de su departamento durante dos semanas, anduvo por iglesias donde pidió limosnas. Más allá de estos contratiempos que fue sobrellevando con el tiempo, en este país nació su formación académica como periodista.

Su cobertura de la visita del papa Juan Pablo II a Toronto, en el 2001, le abrió las puertas para llegar hasta la misma sede central de CNN al año siguiente.

En los siguientes años le tocó escalar posiciones haciendo boletines informativos de madrugada y reemplazando a quien se lo pidiera.

Estas horas dedicadas al trabajo fueron parte de su gran escuela en el aprendizaje del oficio. Cuando la ejecutiva de televisión y periodista Cynthia Hudson tomó el mando de la cadena, traía consigo la idea de darle un perfil renovado al canal. Fijándose en el carisma y la dedicación que Cala ponía a diario, le propuso hacer un programa matutino. El presentador le hizo una contrapuesta de una emisión en horario central.

El resto de la historia lo conocen las 30 millones de personas que lo siguieron en estos años.

Despedida. "Con una mezcla de sentimientos y en profundo estado de gratitud, puedo decirles que ha llegado el momento de cerrar un ciclo de vida y poner punto y final a nuestro encuentro diario a través de este programa", había dicho el comunicador cuando anunció que cerraba su ciclo en el canal.

Luego del breve descanso, emprendería su nuevo proyecto con su propia empresa, Cala Enterpises: Charlas motivacionales, llevando el mensaje de superación personal a miles de personas.

Su propia experiencia le sirve de guía para transmitir sus conocimientos. En esta nueva faceta, que representó toda una revolución y cambios en su vida, el éxito también lo ha acompañado tanto en sus charlas y conferencias magistrales como en los libros de autoayuda que ha publicado.

Justamente la experiencia aprendida a lo largo de su vida y la fortaleza demostrada, que también significó lidiar con casos de esquizofrenia y suicidios en su familia, estará compartiendo con el público paraguayo. Una vez más, cuando se presente esta semana con sus charlas de Crear, Creer y Crecer, en Asunción y Encarnación.

–¿Qué significó para usted dejar la CNN en la cúspide de su éxito en el continente?

–Como dije en mi despedida, renuncié a un éxito. Cerré un ciclo, porque no creo en las cimas, entendidas como un único lugar al que hay que subir y quedarse ahí.

Yo creo en la sucesión de varias cimas, en el progreso permanente. Llevaba cinco años y medio haciendo el mismo tipo de programa y ya necesitaba un cambio, reinventarme para poder seguir siendo creativo. No fue una decisión fácil, pero estoy convencido de que hice lo correcto.

–¿Con quienes habló sobre esa decisión que tomaría y quién fue la persona determinante para dar el paso?

–Fueron muchos meses de conversaciones con mi almohada, con mi familia y con miembros de mi equipo. Fue una decisión muy razonada.

–¿Cuáles son los pilares fundamentales para superar las dificultades que se le han presentado en la vida?

–Creo que la pasión, la paciencia y la perseverancia. Mi vida no ha sido fácil, pero he ido superando los problemas hasta conseguir ver oportunidades en todos los obstáculos.

–Dentro de estos pilares, ¿Qué tan importante ha sido el ejemplo que le dio su padre?

–Mi padre era un hombre muy creativo, muy esforzado, porque le faltaba un brazo, que perdió en un accidente. Y siempre me transmitió ese espíritu de creatividad para resolver problemas y el valor del estudio y el trabajo.

–¿Cuál es la mayor enseñanza que le ha dejado su experiencia desde cero en el periodismo?

–Yo estudié Periodismo cuando llegué a Canadá. En Cuba había cursado Historia del Arte en la Universidad de Oriente, porque no tenía demasiado sentido dedicarme el periodismo allí. Tengo que decir que fue muy productivo mi paso por el periodismo, hasta el punto de llegar a la conclusión de que yo no soy un periodista clásico, sino un comunicador, en el sentido amplio de la palabra.

–¿Qué tan importante ha sido su experiencia como comunicador para su rol actual de coaching?

–Decisiva, porque mi trabajo como conferencista y autor inspiracional es, en esencia, una labor de comunicación.

–¿Volverá a la televisión en el 2017?

–Estoy estudiando varios proyectos. Mi propósito es tomarme un descanso en la pantalla tradicional y regresar a la televisión continental dentro de un año. Y digo a la pantalla tradicional porque en mi cuenta de YouTube estreno cada semana una entrevista con personalidades inspiradoras.

–¿A usted Le gustaría realizar un programa especial sobre Paraguay?, ¿y por qué le resulta atractivo este país?

–Me resulta atractivo sobre todo por su gente, que es abierta y dispuesta a escuchar. Me encantaría grabar un programa sobre Paraguay. Es algo que acabo de hacer, por ejemplo, con Puerto Rico, para destacar la cultura y la historia de ese país. En esta ocasión, vengo a Paraguay para encontrarme con el público de Asunción y Encarnación, el 25 y 27 de octubre, respectivamente. Agradezco a todos los que me acompañarán en las conferencias.

–¿Cómo se ve cuando cumpla 137 años? (edad a la que siempre dice que quiere llegar).

–Me gustaría verme activo, con la mente fresca, con ganas de hacer cosas cuando llegue a esa edad.

–¿Qué recomendación daría a las personas que tienen potencial, pero no se animan a salir de su zona de confort?

–Que se atrevan a hablar con ellos mismos. Primero con ellos mismos, para ver quiénes son y a qué aspiran, y luego invertir en su crecimiento personal. La plenitud no cae del cielo, hay que trabajarla, como cuento en mi más reciente libro titulado La vida es una piñata.

–¿Cuál es la clave que sugiere para tomar el desafío de la reinvención y encarar nuevos desafíos?

–Aprender a gestionar los miedos y el resto de las emociones. Y a veces, no sabemos cómo empezar. Acabo de regresar de una experiencia renovadora en la Riviera Maya (México), donde celebramos el cuarto encuentro En cuerpo y alma, con más de 50 personas de todo el continente.

Cada vez que hacemos este tipo de eventos, nos encontramos con personas que descubren allí su potencial que tenían guardado, sus miedos, sus emociones reprimidas y también una manera para empezar a cambiar .