10 de diciembre
Sábado
Poco nublado con tormentas
21°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
20°
30°
Lunes
Mayormente nublado
22°
32°
Martes
Mayormente nublado
21°
31°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Nacional
lunes 7 de noviembre de 2016, 10:31

El Congreso no puede intervenir en conflicto de la UNA

El Congreso Nacional no puede intervenir en el conflicto que mantienen los estudiantes y asambleístas acerca de la reforma del Estatuto de la Universidad Nacional de Asunción (UNA). La ex ministra de Educación y actual senadora, Blanca Ovelar, considera que el diálogo es la única opción.

Ovelar reconoce que existe una clase privilegiada de docentes en la UNA, con altos salarios y que tienen una superposición de funciones. Esto lleva a que quieran buscar el manejo y control de esos beneficios mediante el poder político. "La educación superior está sumida en la más grave crisis institucional", admite la legisladora.

El conflicto para reformar el estatuto de la UNA y evitar que sigan estos privilegios se desata desde hace varios meses. Los asambleístas tratan de evadir la propuesta de los estudiantes sobre la eliminación de la mayoría propia en los órganos de gobierno, mientras que los jóvenes realizan protestas para conseguir una mayor participación en los espacios de decisión.

La ex ministra considera que el diálogo entre las partes es la única opción, pues desde el Parlamento solo puede acompañar la acción que inicia el Consejo Nacional de Educación Superior (Cones), que en su última sesión convocó a una extraordinaria de la Asamblea Universitaria, que ahora estudia artículo por artículo la modificación del estatuto.

"Desde la ley 4945, tenemos cero chance de interferir", lamentó Ovelar en comunicación con Radio Monumental. Recordó que anteriormente tenían potestad hasta de aprobar aperturas de universidades de garaje, apoyadas por parlamentarios que al mismo tiempo eran dueños de esas instituciones.

La senadora colorada está de acuerdo con las reivindicaciones de los universitarios, pero considera que algunos se han excedido en sus conductas, lo que ocasionó una radicalización de las posiciones, refiriéndose a la toma del Rectorado y escupitajos a los asambleístas.

Para Blanca Ovelar, debería haber una convergencia entre las diferentes facultades y que las tesis sean aprovechadas en los proyectos estatales. Critica que se estén desperdiciando saberes mientras el Gobierno gasta millones en consultorías que podrían ser ejecutados por los universitarios.