3 de diciembre
Sábado
Poco nublado con tormentas
21°
29°
Domingo
Mayormente despejado
21°
32°
Lunes
Mayormente despejado
23°
35°
Martes
Mayormente nublado
23°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
País
lunes 19 de septiembre de 2016, 01:00

Debate a fondo sobre Tacumbú

El Penal de Tacumbú encierra una contradicción que exige un debate a fondo. Comencemos por la parte positiva. Desde hace años la realidad de Tacumbú ha conmovido a personas e instituciones solidarias. Tiene zonas que constituyen pequeños Tacumbú que dentro de las reglas generales tienen sus cuidados especiales. A cargo de la Pastoral Social Católica y de diversas iglesias evangélicas. Hay, también, organizaciones y personas sueltas que visitan a los presos y les ayudan en todo lo que pueden. Sería interesante que de todo esto se hablara en las radios y canales de tevé. Dan un ejemplo de solidaridad muy grande, que es ignorado.

En la parte negativa hay un fallo capital. Los diversos gobiernos se olvidaron de esta población reclusa. Tacumbú tiene una población casi triplicada de lo que debiera de ser. El edificio es viejo. Humanamente inapropiado para seres humanos. Viven hacinados en un local sin lo necesario. Más aún, está comercializado. Dormir en una litera vale plata. Gran cantidad de reclusos tienen que dormir al aire libre sobre el suelo, sobre suciedad de colchones totalmente antihigiénicos.

Y en este desbarajuste global por falta de interés y de presupuesto, para la mayoría que ingresa, Tacumbú es un aprendizaje de delincuencia.

Añadamos la mezcla de personas sanas y mentalmente enfermas. Lo cual es un peligro que en cualquier momento causará víctimas.

Inexplicablemente, frente a este desastre están las piezas vips, donde narcos y seudopolíticos de segunda (los de primera nunca llegan a Tacumbú) viven confortablemente.

En una visión global, Tacumbú, y con ella las demás cárceles del Paraguay con variantes mejores o aún peores, es una asignatura sin aprobar para el Paraguay. Y todo con una calificación tan baja que aún los meritorios actos de solidaridad de los que hablamos, salvo pocas excepciones, parecen parches que poco resuelven.

Por humanidad, pido un debate a fondo sobre nuestras cárceles.