22 de agosto
Martes
Despejado
19°
26°
Miércoles
Despejado
24°
33°
Jueves
Mayormente nublado
24°
35°
Viernes
Despejado
23°
35°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Editorial
martes 1 de agosto de 2017, 02:00

A 13 años del Ycuá Bolaños, la seguridad sigue pendiente

Fue la mayor tragedia civil ocurrida en el Paraguay, pero seguimos sin aprender la lección. A 13 años del terrible incendio del supermercado Ycuá Bolaños, que causó la muerte de casi 400 personas y dejó centenares de heridos, sigue siendo alta la posibilidad de que algo así vuelva a suceder, ya que no existen controles estrictos para que todos los edificios cuenten con sistemas de seguridad contra incendios, y hay sitios, como el popular Mercado Cuatro, que siguen siendo verdaderas bombas de tiempo, por la precariedad de sus instalaciones. El mejor homenaje que se puede hacer a las víctimas es redoblar los esfuerzos, en términos de control y educación, para que nunca más haya otro Ycuá Bolaños.

Como hace 13 años, a las 11.20 de este 1 de agosto, la sirena de los bomberos sonará frente al edificio en ruinas del ex supermercado Ycuá Bolaños, como parte del ya tradicional acto de recordación del mayor y más trágico incendio ocurrido en la historia del Paraguay. Más allá de la emotividad que provoca esta fecha en los sobrevivientes, en los familiares de las víctimas y en gran parte de la sociedad, lo más grave es que no se haya aprendido aún la lección de esta penosa experiencia, y que la adopción de efectivas medidas de seguridad para evitar que algo similar vuelva a suceder siga siendo la gran asignatura pediente.

El gran incendio del Ycuá Bolaños, ocurrido el 1 de agosto de 2004, demostró la inconsciencia criminal de privilegiar el lucro por encima de las vidas humanas, al no haber previsto mejores sistemas de seguridad y mantenimiento, al no disponer de mejores salidas de emergencia y vías de evacuación rápida y, sobre todo, al no ejercer un control estricto por parte de las autoridades del Municipio para que se cumpla lo que estaba establecido en la legislación. Casi 400 personas murieron quemadas por esa desidia y más de 200 quedaron con graves heridas, sin contar el gran shock que produjo en tantas familias y en toda la sociedad.

A 13 años, probablemente esta será la última vez en que al acto se realiza frente al edificio en ruinas del ex supermercado, hasta ahora convertido en refugio de personas marginales, ya que muy pronto debe empezar la construcción del Sitio de Memoria y Centro Cultural 1A, con financiación estatal y municipal, que busca darle un uso apropiado al sitio, como espacio para honrar y homenajear a los que perdieron la vida, convirtiéndolo en un lugar de encuentro y creación solidaria.

Hace falta, sin embargo, insistir en el compromiso de mejorar la prevención. En ese sentido, aunque se han producido significativos avances, aún existe una gran deuda pendiente en materia de implementar los sistemas de seguridad contra incendios.

Según un reporte del Cuerpo de Bomberos Voluntarios del Paraguay, un 80% de locales inspeccionados cuentan con algún sistema de seguridad, pero de esta cifra solo el 20% tiene sus equipos operativos. Es decir, se instalan sistemas para cumplir con las exigencias, pero no hay preocupación por el mantenimiento para que estén funcionando, y existen sitios, como el popular Mercado Cuatro, que siguen siendo verdaderas bombas de tiempo por la precariedad de sus instalaciones.

A 13 años de la tragedia, el mejor homenaje que se puede hacer a las víctimas es redoblar los esfuerzos, en términos de control y educación, para que nunca más haya otro Ycuá Bolaños.