Sucesos

Voraz incendio puso en peligro a vecinos por emisión de gases

 

El frigorífico siniestrado aparentemente había declarado en inspecciones anteriores que ya no utilizaban amoniaco, mientras que bomberos hallaron el peligroso químico en el lugar. Así señaló el director de prevención de incendios de la Municipalidad de Asunción, Alejandro Buzó.

Por su parte, Laura Flores, experta en calidad de aire, midió los niveles de amoniaco y otros gases tóxicos. Encontró que los valores no llegaban a 9 o 10 partes por millón, señalando que a partir de 20 partes por millón produce mareos, náuseas, dolor de cabeza, y que un nivel de 50 ya perjudica bastante la salud.

Alrededor de las 04:00 de la mañana se inició el siniestro de gran magnitud que consumió el 80% de la fábrica Athena Foods, ubicada sobre la calle Lombardo, a cuadras de la avenida Artigas, en el barrio Tablada Nueva de Asunción.

El peligro de explosión y de fuga de amoniaco alarmó a los intervinientes, quienes procedieron al cierre del paso de vehículos en la transitada avenida, y a la evacuación de 500 metros a la redonda y la declaración de alerta mayor.

Bomberos voluntarios mantuvieron bajo control los tanques de amoniaco, que luego fueron retirados por la empresa encargada de los mismos para continuar con el proceso de enfriamiento y el control total de la situación.

Alejandro Buzó manifestó que el frigorífico contaba con inspecciones favorables a su sistema contra incendios, “aparentemente habían dicho que no tenían el uso de amoniaco dentro de la planta; sin embargo, los bomberos nos reportan que sí encontraron amoniaco”, señaló.

Cerca de 25 carros de bomberos y más de 100 voluntarios estuvieron afectados a la ardua tarea de controlar el siniestro, según mencionó el comandante Eduardo Méndez. Informó que tres bomberos se descompensaron.

Méndez dijo que si es que existió una fuga de amoniaco fue mínima, ya que no tuvieron ninguna reacción.

Anoche se reavivaron las llamas, lo que de vuelta movilizó a los bomberos..

El presidente del Senacsa, José Carlos Martin, estima que, como mínimo, llevará seis meses recuperar la fábrica, que ocupa a 560 operarios. En el frigorífico había cerca de 500 animales listos para su faenamiento.

Dejá tu comentario