13 jul. 2024

Un tour por los cinco lugares donde se consumó la pedofilia dictatorial

Además de la finca de Miers en Laurelty y la casa de Popol Perrier en Sajonia, había otros tres sitios en donde Stroessner y sus jerarcas realizaban fiestas sexuales con niñas secuestradas. Conózcalos.

laurelty.JPG

Laurelty. La que fue la residencia del coronel Miers, con el quincho y la piscina. | Foto: Sergio Riveros

Por Fernando Boccia y Andrés Colmán Gutiérrez

“Esa señora que fue víctima (Julia Ozorio) cuando vino acá a reconocer el lugar donde le tuvieron cautiva, dijo que en el bañito murieron dos nenas y las enterraron atrás del quincho. Cuando está feo el tiempo solemos ver gente que camina por acá, se ve a un moreno alto, creemos que es el coronel Miers”, relata Pablo Daniel Jara Bael, de 42 años.

Jara vive hoy con su familia en la ex finca del coronel Pedro Julián Miers, en Laurelty, San Lorenzo, donde el militar mantenía cautivas a niñas menores de edad, que secuestraba para que sean violadas por el dictador Alfredo Stroessner y otros jerarcas.

Testimonios de víctimas y testigos apuntan a que al menos existían cinco lugares que fueron escenario de las fiestas sexuales de Stroessner y sus jerarcas. En tres de ellos (la quinta de Miers, en Laurelty; la casa de Popol Perrier en Sajonia y una quinta, también de Popol, en Itá Enramada) estaban los harenes donde las niñas permanecían cautivas. Los otros dos lugares (la Villa Popol, en Caacupé, y la quinta del coronel Feliciano Manito Duarte, en Cabañas, Caacupé) eran sitios a donde llevaban a las menores de edad para que abusen de ellas.

Periodistas de ÚH realizaron un tour por los lugares, donde antiguos vecinos cuentan historias que confirman plenamente las denuncias.

GRITOS. Leonardo Lugo, de 53 años, creció en Laurelty, cerca de la ex quinta del coronel Pedro Miers.

“Yo era chico, pero escuchaba gritos, a veces pedían socorro y nadie se podía entremeter. Algunos soldados nos contaban también algunas cosas”, relata.

En Itá Enramada, junto a la antigua mansión de Popol Perrier, a orillas del río Paraguay, actualmente un lujoso local de eventos, una pobladora pide permanecer en el anonimato.

“Todos los vecinos sabíamos lo que pasaba en esa casa. Recuerdo haber visto a chicas hermosas. Stroessner venía siempre y se decía que ahí se les traía a las chicas que estaban en la otra casa de Perrier, en Sajonia”, afirma.

Embed

Los periodistas de ÚH llamaron a la casa y fueron atendidos por empleados, quienes dijeron que las dueñas del local “están de viaje”.

FIESTAS. Popol Perrier distribuía a sus pupilas entre la mansión de Itá Enramada y la casa ubicada sobre la calle Carlos Gómez casi Narciso López, en Sajonia.

Fue en esa casa donde Malena Ashwell, en noviembre de 1975, halló a dos niñas de 8 años de edad y una de 9, sangrando tras haber sido abusadas. Por denunciar esa situación, ella fue secuestrada y torturada en Investigaciones.

En Sajonia, los vecinos tampoco quieren hablar.

LAS QUINTAS. El tour por los escenarios de la pedofilia stronista nos lleva hasta la ciudad de Caacupé.

Allí, al costado de la ruta 2 Mariscal Estigarribia, al empezar a subir el cerro, en el lugar conocido como Cerro Guy, se encuentra la quinta Villa Popol. Una cuidadora nos recibe, pero no quiere hacer declaraciones. Dice que “los dueños no están” y viven en Asunción.

Los vecinos también muestran temor. Una antigua pobladora pide que no citemos su nombre y confirma plenamente que ese sitio se usaba para “las grandes fiestas de Stroessner y sus amigos”.

Ella asegura que las niñas no vivían allí, pero eran traídas desde Asunción para “ser abusadas en esas fiestas”.

Un poco más allá, tras llegar al centro de Caacupé y subir hasta la cumbre de unas panorámicas colinas, ya en la compañía Cabañas, se encuentra la antigua quinta del coronel Feliciano Manito Duarte, actualmente convertida en una urbanización.

Poco queda de las lujosas casas de campo, ahora cubiertas por la vegetación. “Aquí también venía Stroessner para realizar sus orgías con Manito Duarte y otros generales. Para eso traían a las pobres nenas”, cuenta un ex empleado, que pide total anonimato.

Más contenido de esta sección
Las ventas al público en los comercios pyme de Argentina cayeron un 25,5% interanual en febrero pasado, golpeadas por la pérdida de poder adquisitivo de los consumidores a causa de la elevadísima inflación, y acumulan un declive del 27% en el primer bimestre del año, según un informe sectorial difundido este domingo.
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.