12 abr. 2024

Un solo oferente se presentó para la reconstrucción de la ruta Transchaco

Se trata del primer proyecto vial que se licita con la Ley 5074 llave en mano; la portuguesa Mota Engil fue el único oferente. En caso de no cumplir con las exigencias, el MOPC declarará desierto el llamado.

Único oferente.  Vitor Alves, representante de la firma portuguesa Mota Engil, recibiendo el acta de apertura.

Único oferente. Vitor Alves, representante de la firma portuguesa Mota Engil, recibiendo el acta de apertura.

Luego de varias postergaciones, ayer se realizó la apertura de ofertas para la reconstrucción, recapado y reciclado de 560 km de la ruta 9 Carlos Antonio López y accesos, más conocida como la Transchaco, que se ejecutará con la Ley 5074 llave en mano.

La firma Mota Engil Ingeniería y Construcción SA (Portugal) es el único oferente que se presentó en la convocatoria. Se trata de la misma empresa que debe iniciar en las próximas semanas las obras civiles del Metrobús, gracias a que subcontrató a la firma local Ocho A.

Cabe resaltar que luego de que se descartó el uso de los fondos previsionales en las obras ejecutadas con mencionada normativa, las empresas demostraron menos interés. Esta situación se verificó ayer en el primer acto de apertura.

En la ocasión, solo abrieron el contenido de la oferta técnica (sobre 1), mientras que la oferta económica (sobre 2) fue lacrada y permanecerá bajo custodia de la Escribanía Mayor del Gobierno hasta su apertura. Se estima que entre 45 y 60 días se realizará la apertura del sobre 2 para adjudicar o rechazar la propuesta de Mota Engil.

¿CÓMO FUNCIONA? El proyecto de la ruta 9 comenzará desde el Puente Remanso hasta Mariscal Estigarribia, cuyo costo estimado es de G. 2,4 billones, que se traduce en USD 430 millones al cambio actual. Estiman que en ocho meses se iniciarán las obras, si el oferente cumple con los requisitos técnicos y económicos.

La Ley llave en mano establece que la empresa ganadora debe conseguir la financiación para la construcción y el Estado asumirá la deuda por los tramos que se vayan terminando.

El titular del MOPC, Ramón Jiménez Gaona, explicó que la deuda asumida en el emprendimiento en cuestión se pagará en un plazo de 10 años, con tres de gracia y se establecerá en el Presupuesto General de Gastos de la Nación, es decir, de los impuestos de la ciudadanía. Dijo que el Estado tiene la capacidad de pagar los compromisos que se asuman, pese al nivel de endeudamiento del país desde el 2013.

Al mismo tiempo, el ministro dijo que la oferta del único participante se evaluará como cualquier otro llamado y que en caso de no cumplir con los requisitos que exige el pliego, la licitación se declarará desierta.

Sumado a la reconstrucción de los 560 km de la ruta Transchaco, el MOPC tiene en ejecución otro proyecto para mejorar el tramo Mariscal Estigarribia-La Patria-Infante Rivarola de 173 kilómetros. Esta parte fue adjudicada a la firma argentina Rovella Carranza por USD 55 millones. Pero no prevén el mejoramiento del tramo desde Estancia La Patria hasta General Eugenio A. Garay, en la frontera con Bolivia. (ver detalles en infografía).

CONSORCIO DESISTIÓ. Llamativamente, otro consorcio que iba a presentar ayer su oferta llegó al Ministerio, pero al final no lo hizo. Según trascendió, la empresa española Obrascon Huarte Lain (OHL) iba a presentarse con la constructora local Heisecke. Sin embargo, la firma europea llegó a un “acuerdo” con Mota Engil y desistió a última hora, según versiones.

Otros proyectos que se ejecutarán con la Ley 5074 son el acceso al segundo puente con Brasil; las obras sanitarias para Luque, Lambaré y Roque Alonso; y el corredor bioceánico en el tramo Carmelo Peralta-Loma Plata. Los dos primeros proyectos también tienen constantes postergaciones para la apertura de sobres.

Más contenido de esta sección
Las ventas al público en los comercios pyme de Argentina cayeron un 25,5% interanual en febrero pasado, golpeadas por la pérdida de poder adquisitivo de los consumidores a causa de la elevadísima inflación, y acumulan un declive del 27% en el primer bimestre del año, según un informe sectorial difundido este domingo.
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.