12 jul. 2024

Tiktoker solidario: “No es solo ayudar económicamente, sino llevar la palabra de Dios”

Omar Iván Castorino Montanaro es un joven empresario que se viralizó en redes sociales como TikTok, debido a las múltiples obras benéficas que realiza a personas de escasos recursos, difundiendo a la par la palabra del Señor.

28388800

GENTILEZA

Me llamo Omar Iván Castorino Montanaro, soy de la ciudad de Asunción y tengo 42 años. Me recibí de licenciado en Administración de Empresas, además tengo un diplomado en Liderazgo Ejecutivo. Soy empresario en varios rubros y soy padre de dos hijos: Valentino y Giovanna, ellos son el mejor regalo que me brindó la vida y mi mayor motivación.

Desde niño tuve empatía por el prójimo y viví muchas cosas a lo largo de mi vida y como me dedico a los negocios compartí con gente de todo el mundo, algunos con mucho dinero y otros sin nada, personas que accedieron a una buena educación y otras que no pudieron y conocer esas realidades me fue marcando y me hizo reflexionar.

Primero fui católico porque mis padres me enseñaron la fe a través de la Iglesia Católica y Dios siempre habló y trató conmigo de alguna u otra manera, en varias ocasiones de mi vida.

Algo que marcó mi vida fue cuando me habían diagnosticado cáncer de tiroides en el año 2011 y me tuve que ir a los Estados Unidos a tratarme. Yo le conté a mi hijo que estaba enfermo y él, en ese entonces, tenía cinco años, se preocupó mucho por mí y se puso muy triste, le dije que debía hablar con Dios y le pida un deseo desde lo más profundo de su corazón y él le pidió a Jesucristo que su papá se sane y Dios hizo un milagro en mi vida y realmente me curó.

Mi doctor, en ese momento, Carmelo González, quien fue mi médico mágico, me hizo una punción y en aquella época no tenían la tecnología para detectar qué había dentro del tumor que estaba diagnosticado como maligno y me dijo que envíe mis estudios al exterior. Cuando llegué a los Estados Unidos, los médicos me dijeron que tenían que operar y quitar el tumor para cortarlo y ver qué tenía adentro.

Me recuerdo que el doctor cuando terminó de operarme dijo sorprendido: “Yo pensé que me iba a morir sin ver un caso así. Quité un tumor maligno de mi mano, pero por dentro no lo era”. Estoy convencido de que mi Dios obró y le escuchó a mi hijo.

Una etapa muy dura de mi vida fue con el correr de los años cuando me tocó divorciarme y, en ese momento, perdí mi familia, que es lo que más amo. Me divorcié por cuestiones emocionales, por diferencia de carácter y vamos a decir por inmadurez emocional. Cuando vos tenés un muy buen acuerdo con tu ex esposa, lo mejor que te puede pasar es que le veas a tus hijos en la mitad del año porque todo se divide en 50 y 50 porque, por ejemplo, Navidad pasan con su mamá y Año Nuevo contigo y si te ponés a pensar, no le viste a tus hijos la mitad del año y eso es muy duro de llevar y asimilar.

Mucha gente no quiere hablar de esto, pero es algo que realmente hay que tomarlo en cuenta porque el valor de la familia es muy importante.

REFUGIADO EN LA RELIGIÓN

En esa etapa crítica que estaba pasando una tía me invitó a orar en la Iglesia Evangélica y le conocí al pastor Emilio Abreu y le dije a él que yo siempre me sentía cerca de Dios y luego me congregué en la Iglesia Centro Familiar de Adoración. Me gusta la Iglesia Evangélica porque trata al Evangelio de una manera más actualizada al mundo contemporáneo, a lo que vivimos nosotros hoy en día. Tengo diez años de conocerle y evolucionar con Dios.

Uno de mis más grandes sueños es que mis hijos tengan de mí un recuerdo de la manera en que su papá predicaba la palabra de Dios. Quiero que ellos me recuerden no por la cantidad de cosas materiales que les pude haber dejado, para mí eso nunca fue importante, sino por cómo fui como padre porque para mí lo principal es difundir la palabra de Dios y sus enseñanzas.

OBRAS BENÉFICAS

Yo tengo un equipo de producción y todos somos cristianos en el sentido de que creemos lo mismo, en Jesucristo, y cuando salimos a grabar encomendamos al Espíritu Santo que nos muestre quién es la persona adecuada que quiere que ayudemos y nos vamos a recorrer por la calle y se graba tal cual suceden las cosas y Dios nos pone las personas correctas que queremos ayudar y Dios pone el mensaje que él quiere transmitir y es una sensación extraordinaria porque los videos tienen mucha aceptación internacional y por todo el país que a mí me impresiona. O sea, hay miles de comentarios positivos, tienen millones de vistas y la gente empieza a hablar de Dios, la gente también empieza a imitar y quiere hacer lo mismo y eso me pone realmente feliz.

Esto no se trata de ayudar económicamente porque un pequeño gesto no va a cambiar por completo la vida de una persona, este gesto se trata de llevar la palabra de Dios, que es una esperanza para una persona que tiene roto el corazón en ese momento. Esa es la esperanza que hoy nosotros, que yo llevo como responsabilidad de contarle a la gente, porque hay muchísima necesidad en este país y en el mundo, pero no existe solo una necesidad de alimento, hay carencia espiritual.

Me siento pleno por la liberalización tan grandiosa que tengo en las redes sociales porque esto no se trata ni siquiera de mí, es solamente porque Dios quiere que así sea.

Hay muchísima juventud con ganas de poder empezar y esta es una oportunidad para que Dios empiece a guiarles en la vida, este es el ejemplo que quiero transmitir, porque así van a haber muchas más personas empáticas con los demás.

Es una sensación extraordinaria porque los videos tienen mucha aceptación internacional y me emociona porque la gente también empieza a hacer lo mismo y ser empáticos.

28388814

Más contenido de esta sección
La Dirección de Trabajo Social de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad Nacional de Asunción (Facso-UNA), invitó a la comunidad académica y a la sociedad en general a participar de las Jornadas de Trabajo Social 2024 bajo el lema Desafíos de la intervención profesional en el contexto de reformas.
Informe muestra descenso en la natalidad, comparado con los años 50. De cada 100 personas, 24 son menores de 15 años, 67 tienen entre 15 y 64 años, y casi 9 son adultos mayores.