25 jul. 2024

Senado rechaza tobilleras para agresores de mujeres

Una mayoría en el Senado decidió rechazar un proyecto de ley referente a la violencia doméstica, que establece que los agresores de mujeres usen dispositivos de control.

Un poco de fútbol.  Al término de la sesión, en la pantalla gigante se vio el triunfo de Rusia.

Un poco de fútbol. Al término de la sesión, en la pantalla gigante se vio el triunfo de Rusia.

La propuesta que tuvo origen y media sanción en Diputados apunta a una vigilancia para evitar que vuelvan a dañar o matar a víctimas.

El colorado Víctor Bogado indicó que la intención es obligar a los jueces a que ordenen la utilización de tobilleras electrónicas para la ubicación exacta del agresor, en caso de alto riesgo para la vida e integridad física.

Consideró eficaz y necesaria la herramienta, pero que ya está en vigencia una ley que establece la implementación del dispositivo, por lo que recomendó el rechazo.

El luguista Hugo Richer se manifestó a favor del proyecto, “ante la necesidad que nos presenta la realidad y las denuncias que saltan a diario”.

Destacó que el dispositivo electrónico permitirá la vigilancia del imputado mediante un sistema de rastreo.

Carlos Filizzola, también del Frente Guasu, abogó por la aprobación. “Este dispositivo va a ayudar a que se pueda combatir este flagelo que está aumentando en distintas formas”, consideró.

“Por el sistema de monitoreo, va a permitir la ubicación exacta del victimario y salvaguardar a la víctima”, insistió, y mencionó que se utiliza en Uruguay y Argentina.

El colorado Jorge Dos Santos refirió que lo que abunda no daña, y consideró importante prever en casos de distritos que son alejados.

Hizo referencia a la poligamia, y para rematar dijo que Blas Llano se tomó por aludido, y hubo risas. Al final ambos se pasaron la mano.

Arnaldo Giuzzio coincidió con el discurso de Bogado y dijo que el tema ya está legislado, y lo que falta es la reglamentación de la Corte. Sugirió el rechazo.

Filizzola insistió alegando que la ley a la que se referían plantea la opción del uso de la tobillera, y este proyecto sin embargo lo obliga. “Es imperativo, no es que el juez decide”, dijo, y se rechazó.