24 jul. 2024

Se debilita rápidamente la institucionalidad económica

Hasta hace unos años se valoraba la presencia de instituciones económicamente fuertes, que garantizaban una relativa estabilidad macroeconómica. Una gestión más profesionalizada, la menor influencia político-partidaria y mayor estabilidad de los ministros eran los argumentos. En un país tan contaminado con el prebendarismo y la partidización, nuestro umbral era bajo, dado que siempre existieron sectores que imponían intereses particulares. La situación hoy se agrava a un ritmo que nos puede llevar muy rápidamente a un Estado fallido.

Esta relativa fortaleza no fue muy difícil quebrar. En los últimos años se han visto casos emblemáticos que muestran que la orden superior y el tráfico de influencia podían impulsar decisiones y acciones escondidas detrás de dictámenes y expedientes cuidadosamente preparados o de argumentos falaces, ya que no se sostenían en la evidencia empírica. O simplemente se cajoneaban o se fingía no ver la irregularidad.

Así, obras como el Metrobús pasaron por múltiples oficinas gubernamentales siendo aprobadas en todas, a pesar de que el proyecto presentaba fallas estructurales desde el inicio y que constituía un riesgo fiscal. Contrataciones públicas se aprueban y ejecutan sin contar con las justificaciones para garantizar eficiencia y economía. Lejos estamos de garantizar el cumplimiento de los contratos, en cuanto a la calidad de las obras y servicios.

Mayor gravedad reviste el ámbito relacionado con el lavado de activos, el narcotráfico, los flujos financieros ilícitos. Paraguay sale de las listas grises solo temporal y condicionalmente, siempre con el riesgo de volver a entrar. En todos estos años no hemos podido construir una trayectoria firme hacia la reducción del contrabando y de la evasión y elusión tributaria. Muchas entidades fundamentales para garantizar la seguridad jurídica en el ámbito económico siempre fueron de dudosa integridad, como Aduanas o las autoridades con competencia en el control de las fronteras.

Ni hablar del rol del sistema judicial en la penalización de los delitos económicos. Frente a la corrupción imperante, casi no hay casos castigados y menos aún la recuperación de los recursos malhabidos. La impunidad se convierte así en la madre de los delitos económicos.

A los históricos sectores que influían a su favor en las decisiones económicas internas, en los últimos años se han incorporado las presiones vinculadas al narcotráfico y los flujos financieros ilícitos, impidiendo que Paraguay se ubique entre los países que implementan las medidas mínimas exigidas para la reducción de los delitos económicos globales.

Así, la fortaleza de la institucionalidad económica está encaminada a convertirse en un mito que en algún momento fue una ilusión originada en un umbral ciudadano sumamente bajo. Hoy, probablemente gracias a los medios de comunicación masificados y los mecanismos de transparencia, la evidencia es más clara y se debaten públicamente fenómenos como el tráfico de influencia, los conflictos de interés, la puerta giratoria, los sobrecostos, el prevaricato o el abuso de poder.

No es una casualidad la percepción ciudadana sobre la corrupción o la desigualdad que pone al Paraguay entre los primeros países del mundo en las encuestas. Tampoco es casualidad que en la realidad, nuestros indicadores muestren la persistencia de profundas brechas económicas, a pesar del buen desempeño macroeconómico. Estos son resultados de una histórica ausencia de instituciones económicas que pongan al bien común por encima de los intereses particulares.

La concentración del poder económico y del poder político no solo impide que los beneficios del crecimiento económico lleguen a todos, sino que profundizan las desigualdades, ya que quienes concentran recursos económicos también tienen la capacidad de torcer las regulaciones y decisiones a su favor.

Las autoridades económicas actuales deben tomar nota de la situación en la que van a dejar sus cargos, ya que todos son temporales y deberán rendir cuenta no solo de su gestión formal, sino también de su ética y de su compromiso con el país. La sociedad recordará sus decisiones y tarde o temprano deberán enfrentarse a ella.

Más contenido de esta sección
Las ventas al público en los comercios pyme de Argentina cayeron un 25,5% interanual en febrero pasado, golpeadas por la pérdida de poder adquisitivo de los consumidores a causa de la elevadísima inflación, y acumulan un declive del 27% en el primer bimestre del año, según un informe sectorial difundido este domingo.
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.