Arte y Espectáculos

Se cumplen pronósticos en colorida gala del Oscar

Los pronósticos se iban cumpliendo anoche en la entrega de los premios Oscar, en la gala que dio cierre a una temporada de premios sacudida por los escándalos sexuales en Hollywood.

Al cierre de este edición, el actor Sam Rockwell se llevaba su primer galardón por la categoría de mejor actor de reparto por su aclamado papel de un policía racista y violento en el drama Tres anuncios por un crimen.

"Me gustaría agradecer a la Academia, nunca pensé que diría esas palabras", dijo el actor al recibir la estatuilla.

También, como se esperaba, fueron premiadas Las horas más oscuras ganó mejor maquillaje y El hilo fantasma, vestuario, mientras que Icarus ganó mejor documental.

El comediante Jimmy Kimmel abrió el show, como se esperaba, haciendo referencia a los escándalos sexuales y en especial a Harvey Weinstein, acusado de acoso y abuso por un centenar de mujeres y expulsado de la Academia del cine de Estados Unidos

ALFOMBRA COLORIDA. El negro como código exigido por Time's Up, los pines y lazos que propuso esta plataforma como protesta alternativa, fueron contados durante la alfombra roja previa a la gala de los Oscar, donde se impusieron los colores sin mensaje.

Cuando el mundo entero esperaba que la ola negra inundara la alfombra roja, la pasarela más mediática del cine ha recuperado el color. Azules, blancos rotos y rojos pasión dieron las primeras notas de color a la gala, en la que tampoco faltaron vestidos negros, pero esta vez sin connotaciones de género.

La actriz y cantautora Sophia Carson ha sido una de las primeras en posar a las puertas del Teatro Dolby de Hollywood, ataviada con un vestido túnica con una capa de gasa, en color rojo pasión, a juego con la clásica alfombra. Pero sin pines ni insignias de ningún tipo.

Minutos después, la intérprete Elaine McMillion Sheldon paseaba ante las cámaras con un vestido satinado de color azul mar, decorado con un impresionante cuello joya de flores doradas.

McMillion sí ha completado su estilismo con el pin oficial del movimiento "Time's Up", la única insignia que la organización ha pedido que se utilice en esta gala para apoyar la lucha contra los abusos de género en la industria cinematográfica.

Uno de los pocos estampados ha sido el de la intérprete española Paz Vega, quien ha optado por un elegante vestido blanco con motivos de cerezos en flor, con un diseño que evocaba líneas de Givenchy. EFE

Dejá tu comentario