27 feb. 2024

Sanear catastro de inmuebles en Franco tardará dos años

Son constantes los conflictos entre sintechos y dueños de propiedades privadas en el municipio de Presidente Franco. La falta de un registro actualizado del catastro de la administración municipal generó la aprobación de loteamientos como si fueran municipales, provocando litigios judiciales permanentes. Sanear esta situación llevará unos dos años más.

“El sistema catastral avanzó bastante en estos últimos años. Yo creo que a este ritmo en unos dos años vamos a estar con un registro catastral actualizado, sin inversiones. Con funcionarios municipales, hemos formado un equipo muy bueno en el Departamento de Catastro y en muy corto tiempo vamos a solucionar nuestro problema catastral”, explicó el ingeniero Roque Godoy, intendente municipal de esta ciudad.

El jefe comunal indicó que el problema de la Comuna es que no cuenta con los registros de todos los títulos que están en poder de los habitantes del municipio. En este contexto, solicita a los contribuyentes que se acercan a la Comuna a pagar su impuesto inmobiliario que vengan con sus respectivos títulos de propiedad. “Para que en el caso de que no esté registrado en la Municipalidad, por hacerlo, mapearlo y georeferrenciarlo con nuestros funcionarios”.

Insistió en que se avanzó bastante y que en corto tiempo se tendrán de forma clara todos los títulos que hay en la Municipalidad. “Esa es la principal dificultad que tenemos. Por eso a veces, cuando la Comuna piensa que es un terreno municipal, porque no hay registros en catastro, aparece un título que hace 20 0 30 años se había gestionado. Esas son las sorpresas que a veces tenemos”.

La bancada opositora de la Junta Municipal constantemente acusa al intendente municipal, en complicidad con funcionarios, de comercializar propiedades privadas. “Apenas nos enteremos de que existe un título, se presenta la Municipalidad y arreglamos la situación en el caso de que se le dé un fraccionamiento. Suelen decir, principalmente en la Junta Municipal, que la Municipalidad es una inmobiliaria que junto a los funcionarios agarramos y vendemos terrenos ajenos y no es así”.

Según Godoy, el tema de los asentamientos urbanos dentro del municipio no es algo propiciado por la Comuna y su administración municipal. “Los sectores sociales son los que invaden terrenos con la esperanza de que sean terrenos municipales, y bueno, a partir de allí se genera la gestión, no es algo que como intendente y concejal municipal agarramos y vendemos los terrenos, eso es totalmente falso y fuera de lugar”.

En los últimos años se instaló una especie de fiebre de invasiones dentro del municipio franqueño, sobre todo en la zona sur. Esta situación cobró mayor fuerza con la construcción del Puente Internacional Integración en el barrio Tres Fronteras. La demanda de terrenos creció, pero también la duda debido a los problemas de titulación que presentan los terrenos municipales. Por otro lado, son muchos los contribuyentes que tienen títulos de sus inmuebles, pero que no tributan en el Municipio, por lo que no están registrados y muchas invasiones creen que se trata de propiedades municipales y se desatan los conflictos, tanto en el terreno como en el campo judicial.

Más contenido de esta sección
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.
A poco más de dos semanas del inicio de las clases en las instituciones educativas oficiales, nos encontramos frente a un desolador y conocido panorama: el abandono de las escuelas públicas. En un rápido recorrido de UH por algunos establecimientos se comprueban pisos hundidos, techos con goteras, letrinas en vez de baños, sin acceso a energía eléctrica o agua potable. Ese es precisamente el estado de la educación pública en el Paraguay, un país desigual que les niega las mínimas oportunidades a sus niños y jóvenes.