Mundo

OMS anuncia que Pfizer y BioNTech aportarán vacunas a sistema Covax

Luego de llegar a un acuerdo para aportar 40 millones de dosis de la vacuna contra el Covid-19 para los países más pobres, la empresa farmacéutica y el ente mundial firmaron el convenio.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) y el laboratorio Pfizer anunciaron ayer un acuerdo para aportar 40 millones de dosis de la vacuna contra el Covid-19 de Pfizer/BioNTech para los países más pobres, a través del sistema Covax.

“Me enorgullece anunciar que Covax firmó un acuerdo con Pfizer/BioNTech para 40 millones de dosis de su vacuna contra el Covid-19”, dijo a los periodistas el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, en Ginebra (Suiza).

Las dosis de la vacuna –con una eficacia del 95%– se suministrarán “a precio de coste” y deberían entregarse en el primer trimestre, precisó el jefe de Pfizer, Albert Bourla, durante una rueda de prensa de la OMS. El sistema Covax, puesto en marcha para intentar permitir una distribución justa de las vacunas, pretende conseguir este año suficientes vacunas para el 20% de la población más vulnerable de todos los países, ricos o pobres.

El sistema Covax, codirigido por la OMS, la Alianza para la Vacunación GAVI y la Coalición para las Innovaciones en Preparación para Epidemias (CEPI), ha llegado a acuerdos con los fabricantes para 2.000 millones de dosis.

Este sistema también ejerció sus opciones para adquirir 100 millones de dosis de la vacuna desarrollada por AstraZeneca/Oxford al fabricante indio Serum Institute of India. La mayoría de estas dosis deben entregarse en el primer trimestre. La OMS debe conceder primero su homologación de emergencia a esta vacuna, decisión prevista a mediados de febrero. Por ahora, solo la vacuna de Pfizer/BioNTech obtuvo esta homologación.

pruebas más baratas. La Organización Mundial de la Salud (OMS), a través de los programas Unitaid y Find, anunció en la víspera un acuerdo que reducirá a la mitad el precio de las pruebas de Covid-19 en más de 250 millones de test que serán producidos en 2021 para los países en vías de desarrollo.

Gracias a este acuerdo, el precio de un test bajará de cinco a dos dólares y medio y se conseguirá cubrir el 50% de las necesidades de los países más vulnerables, en los que los sanitarios no han podido acceder a pruebas cuando eran urgentes debido a los frágiles sistemas de salud que poseen. En esas naciones se advierte no solo una carencia de pruebas para detectar el Covid-19, sino también de laboratorios para procesarlas.

Además, buena parte de sus poblaciones vive lejos de los centros de salud y necesita recursos rápidos para detectar el virus evitando largos viajes innecesarios.

Desde la Organización Mundial de la Salud han estimado que se necesitan aproximadamente 500 millones de pruebas diagnósticas para cubrir las necesidades de los países en vías de desarrollo durante 2021, de los cuales el 75% deberían administrarse en lugares descentralizados.

Mientras que en las naciones desarrolladas el número de pruebas diarias por cada 100.000 personas asciende a las 252, en las de bajos o medios ingresos la cantidad es diez veces menor, con tan solo 24 análisis por cada 100.000 personas, según la OMS.

Dejá tu comentario