Opinión

Off side

Benjamín Fernández Bogado Por Benjamín Fernández Bogado

El lineman extranjero (el línea) levantó la bandera y dejó colorado al que vistió por mucho tiempo la casaca del honor. El VAR está en confirmarlo mientras en el equipo cunde el pánico en torno al impacto de quedar todos fuera de juego. Ha sido una semana muy dura y desconcertante para ellos. Una fotografía del equipo en campaña los muestra al candidato y su equipo completamente concentrados en el chat del teléfono celular que les diga que el jugador principal ha sido expulsado hacia territorios del Norte. Si eso acontece todos se quedan sin empleo y hay que buscar justificativos por donde sea. Galaverna nos recordará de nuevo su discurso en torno a las características criminales de quien él trajo al equipo colorado y que probablemente su discurso haya sido usado por alguna agencia norteamericana para acusarlo. Soledad Núñez —en off side además— nos repetirá una y otra vez que “jamás hubiera sido ministra de Cartes si hubiera sabido quién era” y otros ya comenzaron a bajar las fotografías con el líder fuera de juego. La calificación americana ha destrozado la dinámica del partido y cambiado por completo su lógica.

El Partido Colorado se encuentra desconcertado. Velázquez cree que puede ser el favorecido por esta decisión, pero teme con certeza que podría estar incluido en una nueva lista en redacción. Tampoco envía señales claras en torno a que es un jugador diferente. Su esposa, ex fiscala adjunta de Sandra Quiñónez, hace campaña con el marido cuando la ley lo prohíbe, mientras un documento confirma que no se ha jubilado del cargo como anunció en enero, sino que solo ha pedido permiso. Su situación confunde a la opinión pública que desconfía de que quiera ser la sustituta de su jefa cuya agonía sigue esta semana. Además, envía el mensaje que la familia Velázquez ama el zoquete público de una manera entrañable que no lo soltará ni aunque el premio mayor sea ser la primera dama. El dinerillo seguro a fin de mes parece ser el blasón de la familia.

Embed

El mismo dinero que ahora en el grupo Cartes se muestra complicado. Las empresas extranjeras que operan con él no quieren tener ninguna relación con alguien “significativamente corrupto” y han empezado a cortar vínculos. El grupo tuvo que aclarar algo que solo se escribe cuando lo que se denuncia está ocurriendo. Los activos en los EEUU serán congelados con absoluta certeza y las operaciones de contrabando hacia el Brasil ya no se harán por lo menos con custodia policial descubierta por Abdo y su comandante de Policía cuatro años después de estar en el gobierno. Todos estos jugadores están quedando fuera de juego. La Corte, en el ánimo de evitarlo, se desnudó admitiendo una inconstitucionalidad que presentó Cartes cuando no lo dejaron jurar como senador con voz y voto. La cuestión era despegarse de él a como sea y lo consiguieron con el retiro de la demanda. Quedaron también en off side porque reconocieron que los casos políticos complicados se hacen siempre a la carta de los políticos y cuando surgen las oportunidades... para ellos.

Lo que tiene que quedar fuera de juego de una vez por todas son los bandidos y sinvergüenzas que han venido robando a la República de forma miserable desde hace años. Más de dos mil millones de dólares al año. Desde las pequeñas hasta las grandes. Desde los desahuciados pacientes del IPS, cuyo presidente es sostenido por Abdo, a pesar de todas las evidencias de inutilidad y venalidad hasta las paradas de autobuses en ciernes. Además los que han comprado a la Policía, la Fiscalía, el Poder Judicial y unos cuantos legisladores a los que les han doblado el salario para tenerlos comiendo de sus manos. A estos hay que levantarles la bandera para exhibir ante todos su corrupción y pillería. Hasta ahora solo uno está fuera de juego, pero gran parte de los equipos tienen a varios en situación similar. El público ha venido admirando a muchos de ellos y los árbitros han sido parte de esta ópera bufa hace mucho tiempo. Solo desde afuera pueden indicarnos los que quedan en off side y eso es una pena.

Dejá tu comentario