04 mar. 2024

Normalizar violencia política contra las mujeres es inaceptable

La sanción al diputado Yamil Esgaib por agredir a tres de sus colegas y a dos periodistas es vista como un hecho histórico y que sienta un precedente; uno lamentable, sin duda, pues un Parlamento Nacional no debería ser un escenario donde se produzcan estos hechos. La sanción sin goce de sueldo no es suficiente, diputados y senadores tienen que comprometerse para que estas situaciones no se repitan nunca más. En un país con 30 feminicidios en lo que va del año, el Congreso no debe normalizar la violencia política contra las mujeres.

Mientras la Cámara Baja votaba la suspensión del diputado de Honor Colorado, Yamil Esgaib, por sus actitudes violentas contra mujeres, se lo pudo escuchar gritar a una de sus colegas una amenaza: “Johana, te voy a acosar”, dirigiéndose a Johana Ortega. Al exabrupto le siguió un coro de risas de algunos parlamentarios, en plena sesión de la Cámara de Diputados. El titular de la Cámara se limitó a llamar al orden a Esgaib, quien desafiante dijo: “¿Dónde dice la Constitución que no le puedo tirar un beso a Johana?”.

La suspensión se hizo a pedido de la diputada Rocío Vallejo, de Patria Querida, a quien Esgaib había amenazado “con romperle la boca” y hasta la acosó en su momento. Otro hecho de agresión similar lo sufrió la senadora Celeste Amarilla, en medio de la sesión de la Comisión Bicameral de Presupuesto del Congreso de la Nación, cuando Yamil Esgaib la amenazó con una trompada. La tercera parlamentaria agredida es la diputada Johana Ortega a quien el mismo legislador la llamó “perra peligrosa”, durante una sesión de la Cámara Baja.

Otro exabrupto de Esgaib fue transmitido en vivo y afectó a la periodista de Telefuturo, Rocío Pereira. El diputado colorado acosó a la periodista en los pasillos del Congreso Nacional, la tomó del rostro y le dijo al oído “no me vas a ganar”, luego rió burlonamente y tiró besos a la cámara. El diputado, asimismo, tuvo un trato agresivo hacia la periodista Sara Moreno. Durante una entrevista le pidió que deje de “hacer preguntas boludas” y la calificó como “autopercibida periodista comprada para romperme las bolas a mí”. Como corolario, Esgaib, después de burlarse de las denuncias en su contra calificó al tema feminicio de “pavada”.

Todos estos hechos, todas estas situaciones están configuradas como violencia política contra las mujeres.

Los exabruptos del diputado colorado, no obstante reflejan de alguna manera la sociedad en la que vivimos, en la que lamentablemente está prácticamente normalizada la violencia contra las mujeres y, precisamente, en los espacios políticos se siguen reproduciendo estos comportamientos machistas que perpetúan la discriminación, así como también la desigualdad.

Puntualmente, tal como señala un documento de Naciones Unidas, la violencia contra las mujeres en su vida política constituye un problema de derechos humanos que afecta a la democracia y constituye un obstáculo para el avance hacia la igualdad y por tanto también hacia el desarrollo humano sustentable. Añade que es una problemática latente a nivel mundial que incide sobre la dinámica democrática, especialmente en el ejercicio de la ciudadanía política de las mujeres.

Para las mujeres de nuestro país nunca ha sido fácil el ejercicio de sus derechos. Debemos recordar que el Paraguay fue el último país en reconocer el derecho al voto de las mujeres y es un gran desafío romper con la inercia, después de todo, lo que buscan los violentos y los acosadores sería mantener el statu quo del poder masculino. Se debe mencionar en este sentido que hace 50 años las mujeres representaban apenas el 10,9% de los parlamentarios de todo el mundo. En pleno siglo XXI, en América Latina, las mujeres ocupan el 30,9% de los escaños, lo que muestra todavía un bajo nivel de representación.

Un parlamento debería ser un espacio de discusión y debate serio, civilizado y respetuoso donde se trabaje por el bienestar común. No podemos, por tanto, aceptar que en ese espacio se normalicen conductas que agreden los derechos y la dignidad de las personas y no es aceptable normalizar la violencia policía contra las mujeres.

Más contenido de esta sección
Hace unos días, fue intervenida una estancia en Fuerte Olimpo, Alto Paraguay, y en el lugar fueron detenidas diez personas de cuyo poder incautaron fusiles AR47 y una avioneta Cessna, además descubrieron una pista clandestina que habría pertenecido a la estructura liderada por el supuesto narcotraficante uruguayo Sebastián Marset y al presunto líder de tráfico de drogas, Miguel Ángel Insfrán, alias Tío Rico. Resulta insostenible la falta de control del espacio aéreo nacional, ante la impasividad o complicidad de las autoridades.
Aproximadamente, unos 1.300.000 niños y adolescentes paraguayos retornaron a clases en los establecimientos educativos públicos hace unos días, y el escenario que hallaron muchos de ellos ha sido el de una infraestructura deficiente y precariedades. A pesar de que la Constitución Nacional consagra el derecho a la educación, frente a la realidad a la que asistimos, parecen apenas palabras vacías de significado debido a la ceguera de nuestros líderes políticos para anteponer los intereses de la mayoría y apostar por el presente y el futuro del país.
El acceso de los niños a alimentos adecuados y saludables es esencial para garantizar su bienestar físico, intelectual y social. Los programas de alimentación escolar han formado parte de la política educativa desde hace más de un siglo y permanecen en la actualidad, independientemente del nivel de desarrollo de los países y de los ingresos de los hogares. Pero en todos los países el programa se ha planteado de manera integral y tiene alto consenso social. Paraguay no puede ser una excepción. Los cambios planteados solo generaron conflictividad, a la vez de que no garantizarán mejoras sustanciales.
Los agricultores familiares producen la mayor parte de los alimentos frescos y sanos, diversificados y culturalmente apropiados. Generan oportunidades de empleo agrícola y no agrícola, y ayudan a las economías rurales a crecer. La agricultura familiar preserva y restaura la biodiversidad y los ecosistemas, y utiliza métodos de producción que pueden ayudar a reducir o evitar los riesgos del cambio climático. La agricultura familiar es fundamental para mantener la capacidad adquisitiva de los ingresos de todas las familias y para reducir la pobreza en el sector rural. Dejarla en el abandono es poner un obstáculo al crecimiento sostenible, al bienestar de los hogares y al desarrollo del país.
La violencia contra las mujeres es una preocupante realidad en el Paraguay. En este Día de la Mujer Paraguaya debemos recordar los datos de las instituciones que señalan que, pese a las leyes, los casos de violencia en el hogar y los casos de feminicidio no disminuyen. Estamos lejos de ser una sociedad que respeta y valora las capacidades de las mujeres; prueba de ello es el aumento en el último año de la violencia política. Este es un indicador del largo camino que nos falta andar para ser una sociedad verdaderamente democrática.
Las reguladas del servicio del transporte público forman parte ya de la realidad cotidiana para los pobladores de la capital, su área metropolitana y el Departamento Central. El mal servicio, no obstante, afecta a todas las ciudades y localidades del Paraguay. Este, además de la salud pública, es el servicio más ineficiente que debe padecer la ciudadanía. Las humillaciones que a diario soportan los usuarios son inaceptables. Un transporte público seguro y cómodo es un derecho que tienen los paraguayos y significa calidad de vida.