22 abr. 2024

Ni fondos de gratuidad llegan a tiempo a las escuelas y padres hacen colectas

A estos fondos corresponde un monto de G. 22.000 por cada alumno matriculado en la educación escolar básica, pero la minúscula suma para reparaciones menores de cañería o pintura no llegan.

Un total de 7.800 instituciones educativas fueron verificadas tras un relevamiento del Sindicato Nacional de Directores (Sinadi), en donde se constató que existe un total de 11.893 aulas a reparar y 2.855 sanitarios se encuentran en pésimas condiciones de los cuales, 438 cuentan con letrinas.

La directora del Colegio Nacional San Lorenzo, Elva Mendoza, explicó que las constantes reparaciones de la institución, como mantenimiento de aires acondicionados, reparación de luces, pintura o cañerías, son llevadas a cabo por los padres de los alumnos, por lo que requieren de los fondos de gratuidad emitidos por el Ministerio de Educación y Ciencias (MEC), pese a que tampoco alcanza para remiendos importantes.

“Para nosotros siempre a destiempo los fondos de gratuidad y creo que se debería priorizar para inicios de año. Tenemos un sanitario muy viejo que tiene 50 años, siempre está en reparación, se cambian los caños, se cambian los inodoros, se renuevan las cisternas y todo es gracias a la colecta de los padres”, expresó la directora.

Elva Mendoza, directora del Colegio Nacional de San Lorenzo.

“Nuestro baño tiene 50 años y siempre se cambian los inodoros, se renuevan las cisternas y todo es gracias a la colecta de los padres”
Elva Mendoza, directora del Colegio Nacional San Lorenzo.

MONTO MÍNIMO. El vocero del Sindicato Nacional de Directores (Sinadi), Miguel Marecos, sostuvo que el monto emitido por los fondos de gratuidad es menor en comparación con todos los gastos requeridos en las instituciones.

“El Estado da un G. 22.000 por cada alumno matriculado en la educación escolar básica una vez al año. Si vos tenés 100 alumnos, tenés que multiplicar por ese monto y eso es recibido en todo el año”, mencionó.

Agregó que dichos fondos se reciben recién en abril o finales de mayo y “que no alcanza ni para pagar algunos gastos importantes, solo para pagar deudas del año anterior como papel, artículos de limpieza, tinta, entre otros, no alcanza ni para tarros de pintura”, manifestó.

Marecos remarcó que el inicio de clases de este año se debe gracias a los padres y profesores que pintaron los salones de clase.

“Hablo de escolar básica y, lastimosamente, el desembolso de gastos corrientes se hace en abril. En tanto, los gastos de capital que son G. 90.000 por alumno se utilizan para comprar sillas, armarios, y computadoras, no son para escolar básica; por ende, ni en infraestructura se puede invertir”, puntualizó.

En capital y Central, hay numerosas instituciones con precaria infraestructura y riesgo de derrumbes. Desde el MEC, no dieron retorno a los llamados desde este medio, para evacuar consultas al respecto.

Más contenido de esta sección
PROCESO. Solo una obra inició con bono del 2022. Plantean otra
deuda por G. 380.000 millones.
De Ñeembucú a Asunción vino José Valenzuela, quien se formó en comunicación y puso su conocimiento al servicio de su pueblo durante la mayor inundación de la zona, creó una campaña que permitió recibir asistencia a pobladores.
Falta de infraestructura sanitaria precipita el pésimo estado de las calles en zona del eje corporativo. Conductores sortean baches en medio de edificios de lujo. Experto afirma que se debe invertir en infraestructura.