Mundo Animal

Mascotas presentan agresividad y ansiedad a raíz del confinamiento

Al parecer los cambios de actividades por las restricciones durante la pandemia del coronavirus no solo afecta a los humanos, sino que también genera estrés, ansiedad y en algunos casos agresividad en las mascotas.

El etólogo y vocal del Colegio de Veterinarios de Madrid, Manuel Lázaro, explicó sobre los problemas de comportamiento que han desarrollado las mascotas de la casa, perros, gatos o aves a raíz del confinamiento.

Según el especialista, tras el encierro se vio un incremento en la afluencia de consultas debido a los cambios de conductas que tienen en las mascotas.

Al respecto, señala que si los perros ladran o aúllan en exceso o, aparentemente, sin motivo, si destrozan el mobiliario y enseres de las casas, en el caso de los gatos que arañan en demasía o loros y cotorras que se arrancan las plumas, podrían obedecer a episodios de estrés o ansiedad.

Nota relacionada: Las mascotas en tiempos de cuarentena: ¿Qué papel juegan?

También menciona que lo perros desarrollan problemas de agresividad, la mayoría de las veces intrafamiliar, seguidos de los que presentan episodios de ansiedad, fobias y miedos.

“En los últimos meses estamos viendo muchos casos de mascotas con agresividad y ansiedad por separación a raíz del confinamiento, que desbarató las ‘reglas del juego’ entre el propietario y el animal y eso ha generado muchos problemas”, indicó este especialista.

Continuó: “Con el confinamiento las mascotas se habituaron a estar en casa con todos los miembros de la familia, a salir poco a la calle, pero con la vuelta al trabajo fuera de casa y de los niños ya en sus actividades, los animales se han quedado de nuevo solos en el hogar y eso les ha generado mucha ansiedad y frustración. No son capaces de controlar la situación y lo pasan francamente mal”, comentó.

También puede leer: Covid-19: Instan a evitar contacto con mascotas

Dijo que el resultado son perros que causan destrozos en la casa, gatos que se muestran más herméticos de lo habitual o arañan en exceso, o aves que se arrancan las plumas y llegan a quedarse calvas por estrés.

Otro problema que señaló muy frecuente es que perros “que muerden mucho, por miedo la mayoría de las veces, pero también porque esa actuación les reporta beneficios: quiero esto, muerdo y mi dueño me lo da”, refirió.

Otro comportamiento que son indicadores a tener en cuenta, con más frecuencia en los gatos, es que los animales tienden a orinarse en lugares inapropiados, aunque en ese caso el especialista lo atribuye a un episodio de ansiedad, informó el medio El País de Uruguay.

Lázaro afirma que no hay razas de animales más vulnerables a padecer los trastornos de conducta: “Es cierto que algunas tienen actitudes más activas y más nerviosas y otras son más tranquilas, pero la educación que una mascota recibe en casa y el entorno tienen muchísimo peso a la hora de marcar su comportamiento”, mencionó.

Recomendó recurrir a un especialista siempre que se observe que la conducta del animal no es correcta. Aconseja consultar primero al veterinario que, si lo considera necesario, derivará el caso al etólogo, “el único capacitado para recetar terapias y tratamientos en estas patologías”.

Dejá tu comentario