24 may. 2024

La última estocada para el microcentro de Asunción

El estacionamiento tarifado que a tambor batiente gesta la administración de Óscar Nenecho Rodríguez para varias zonas de Asunción, y que tiene como eje principal al microcentro o centro histórico, será, sin lugar a dudas, la última estocada para la decadente Madre de Ciudades.

La realidad de la capital del país está muy distante a la cúspide que experimentaba allá por los años 1930-1940, época siempre recordada por historiadores, cuando una amalgama de riqueza cultural y el auge de la arquitectura hacían de Asunción una ciudad ejemplo.

La inseguridad que se registra en cada esquina del golpeado microcentro y el sobrevaluado costo inmobiliario, tienen al centro de la capital del país en terapia intensiva. A pesar de ello, el intendente colorado Óscar Rodríguez, insiste en la aplicación del estacionamiento tarifado.

Quienes defienden la necesidad de que Asunción “recupere sus calles”, que desde hace décadas están en manos de los cuidacoches, dirán que las grandes capitales del mundo tienen un ordenamiento de sus estacionamientos, con costos muy superiores a los que se proyectan aplicar en este caso. No obstante, existen grandes diferentes entre las realidades de otras capitales y la de Paraguay.

Desde hace décadas, Asunción se ha convertido en una ciudad cuya actividad nocturna es casi nula. Pasadas las 18:00, solo se alcanza a ver a un puñado de empleados de firmas privadas que esperan en las improvisadas paradas de buses, así como a algún que otro funcionario de Aseo Urbano limpiando las aceras.

El estacionamiento tarifado será un durísimo golpe para los propietarios de comercios, proveedores, visitantes ocasionales y quienes trabajan en las pocas empresas o locales que subsisten en el microcentro. Trabajar en Asunción, será muy caro para quienes llegan en auto.

En cualquier parte del mundo, es probable que el cobro por un espacio para aparcar un vehículo no sea un gran problema, ya que existen cómodos, confortables y modernos sistemas de transporte público y, tal vez, para un trabajador dejar el auto en casa, hasta resulte placentero.

Miles de ciudadanos de localidades aledañas a Asunción trabajan en la zona del microcentro. Muchos adquieren un vehículo, conscientes de que es su única oportunidad para mejorar su calidad de vida. La única opción que les queda, para no perder tres horas diarias en una odisea para llegar hasta su empleo.

La manera tan insistente con la que las actuales autoridades de la capital buscan imponer el estacionamiento tarifado en Asunción, nos permite inferir que, para algunos, este podría ser un excelente negocio.

Quizás Mario Ferreiro, ex jefe comunal que fue obligado a renunciar, no solo haya “pecado” al desplazar a los colorados del poder. Sino también, su decisión de suspender el contrato con Parxin (firma concesionaria del estacionamiento tarifado) pudo haber arruinado los planes de algún avivado, para enriquecerse a costas del sistema.

Si la actual administración de Asunción estuviera verdaderamente decidida a recuperar sus espacios, como primer paso, debería acabar con su política de dejar morir a los edificios históricos y lugares emblemáticos. Así también buscar la forma de intervenir en los exorbitantes costos del alquiler.

Ofrecer descuentos especiales para aparcar o regalar horas gratis, no será tan atractivo para los contribuyentes fugados como sí lo sería la depuración de la plantilla de funcionarios de la Comuna o la eliminación de los trámites burocráticos para cada gestión.

Para que el estacionamiento tarifado tenga un verdadero efecto positivo en Asunción, la Comuna debería poner a disposición de los ciudadanos un sistema de transporte digno y no pretender empezar a mejorarlo con lo que se recaude de los bolsillos de quienes mantienen con vida a la capital.

La Madre de Ciudades pide auxilio, y la respuesta de sus autoridades es venderla a pedazos, por hora y para algunos, con descuentos especiales.

Más contenido de esta sección
Las ventas al público en los comercios pyme de Argentina cayeron un 25,5% interanual en febrero pasado, golpeadas por la pérdida de poder adquisitivo de los consumidores a causa de la elevadísima inflación, y acumulan un declive del 27% en el primer bimestre del año, según un informe sectorial difundido este domingo.
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.