27 may. 2024

La otra casa de Asterión: En medio del íntimo laberinto de un artista

Dentro de este lugar, las puertas invitan a un encuentro con objetos. Figuras opuestas y artefactos semejantes, líneas inmóviles y trazos en movimiento, piezas que se exhiben y esconden bajo las luces y en las sombras.

Casa de Asterión RVR_3208_33932902.JPG

Vista parcial de la vivienda, ubicada en el microcentro capitalino.

Foto: Rodrigo Villamayor

Un espacio ocupado por manifestaciones del arte en sus más diversas expresiones, un fragmento de todo el universo artístico de Félix Toranzos, que habita La otra casa de Asterión.

Ubicada en Oliva 638 casi 15 de Agosto, la edificación data de 1898 y es parte de una casa mayor que tenía tres salidas a las calles anteriormente citadas y a Estrella. El primer dueño fue el español Andrés Luces, un técnico naviero que después de haber creado proyectos portuarios en Buenos Aires y Montevideo, se instaló en Asunción y utilizaba el lugar como un mirador para observar la bahía de la capital.

Fue diseñada por el arquitecto italiano Giovanni Colombo, quien es responsable de haber creado otros emblemáticos edificios como la iglesia de la Encarnación y el recientemente restaurado Hotel Palmaroga. La misma forma parte del Patrimonio Arquitectónico Cultural del Centro Histórico de Asunción.

Felix Toranzos explica los detalles de las piezas que guarda esta vivienda.

Felix Toranzos explica los detalles de las piezas que guarda esta vivienda.

Foto: Rodrigo Villamayor

Laberinto. El nombre dado al espacio se remonta a una exposición realizada en el Museo del Barro que refería al contenido del taller del artista visual Félix Toranzos. Al discutir la realización, los directivos del espacio cultural decidieron que la muestra tendría aires de laberinto. En eso, recordaron un cuento del escritor argentino Jorge Luis Borges llamado La casa de Asterión, que relata acerca de un monstruo castigado a vivir hasta el fin de sus días en un laberinto.

“Asterión es la imagen ficticia de un personaje que vive en su destino, con todas sus cosas, con todo su mundo”, explica Toranzos al referir que aquella muestra “no se trataba de la exposición de un artista, sino de cómo recrea el artista su mundo, lleno de obras de arte, de objetos que son realmente fuente de inspiración de toda su trayectoria”.

Es por eso, que para separar de aquella experiencia, decidió dar el nombre de La otra casa de Asterión a este espacio, en el que decidió instalar parte de su colección luego de haberse fascinado con el lugar y en el que una particularidad pareció indicarle que debía habitarlo.

“Cuando voy a la parte de arriba me encuentro con un detalle, un grafiti hecho por un niño que decía ‘El retrato de Félix’. Era como el destino, que yo tenía que estar o pasar en algún momento por esta casa y es así como volví a construir el mundo de Asterión desde otro punto de vista, desde otro lugar y hacía otro horizonte”, señala.

La antigua vivienda acoge numerosas piezas y objetos de valor cultural.

La antigua vivienda acoge numerosas piezas y objetos de valor cultural.

Foto: Rodrigo Villamayor

Objetos. Si bien el artista comenta que apenas al ingresar por primera vez a la casa visualizó su colección distribuida por el espacio, explica que luego pasó tres meses conviviendo con el vacío del lugar. “La venía a visitar, a convivir con el silencio, antes de empezar a colocar los objetos; se fueron llenando de a poco”, menciona.

Globos, animales, bustos, cuerpos, movimientos, expresiones, esqueletos, cajas, recipientes, frascos y muebles se conjugan entre pinturas, xilograbados, retratos y esculturas, hechos en madera, cemento, papel y vidrio, ubicados en las paredes, sobre las mesas, en los armarios, en los pasillos, a lo largo del espacio.

“Todo el tiempo llegan nuevos personajes a la colección, reliquias. Los objetos vienen solos y a veces los encuentro por el camino. Algunos son donaciones, cada objeto que está acá perteneció a alguien o a alguna cosa, tiene que tener su historia, su convivencia, sus noches y trasnoches; tuvo su vivencia aunque sea solamente materia”, menciona Félix Toranzos sobre una parte de su colección, fragmentos que hacen a su historia y que él los comparte con el público al abrir las puertas de La otra casa de Asterión.

Casa de Asterión.

Casa de Asterión.

Foto: Rodrigo Villamayor

Pinturas, esculturas, grabados y muchos otros objetos que forman parte de la vida y trayectoria del artista visual Félix Toranzos, ocupan los espacios de un lugar ubicado en pleno microcentro de Asunción.

A saber
Ubicación: Oliva 638 casi 15 de Agosto.
Visitas: De lunes a viernes, de 15:30 a 19:00, con agendamiento previo a través del (0981) 907-657.

Más contenido de esta sección
Las ventas al público en los comercios pyme de Argentina cayeron un 25,5% interanual en febrero pasado, golpeadas por la pérdida de poder adquisitivo de los consumidores a causa de la elevadísima inflación, y acumulan un declive del 27% en el primer bimestre del año, según un informe sectorial difundido este domingo.
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.