15 abr. 2024

La inseguridad se combate con estrategias y no con discursos

Mientras la delincuencia se enseñorea por todo el país, afectando a la ciudadanía, las autoridades del Gobierno no aciertan a reaccionar. No es, sin embargo, una sorpresa pues antes de asumir el cargo las autoridades ya habían perfilado algunas opciones para enfrentar el problema: populismo y medidas represivas. Esta receta, como resulta evidente, no lo resuelve. El Paraguay necesita y con urgencia que las autoridades electas comiencen a trabajar seriamente en formular las políticas públicas para enfrentar esta situación.

La situación de inseguridad que afecta en forma cotidiana a toda la población es ya insostenible. Uno de los últimos casos afectó a un joven que fue herido de bala cuando huía de dos motochorros. La víctima permanece en estado delicado tras haber sido sometido a una cirugía de ocho horas, y como dijo su desconsolada madre: “¿Cómo podemos vivir así, yo como madre digo, mi hijo cómo va a salir ahora a trabajar, con ese miedo no va a poder salir, él tiene que estudiar, sale de la facultad a las 11:00 de la noche, hasta en eso le perjudica muchísimo de la nada”.

Los casos de delincuencia se suceden sin pausa y acaparan los titulares de los medios. Delincuentes asaltan una frutería en Pedro Juan Caballero; asaltantes encapuchados y portando pistolas asaltan una estación de servicio en Minga Guazú; en Asunción, tres delincuentes asaltan con armas de fuego; y las denuncias de asaltos callejeros por la acción de los motochorros son interminables.

De esta manera, mientras los paraguayos y paraguayas soportan impotentes esta situación, las autoridades del Gobierno no parecen tener planes o estrategias para enfrentar el delicado momento que vivimos.

El ministro del Interior, Enrique Riera, mantiene sus planes meramente de control y represivos. En este sentido, manifestó que se sigue aguardando por el egreso de más personal policial para cumplir con las tareas de prevención, y agregó que antes de marzo del próximo año habrá 1.800 agentes del Grupo Lince, con 900 motocicletas, recorriendo las calles.

Hay problemas estructurales, sin embargo, que las autoridades deben tomar en consideración. Una encuesta del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) mostró como resultados que, quiénes protagonizan los delitos registrados en Asunción y Central, son niños y jóvenes. Nueve de cada diez hechos de violencia son cometidos por jóvenes menores de 25 años.

Otro dato más reciente de la Policía Nacional indica que en Asunción hay 24.000 jóvenes consumidores, de los cuales 20.000 tienen menos de 25 años. Muchos de estos son quienes protagonizan los hechos de violencia urbana cuando requieren una dosis.

Este es un problema que sin lugar a dudas no se resolverá con represión o barreras en las calles, pues es bien sabido que nuestro país no solo no cuenta con centros de atención para personas adictas sino que fundamentalmente no tiene políticas públicas de salud para la atención de estas cuestiones.

Las respuestas del Estado deben ser formuladas en forma de planes y estrategias.

Las autoridades electas y los funcionarios públicos deberían tener una visión amplia de la situación que se vive a nivel país. Ellos deben gobernar con datos, y a partir de esta información encontrar las respuestas.

Solamente con más linces y policías armados patrullando las calles no se podrán resolver los agudos problemas sociales que afectan a la mayoría de la población. La realidad es que no se trata solamente de la falta de empleo digno, o acceso a la salud y la educación, se trata en general de la falta de oportunidades para los niños y los jóvenes de este país.

Según el Atlas de la Violencia e Inseguridad, más de la mitad de la población ha sido víctima de la delincuencia criminal y solo cuatro de cada diez afectados deciden denunciar el hecho, porque no confían en las instituciones: ni en la Policía, ni en la Fiscalía, ni en el Poder Judicial, porque consideran que todas están afectadas por la corrupción, y por eso no cumplen su función. Esta debería ser otra de las prioridades: recuperar la confianza y la credibilidad.

Más contenido de esta sección
Hace unos días, fue intervenida una estancia en Fuerte Olimpo, Alto Paraguay, y en el lugar fueron detenidas diez personas de cuyo poder incautaron fusiles AR47 y una avioneta Cessna, además descubrieron una pista clandestina que habría pertenecido a la estructura liderada por el supuesto narcotraficante uruguayo Sebastián Marset y al presunto líder de tráfico de drogas, Miguel Ángel Insfrán, alias Tío Rico. Resulta insostenible la falta de control del espacio aéreo nacional, ante la impasividad o complicidad de las autoridades.
Aproximadamente, unos 1.300.000 niños y adolescentes paraguayos retornaron a clases en los establecimientos educativos públicos hace unos días, y el escenario que hallaron muchos de ellos ha sido el de una infraestructura deficiente y precariedades. A pesar de que la Constitución Nacional consagra el derecho a la educación, frente a la realidad a la que asistimos, parecen apenas palabras vacías de significado debido a la ceguera de nuestros líderes políticos para anteponer los intereses de la mayoría y apostar por el presente y el futuro del país.
El acceso de los niños a alimentos adecuados y saludables es esencial para garantizar su bienestar físico, intelectual y social. Los programas de alimentación escolar han formado parte de la política educativa desde hace más de un siglo y permanecen en la actualidad, independientemente del nivel de desarrollo de los países y de los ingresos de los hogares. Pero en todos los países el programa se ha planteado de manera integral y tiene alto consenso social. Paraguay no puede ser una excepción. Los cambios planteados solo generaron conflictividad, a la vez de que no garantizarán mejoras sustanciales.
Los agricultores familiares producen la mayor parte de los alimentos frescos y sanos, diversificados y culturalmente apropiados. Generan oportunidades de empleo agrícola y no agrícola, y ayudan a las economías rurales a crecer. La agricultura familiar preserva y restaura la biodiversidad y los ecosistemas, y utiliza métodos de producción que pueden ayudar a reducir o evitar los riesgos del cambio climático. La agricultura familiar es fundamental para mantener la capacidad adquisitiva de los ingresos de todas las familias y para reducir la pobreza en el sector rural. Dejarla en el abandono es poner un obstáculo al crecimiento sostenible, al bienestar de los hogares y al desarrollo del país.
La violencia contra las mujeres es una preocupante realidad en el Paraguay. En este Día de la Mujer Paraguaya debemos recordar los datos de las instituciones que señalan que, pese a las leyes, los casos de violencia en el hogar y los casos de feminicidio no disminuyen. Estamos lejos de ser una sociedad que respeta y valora las capacidades de las mujeres; prueba de ello es el aumento en el último año de la violencia política. Este es un indicador del largo camino que nos falta andar para ser una sociedad verdaderamente democrática.
Las reguladas del servicio del transporte público forman parte ya de la realidad cotidiana para los pobladores de la capital, su área metropolitana y el Departamento Central. El mal servicio, no obstante, afecta a todas las ciudades y localidades del Paraguay. Este, además de la salud pública, es el servicio más ineficiente que debe padecer la ciudadanía. Las humillaciones que a diario soportan los usuarios son inaceptables. Un transporte público seguro y cómodo es un derecho que tienen los paraguayos y significa calidad de vida.