02 mar. 2024

La independencia climática

El Paraguay necesita una nueva ola de independencia, del tutelaje peajero argentino y de la mafia infiltrada del Brasil. Pero hay otro vasallaje a superar. Es la independencia en sus exportaciones de productos primarios dependientes del clima.

exportaciones del paraguay en miles de dolares.png

El sector primario es el 11% del PIB, pero representa el 67 % del total de ingresos de divisas por exportaciones. Las ventas al exterior en valores monetarios se mantienen estables en alrededor de 9,1 mil millones de dólares desde hace 10 años, a pesar de que los rindes en productividad agrícola se hayan incrementado. El PIB no creció más del 2% en promedio en los últimos cuatro años. El modelo primitivista enlentece el crecimiento del producto. Ya no es el motor que empuje a toda la máquina. En todo caso, es un motor desinflado, un modelo agotado.

Primitivismo productivo. El propósito de este comentario apunta a detallar cómo funciona el primitivismo productivo que moviliza recursos por debajo del pleno empleo, extrayendo riqueza exclusivamente de la tierra sin avanzar hacia modelos más elevados y complejos de producción como la industria y los servicios. Menos aún, hacia la generación de riqueza de la inteligencia humana, de la economía del conocimiento. El país no está equipado para eso.

El sector primario del Paraguay es la palanca sobre la cual descansa, a mi modo de ver en forma exagerada, la productividad del aparato creador de riqueza. Todo depende de la lluvia, la tierra y el sol, que vendemos afuera en envases de granos y bifes de chorizo.

El dólar. El equilibrio cambiario, el valor estable del dólar es una de las principales medidas de la productividad de un país. El tipo de cambio depende básicamente de la cantidad de divisas ingresadas por las ventas al exterior. Vamos bien, pero estancados. Repitiendo, de acuerdo con estudios propios hechos a base del informe estadístico del BCP, los productos primarios en estado natural y manufacturas de origen agropecuario representan el 11% del PIB en el Paraguay y son responsables del 67% del total de divisas por exportaciones que ingresan a cada año.

Esto significa una elevada vulnerabilidad. El valor y la composición de las exportaciones en el siglo XXI han venido cambiando. En cuanto a variación de valores exportados se puede observar que el promedio anual creció 46% en el gobierno de NDF versus el anterior. Exportaciones primarias en estado natural crecieron en media 95%. Luego, en el gobierno de Lugo versus NDF, el crecimiento fue del 97% en promedios anuales exportados. Los productos primarios en estado natural se incrementaron en 162%. Caso excepcional. Comparando los promedios de exportaciones anuales de HC vs. Lugo el crecimiento fue del 35%, desacelerado. Los productos primarios en estado natural subieron 24%. Por último, el freno, comparando las medias anuales de exportaciones de MAB vs. HC la suba es de apenas 3%. Incremento de solo 5% en productos naturales. No olvidar la sequía del 2022 que disminuye la cosecha de granos en más del 60% y las exportaciones en dólares en -25%.

Estructura. En cuanto a la estructura de las exportaciones, la industria pasó del 4% del total vendido al exterior a fines del siglo pasado al 13% en el 2022. Algo todavía intrascendente para fortalecer la productividad externa atrayendo más dólares independientes del clima. Y la energía que era el 56% en los años 90 del siglo XX es hoy el 17% de lo exportado en el 2022.

La hidroenergía era alrededor del 50% de las exportaciones a inicios del siglo XXI, pero en el 2022 se redujo al 17%. No obstante, considerando las variaciones, en valores monetarios igual creció 36% en los promedios vendidos considerando a Lugo vs. Nicanor gracias al acuerdo Lula-Lugo que multiplicó por tres las compensaciones de energía, luego sube 4% comparando a HC versus Lugo y cae -17% MAB x HC.

El sector primario que incluía productos en estado natural y manufactura básica de bienes agropecuarios era en los años 90 del siglo pasado solo el 40% del total de las exportaciones. No olvidemos de que hoy es el 67%. La hidroenergía, repito era el 56 % y la industria solo 4% con casi nulo valor agregado.

Ventas. El promedio de ventas al exterior era de 2,1 mil millones de dólares año, por lo menos desde 1994 a 1999; luego, crecieron en USD promedio año alcanzando los 3,3 mil millones en el gobierno de NDF, 2003 al 2007; avanzando a 6,6 mil millones de dólares año, el doble sobre el periodo anterior en el gobierno de Lugo-Franco, 2008 a 2012 y sube a 8,9 mil millones de dólares año en el gobierno de HC, para permanecer casi invariable, repetimos, en un promedio de 9,1 mil millones de dólares desde el 2013 al 2022.

Conclusión. Paul Krugman dijo que, considerando el largo plazo, la productividad no es todo, pero es casi todo. El Paraguay es un país altamente vulnerable por su enorme dependencia de la naturaleza, con recursos humanos sin educación ni salud para avanzar hacia el desarrollo. Es una nación keynesiana. No en el sentido de las políticas públicas. Lo digo en el sentido de la famosa frase del economista británico sobre el largo plazo, esperando el equilibrio cuando ya no estaremos vivos sobre la tierra. El primitivismo productivo y el capitalismo de secuaces tienen consecuencias. Según el censo del INE la emigración achicó la población y según el Banco Mundial diez son los años de vida perdidos en media por la mala calidad de vida de los paraguayos. De seguir así llegaremos al equilibrio estable. Pero estaremos todos muertos. Saludos de John Maynard Keynes.

Más contenido de esta sección
No se admitirá a homosexuales. Tampoco chicos con aritos ni tatuajes. No se admitirá a jóvenes que solo hablen guaraní o aquellos que visten todo de negro, se pinten el pelo o usen ropa oversize. No se admitirá nenes que usen camiseta rosa o niñas que lleven el pelo corto como varones o usen piercing o cualquier otra “cosa rara” que pueda incidir en el resto del grupo.
Se reactiva un nuevo ciclo escolar, con los mismos arquetipos negativos anuales, toda vez que observamos los datos de aulas en mal estado, infraestructura en general muy deteriorada, falta de inversión edilicia, poca actualización e instrucción del plantel docente, y marco referencial de tire y afloje en torno a la merienda escolar, banalizados en discusiones político-partidarias, especialmente en el Parlamento.