28 feb. 2024

La economía se recupera, pero a un alto precio

banco central del paraguay bcp

Fachada del Banco Central del Paraguay (BCP).

Foto: Archivo UH.

El Banco Central del Paraguay dio a conocer la semana pasada los últimos datos sobre el comportamiento de la economía hasta el segundo trimestre del año. Llamó la atención la fuerte recuperación que se dio entre abril y junio del presente año, donde el producto interno bruto registró un aumento del 14,5%.

La cifra resulta más que alentadora atendiendo que entre enero y marzo el PIB había registrado un crecimiento de solo el 0,6%.

El fuerte repunte en el segundo trimestre permitió acumular en los primeros seis meses un crecimiento del 7%. Este porcentaje resulta más tranquilizador para las autoridades económicas, pues permite estimar que se cumplirá con la meta de crecimiento en torno al 4,5%.

Los sectores que impulsaron el crecimiento de la economía son construcción, servicios y las manufacturas.

Con respecto al tercer trimestre del año, aún no se tienen datos oficiales, pero se estima que el comportamiento de la actividad económica mantuvo su ritmo, atendiendo el levantamiento de las restricciones por la cuarentena. Esto permitió la normalización de las actividades económicas en un alto porcentaje.

Ya prácticamente estamos entrando en el último trimestre del año y si la situación de la fuerte bajante del río Paraguay y Paraná no afecta de manera significativa el desarrollo de la economía es posible pensar que el 2021 cerrará con un buen desempeño económico y quizás los resultados que obtenga Paraguay sean entre los más destacados de la región.

Lo que sí está preocupando a los analistas económicos es el rápido repunte de la inflación en los últimos tres meses. Hasta el momento la tasa de IPC acumulado es del 3,6%, mientras que en los últimos doce meses la variación es del 5,6%.

Este último dato llama la atención de los analistas, pues de mantenerse la tendencia es de esperar que la inflación al cierre del año supere ampliamente la meta del 4%.

Algunas consultoras incluso arriesgaron a estimar que la inflación estaría cerrando el 2021 cercano al 6%.

Ante esta situación, el BCP está realizando una revisión de las estimaciones iniciales y es probable que se ajuste al alza.

Los precios de los productos de la canasta básica familiar son los que mayor aumento registraron en los últimos tres meses, según se puede ver en el monitoreo que realiza la Sedeco.

Los consumidores están alzando sus voces de reclamos por el incremento sostenido de los cortes de carnes, así como de panificados. No quedan atrás las frutas y verduras.

Según las respuestas dadas por productores, todo tiene su explicación. El precio de la carne sube debido a la poca oferta de ganado en condiciones para la faena. Además, hubo fuertes sobrecostos en la alimentación del hato debido a las heladas, y ahora la sequía que afecta a un amplio sector del territorio nacional.

Una situación similar ocurre con las frutas y hortalizas. Los productores tuvieron que extremar esfuerzos para enfrentar las heladas y ahora también la falta de lluvias. Todos estos factores encarecen la producción.

Tanto los productores como los supermercadistas esperan que los precios se vayan estabilizando con el correr de las semanas, a medida que se normalice la oferta de productos.

Todos aplaudimos el mejor comportamiento de la economía, lo que sí resulta preocupante es el precio que tienen que pagar los consumidores para acompañar el ritmo de crecimiento y la mayor demanda de productos.

Las autoridades del BCP están tomando medidas que ayuden a frenar el avance de los precios de los productos, como la medida asumida en el aumento de las tasas de política monetaria, solo que este antídoto tarda en surgir efecto y, mientras tanto, el consumidor se verá obligado a financiar el repunte de la economía.

Más contenido de esta sección
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.
A poco más de dos semanas del inicio de las clases en las instituciones educativas oficiales, nos encontramos frente a un desolador y conocido panorama: el abandono de las escuelas públicas. En un rápido recorrido de UH por algunos establecimientos se comprueban pisos hundidos, techos con goteras, letrinas en vez de baños, sin acceso a energía eléctrica o agua potable. Ese es precisamente el estado de la educación pública en el Paraguay, un país desigual que les niega las mínimas oportunidades a sus niños y jóvenes.