Mundo

La "Doctrina Trump" o un nuevo enfoque de EEUU hacia el mundo

Con sus insultos a los aliados, su debilidad por los gobernantes autocráticos y su desprecio por los acuerdos internacionales, el presidente Donald Trump sacudió la política exterior de Estados Unidos durante cuatro caóticos años.

¿Pero existe una "Doctrina Trump" sobre la cual los votantes de la primera potencia mundial se pronunciarán el 3 de noviembre, cuando decidan si reeligen a Trump u optan por el demócrata Joe Biden?

Trump adoptó el lema "Estados Unidos primero", reflejando sus promesas de campaña en 2016 de frenar la inmigración, confrontar a una China en ascenso, renegociar acuerdos comerciales que veía perjudiciales para los trabajadores estadounidenses y terminar "guerras interminables".

Y eso se vio en su política exterior: limitó la llegada de migrantes, la mayoría centroamericanos, chocó fuertemente con Pekín, renegoció el tratado de libre comercio con México y Canadá, ahora T-MEC, y no se involucró en ningún conflicto nuevo, incluso prometió acelerar la retirada de tropas de Afganistán.

"Creo que hay una especie de 'Doctrina Trump', aunque obviamente no se ajusta en absoluto al patrón habitual de Washington", opinó Colin Dueck, académico de la American Enterprise Institute.

El magnate inmobiliario de 74 años, que suele ufanarse de su capacidad de negociación, también ha mostrado no tener pelos en la lengua para la confrontación, ni falta de voluntad para el diálogo.

Se burló de la "estupidez" del francés Emmanuel Macron, llamó al canadiense Justin Trudeau "deshonesto" y mostró su desdén por la alemana Angela Merkel. En contraste, elogió su "química" con el norcoreano Kim Jong Un y sorprendió por su ánimo conciliador con el ruso Vladimir Putin.

"Está abierto a negociar con casi cualquier persona que no sea el grupo Estado Islámico", dijo Dueck sobre Trump.

Según el experto, el mandatario revivió de alguna manera el enfoque de política exterior de los líderes republicanos de hace un siglo.

"Estados Unidos como un actor independiente, ajeno a los compromisos multilaterales, y simplemente mirando al mundo desde el punto de vista de si sirve o no a sus intereses, fue una corriente dominante de la política exterior estadounidense durante generaciones antes de la Segunda Guerra Mundial", recordó.

Logros y portazos

Trump, aventajado por Biden en las encuestas, se anotó últimamente algunas victorias en el campo internacional.

Bajo su patrocinio, Emiratos Árabes Unidos y Baréin normalizaron sus relaciones con Israel, un acierto para el Estado judío que es su gran aliado, y una oportunidad para tener el respaldo en la urnas de los cristianos evangélicos estadounidenses pro-Israel.

Además, el Gobierno de Afganistán y los talibanes han iniciado conversaciones de paz. Y Washington ha logrado persuadir a más naciones para que rechacen a China cuando adopten internet de quinta generación.

Pero las relaciones han tocado fondo con los europeos, que resienten el estilo grosero de Trump y su desprecio por la diplomacia.

El inquilino de la Casa Blanca abandonó el Acuerdo de París sobre el clima, el pacto sobre la energía nuclear iraní, el tratado de libre comercio transpacífico y, en medio de una pandemia, la Organización Mundial de la Salud.

Línea dura con Maduro y Ortega

Trump "merece crédito" por sellar el T-MEC y por lanzar América Crece, un esfuerzo por fortalecer la cooperación económica con la región y "una excepción a una agenda por lo demás negativa", dijo a AFP Michael Shifter, presidente del Diálogo Interamericano con sede en Washington.

En Latinoamérica, Shifter destacó la postura de línea dura de Trump hacia los mandatarios de Venezuela, Nicolás Maduro, y de Nicaragua, Daniel Ortega, y hacia el Gobierno castrista de Cuba, "en contraste con su acercamiento a hombres fuertes en otras partes del mundo".

Pero dijo que lo hizo por una simple razón: "la política de Florida y su búsqueda de la reelección".

Cada presidente estadounidense tiene hasta cierto punto una agenda política personal, "pero nunca" como Trump lo ha hecho.

"En la medida en que exista una 'Doctrina Trump', eso significa hacer lo que sea mejor para él", afirmó.

Incertidumbre

Según una encuesta de Pew, la opinión sobre Estados Unidos en otras naciones ricas se desplomó a mínimos históricos debido a las dudas sobre el liderazgo de Trump, especialmente por su gestión de la pandemia de Covid-19, que ha golpeado a Estados Unidos más fuertemente que a cualquier otro país en el mundo.

Thomas Wright, investigador de la Brookings Institution, sostuvo que Trump tiene pocos logros reales y que su política exterior ha estado en gran parte "coqueteando con la catástrofe".

Los árabes del Golfo se han estado acercando a Israel desde hace una década, mientras que el endurecimiento del enfoque sobre China es parte de un consenso bipartidista en Washington, dijo.

Por otro lado, Trump planteó por primera vez interrogantes sobre los compromisos de Estados Unidos con la alianza de la OTAN, insistiendo en que no quiere gastar más dinero en socios incapaces de defenderse solos.

"Creo que hay una incertidumbre sobre el papel de Estados Unidos en el mundo que no existía antes", dijo Wright.

"Con la combinación de Trump y el Covid-19, realmente no sabemos si alguna vez volveremos a una economía global más abierta".

Fuente: AFP

Dejá tu comentario