23 may. 2024

La corrupción en Paraguay, un mal alentado por la impunidad

Un ex funcionario del Ministerio de Hacienda viene eludiendo a la Justicia desde hace 21 años. En una de sus causas, fue denunciado en el 2002, por el entonces ministro Óscar Stark, por haber desviado a su cuenta personal más de G. 1.724 millones de los fondos del Banco Mundial. Se trata de otro caso de impunidad a un hecho de corrupción pública como resultado de maniobras y chicanas judiciales. Estos hechos solamente consiguen socavar, más aún los cimientos del sistema democrático.

Por más de dos décadas estuvo prófugo de la justicia sin que la Policía Nacional lograra detenerlo y sin que tampoco la Justicia hiciera su trabajo.

En una de sus causas, un ex funcionario del Ministerio de Hacienda fue denunciado por haber desviado a su cuenta personal más de G. 1.724 millones de los fondos del Banco Mundial. A finales de mayo de ese año 2002 fue imputado, pero se fugó y declarado rebelde y con orden de captura. La Policía no logró detenerlo.

Pasaron doce años cuando a fines de agosto de 2014, mientras el ex funcionario paseaba en un lujoso automóvil, en Azara casi Estados Unidos, en pleno centro de la capital fue detenido por los agentes de la División de Crimen Organizado de la Policía Nacional. Ahí, por fin, fue puesto a cargo de la Justicia. Poco después, le notificaron de la imputación del año 2002, por el desvío a sus cuentas de G. 1.724.274.480 del dinero público.

Lo siguiente fue que solicitó primero la prescripción de su causa, lo que fue admitido por el entonces juez Hugo Sosa Pasmor, pero que fue revocado por el Tribunal de Apelación en lo Penal y el proceso continuó. Por varios años siguió el proceso con pedidos de prescripción, y luego extinción de la acción penal por los años que pasaron de los hechos investigados que datan del 2000. Fue condenado a cuatro años de cárcel en el 2020 casi 20 años después. El ex funcionario tiene inhibición general de gravar y vender bienes y ahora apela el comiso dictado por los jueces. Y tras 23 años todavía no concluye el proceso.

Mientras cientos de paraguayos y paraguayas deben aguardar por décadas la resolución de sus casos, llamativamente las causas que involucran a “presuntos” delincuentes y funcionarios deshonestos se extinguen gracias a las chicanas que tienen precisamente ese objetivo: Dilatar y que no se haga justicia.

Lamentablemente los procesos se acumulan y sobran los ejemplos en los que los ciudadanos son víctimas de la mora judicial. Se puntualizar el caso de una ciudadana que aguardó durante 17 años que le levantaran una hipoteca, pese a haber ya cancelado su obligación. O el que tiene de protagonista a la misma Corte Suprema de Justicia que tuvo que esperar 16 años para rechazar una acción de inconstitucionalidad planteada.

Otros casos de mora por lo general benefician directamente a delincuentes. Es el caso de cinco acusados por presunto narcotráfico arrestados en un operativo con dos camiones refrigerados que contenían 980 kilos de marihuana prensada. Entre chicanas y otros procedimientos el caso se extinguió.

La otra cara de la realidad, al mismo tiempo nos muestra una preocupante situación. Según un informe del Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura, de toda la población penitenciaria el 68% se encontraba con prisión preventiva y apenas el 32% tiene una condena.

Esto es mucho más y peor aún que solo la negligencia e inoperancia. Se trata de maniobras que impiden que obtenga justicia y, además que los daños son considerables. Tal como lo expresaba un grupo de la sociedad civil cuando llamó la atención sobre la falta de una política institucional para erradicar la impunidad. Mencionaban los activistas casos en los que apeligran quedar sin justicia y que involucran procesos a ex ministros, ex titulares de entes, ex magistrados, ex intendentes y hasta parlamentarios. De acuerdo con algunos cálculos, la impunidad costaría más de 9 billones de guaraníes a las arcas del Estado.

Merecemos como país tener una justicia independiente y que ya no sea cómplice de la impunidad, pues la impunidad como sabemos socava los cimientos del sistema democrático.

Más contenido de esta sección
Mientras el ex diputado colorado Juan Carlos Ozorio opera para obtener una medida sustitutiva a la prisión, la Cooperativa San Cristóbal, de la que fue presidente, siente las devastadoras consecuencias de haber sido una entidad a través de la cual, presuntamente, se puso en circulación el dinero proveniente del tráfico ilegal de drogas. Perdió la confianza y a miles de socios. Es un ejemplo de lo que les sucede a las instituciones cuando falta fiscalización. Si no mejoran los controles, este caso se volverá a repetir, con los mismos funestos resultados.
El hecho de que la mayoría oficialista del senado haya retrocedido en la barbaridad cometida cuando devolvió fueros a senadores previamente desaforados que están siendo investigados por la Fiscalía, puede verse como que enmendaron un error. Sin embargo, una acción que significó el atropello a la Constitución Nacional no debe quedar impune. Los 23 senadores que votaron por devolverle los fueros a Erico Galeano, Hernán Rivas y Rafael Filizzola, deben ser investigados, pues en un estado de derecho nadie está por encima de la ley.
Hace unos días, fue intervenida una estancia en Fuerte Olimpo, Alto Paraguay, y en el lugar fueron detenidas diez personas de cuyo poder incautaron fusiles AR47 y una avioneta Cessna, además descubrieron una pista clandestina que habría pertenecido a la estructura liderada por el supuesto narcotraficante uruguayo Sebastián Marset y al presunto líder de tráfico de drogas, Miguel Ángel Insfrán, alias Tío Rico. Resulta insostenible la falta de control del espacio aéreo nacional, ante la impasividad o complicidad de las autoridades.
Aproximadamente, unos 1.300.000 niños y adolescentes paraguayos retornaron a clases en los establecimientos educativos públicos hace unos días, y el escenario que hallaron muchos de ellos ha sido el de una infraestructura deficiente y precariedades. A pesar de que la Constitución Nacional consagra el derecho a la educación, frente a la realidad a la que asistimos, parecen apenas palabras vacías de significado debido a la ceguera de nuestros líderes políticos para anteponer los intereses de la mayoría y apostar por el presente y el futuro del país.
El acceso de los niños a alimentos adecuados y saludables es esencial para garantizar su bienestar físico, intelectual y social. Los programas de alimentación escolar han formado parte de la política educativa desde hace más de un siglo y permanecen en la actualidad, independientemente del nivel de desarrollo de los países y de los ingresos de los hogares. Pero en todos los países el programa se ha planteado de manera integral y tiene alto consenso social. Paraguay no puede ser una excepción. Los cambios planteados solo generaron conflictividad, a la vez de que no garantizarán mejoras sustanciales.
Los agricultores familiares producen la mayor parte de los alimentos frescos y sanos, diversificados y culturalmente apropiados. Generan oportunidades de empleo agrícola y no agrícola, y ayudan a las economías rurales a crecer. La agricultura familiar preserva y restaura la biodiversidad y los ecosistemas, y utiliza métodos de producción que pueden ayudar a reducir o evitar los riesgos del cambio climático. La agricultura familiar es fundamental para mantener la capacidad adquisitiva de los ingresos de todas las familias y para reducir la pobreza en el sector rural. Dejarla en el abandono es poner un obstáculo al crecimiento sostenible, al bienestar de los hogares y al desarrollo del país.