30 may. 2024

Jóvenes muestran la necesidad de cambios estructurales

Durante la semana que acaba, estudiantes de educación media y universitaria nos mostraron con excepcional claridad los graves problemas por los que atraviesan cuando el objetivo es estudiar. El capital humano es el principal recurso para el desarrollo con que cuenta un país que está en la fase de bono demográfico; sin embargo, Paraguay está discutiendo como distribuir fondos minúsculos sin proponer una alternativa de mejora sustancial. El gobierno debe escuchar las demandas y no solo acordar sobre estas, puesto que debe ofrecer mucho más.

Varios grupos de jóvenes secundarios manifestaron su malestar por las pésimas condiciones para estudiar. Esta situación se repite cada año, sobre todo, al inicio del periodo escolar o en algún momento del año en que ocurre un evento como la caída de un techo, la llegada incompleta de útiles y libros, la tardanza del boleto estudiantil, entre otros.

Esos problemas, en lugar de solucionarse, persisten y son cada vez más graves.

El actual conflicto entre jóvenes que defienden el Arancel Cero y los cambios que pretende el gobierno en el financiamiento de su plan Hambre Cero es una muestra de la reticencia de nuestros gobiernos por aspirar a un nivel de desarrollo que al menos ubique a nuestro país en el promedio regional. En cualquier índice de desarrollo, Paraguay se ubica entre los 7 países de menor nivel junto con los países centroamericanos.

La audiencia pública que duró alrededor de 5 horas se centró en un humillante debate para el país en el que se discutían temas relacionados con el financiamiento de la alimentación infantil, la educación superior, la investigación y el desarrollo y el rol de las embajadas con montos que variaban entre 8 y 35 millones de dólares.

¿A qué desarrollo podemos aspirar si discutimos por invertir en becas universitarias o en reducción del hambre en la infancia 35 millones de dólares o si cerramos embajadas que ofrecen los productos emblemáticos exportables por la falta de 8 millones de dólares?

Estas señales son la evidencia de que debemos cambiar nuestra visión sobre los resultados económicos centrados en la estabilidad macroeconómica y el crecimiento del PIB y avanzar en una discusión sobre una profunda transformación social y económica que genere oportunidades para toda la población.

Todavía estamos a tiempo de aprovechar el bono demográfico, las ventajas de la producción de energía renovable, la existencia de tierras productivas y agua.

Si bien estamos ante una crisis múltiple a nivel global y nacional –económica, sanitaria, climática, cuidado–, no debemos reducir nuestras aspiraciones: Lograr que el crecimiento se traduzca en mayores oportunidades para las personas y familias y financiar los servicios públicos que se requieren para impulsar el bienestar, la paz social y la productividad sistémica.

Para lograr estos objetivos contamos con los recursos iniciales, lo que se requiere es tener claridad de metas y direccionar el esfuerzo de coordinación e integración.

La ausencia de un interés real en una gestión eficiente y de calidad es el obstáculo. Por lo tanto, empecemos a dialogar sobre los cambios que requiere el crecimiento económico en aquellos aspectos en los que hay acuerdos y necesitemos impulsar reformas que no implican conflictos, sino solo compromiso gubernamental.

El modelo de crecimiento actual está agotado y nos enfrentamos ante un escenario de retrocesos de los avances logrados en el bienestar, muchos de ellos magros y débiles. No podemos permitirnos pasos atrás. Hay responsables en el gobierno que deben empezar a plantear a la ciudadanía nuevas trayectorias económicas.

La juventud nos mostró esta semana que no quiere retroceder en los pequeños avances logrados en los últimos años. La sociedad está de acuerdo debido a que las señales de apoyo son claras. El Gobierno debe ser capaz de crear un espacio de negociación en el que su oferta vaya más allá de cambios de fuentes de financiamiento.

La juventud y la economía necesitan mucho más que la oferta pública actual.

Más contenido de esta sección
Durante las últimas semanas hemos recibido un verdadero tsunami de información respecto a la infiltración del poder del narcotráfico en las instituciones del Estado. A estas alturas ya no caben dudas respecto al peligro que corren el Estado de derecho y la democracia ante el embate del crimen organizado. Combatir estos poderes que son una amenaza no será tarea fácil para ello necesitamos el concurso de autoridades y funcionarios honestos y comprometidos. Están en riesgo soberanía y territorio, pero también nuestra calidad de vida.
Un incidente ocurrido en el Hospital de Barrio Obrero puso en el eje del debate la necesidad de implementar el uso de cámaras corporales por la Policía Nacional. Y, aunque el ministro del Interior, Enrique Riera, confirma que está planificada la adquisición y el uso de cámaras filmadoras en el personal policial, se debe insistir en la necesidad de asegurar la implementación. Las autoridades deben entender que la opción de grabar los operativos que realizan cotidianamente los efectivos va a colaborar a transparentar la labor.
Un proyecto que buscaba modificar el Código Penal para evitar que los casos de corrupción prescriban en la Justicia fue rechazado por los diputados y enviado al archivo. Se buscaba endurecer las penas, ampliar el universo de tipos penales, extender plazos para la prescripción y endurecer criterios de medición de la pena para delitos de corrupción pública y privada, con énfasis en la corrupción cometida por funcionarios públicos. El rechazo de esta propuesta parece una verdadera declaración de intenciones.
El trabajo es la fuente de ingresos más importante para las personas. Es además, el camino para acceder a seguridad social y con ello tener servicios de salud y una jubilación. Es un mecanismo de inclusión y cohesión social, de desarrollo personal y de lucha contra la pobreza y las desigualdades. Los recientes datos de empleo del Instituto Nacional de Estadística nos recuerdan la necesidad de que el Estado implemente políticas públicas para garantizar bienestar, una inclusión económica de calidad y la reducción de las brechas existentes.
El crecimiento económico paraguayo se caracterizó históricamente por su volatilidad. Esto se debe a su alta dependencia de factores exógenos; por lo tanto, es difícil y costoso implementar políticas para suavizar el movimiento del ciclo económico. Además, de la volatilidad se agrega la necesidad de un alto crecimiento con efectos multiplicadores en la pobreza. Se necesitan transformaciones estructurales, Paraguay requiere cambiar los motores del crecimiento y ello conlleva políticas transformadoras.
Asunción es víctima de una administración municipal ausente y sin un proyecto; al menos, no uno que esté dirigido a resolver las demandas ciudadanas. La Comuna mantiene una superpoblación de funcionarios que cuestan al contribuyente el equivalente a diez desagües pluviales, de los que, por cierto, la ciudad carece. La ciudad luce abandonada y la calidad de los servicios se ve resentida. A la falta de gestión se suma la falta de transparencia, el intendente debe responder sobre una denuncia de un faltante de G. 500.000 millones.