17 abr. 2024

IPS debe volver a estar al servicio de los trabajadores

Creado hace 81 años, el Instituto de Previsión Social tiene como finalidad brindar asistencia a sus asegurados en caso de enfermedad, accidentes de trabajo y enfermedades profesionales y proporcionar una jubilación o una pensión al trabajador titular. Es una institución fundamental para el trabajador, y ha quedado demostrado que es imprescindible, a pesar inclusive de la corrupción y la mala gestión que consume sus recursos. Urge recuperar IPS para la mejor asistencia y asegurar a miles de paraguayos una digna jubilación.

Con motivo del aniversario 81 del Instituto de Previsión Social (IPS), hubo celebraciones en la institución y evaluaciones bastante críticas por parte de los asegurados. En ambos casos, se escucharon argumentos muy conocidos.

Por parte de los administradores actuales, en este caso el presidente del IPS, doctor Jorge Brítez, el discurso fue el habitual: que no es fácil revertir la situación en la que dejaron la previsional las anteriores autoridades. Y, en cuanto a los asegurados también, cuando mencionan los cientos de falencias que les afectan a la hora de recibir asistencia en salud. Hay, sin embargo, entre ambas situaciones una diferencia: el presidente de la entidad es un empleado nombrado por el Poder Ejecutivo, mientras que los asegurados son quienes aportan los recursos, junto con la patronal.

Creado por decreto el 18 de febrero de 1943, por el presidente Higinio Morínigo, IPS tiene la finalidad de brindar un conjunto de servicios en casos de enfermedad, accidentes de trabajo y enfermedades profesionales; al mismo tiempo, al trabajador titular le otorga una jubilación o una pensión.

Mucho ha cambiado en el país en estos últimos 81 años, de eso no hay dudas. Hoy, incluso con los miles de falencias del IPS, sigue siendo la única alternativa que tienen trabajadores y trabajadoras para recibir asistencia en la enfermedad y particularmente cuando se trata de enfermedades que requieren largos y costosos tratamientos. Esto incluye, por supuesto, la posibilidad de consultar con los mejores especialistas, recibir medicamentos y los necesarios tratamientos.

Por esta razón, es hora de que las autoridades admitan la situación complicada en la que se encuentra el Instituto y resuelvan las carencias que afectan a diario a los miles que llegan a diario a buscar asistencia. Porque es inadmisible que los sacrificados aportantes solamente encuentren obstáculos y barreras en el momento de mayor necesidad, que es cuando están enfermos.

Las autoridades deben ser más operativas y resolutivas y, sobre todo, escuchar los reclamos más frecuentes: problemas con el agendamiento de citas médicas, largos periodos de espera para las consultas especializadas y escasez de medicamentos e insumos. Como respuesta a estos reclamos es intolerable que los administradores sigan repitiendo la misma excusa de la mala gestión de la anterior administración.

No existen dudas de que el IPS ha hecho mucho por la salud y la jubilación de los trabajadores paraguayos. Pero causa mucha indignación la certeza de todo lo que no se ha hecho, todos los servicios que les son negados a los aportantes, por la angurria de los politiqueros para los que el Instituto de Previsión Social es su caja chica, y también una agencia de empleos para sus correligionarios.

Sin esa corrupción ningún trabajador hubiera quedado sin la mejor atención, sin medicamentos ni insumos. Esta es la comprobación del daño que hace a nuestro tejido social la corrupción, pues es inaceptable dejar sin medicamento a un niño con cáncer, o sin atención médica digna al trabajador que sostiene el IPS con el sudor de su frente.

El IPS, al proveer la seguridad social a los trabajadores, cumple una función fundamental, especialmente si consideramos la ausencia de una salud pública universal y gratuita en el país. Por eso, urge resolver el caos imperante en la institución más importante de seguridad social, y acabar con la corruptela. Los paraguayos, y, en particular, los trabajadores no deben permitir que las malas gestiones administrativas destruyan el IPS. El derecho a la seguridad social está garantizado por la Constitución y las autoridades deben priorizar el bienestar de la población.

Más contenido de esta sección
Hace unos días, fue intervenida una estancia en Fuerte Olimpo, Alto Paraguay, y en el lugar fueron detenidas diez personas de cuyo poder incautaron fusiles AR47 y una avioneta Cessna, además descubrieron una pista clandestina que habría pertenecido a la estructura liderada por el supuesto narcotraficante uruguayo Sebastián Marset y al presunto líder de tráfico de drogas, Miguel Ángel Insfrán, alias Tío Rico. Resulta insostenible la falta de control del espacio aéreo nacional, ante la impasividad o complicidad de las autoridades.
Aproximadamente, unos 1.300.000 niños y adolescentes paraguayos retornaron a clases en los establecimientos educativos públicos hace unos días, y el escenario que hallaron muchos de ellos ha sido el de una infraestructura deficiente y precariedades. A pesar de que la Constitución Nacional consagra el derecho a la educación, frente a la realidad a la que asistimos, parecen apenas palabras vacías de significado debido a la ceguera de nuestros líderes políticos para anteponer los intereses de la mayoría y apostar por el presente y el futuro del país.
El acceso de los niños a alimentos adecuados y saludables es esencial para garantizar su bienestar físico, intelectual y social. Los programas de alimentación escolar han formado parte de la política educativa desde hace más de un siglo y permanecen en la actualidad, independientemente del nivel de desarrollo de los países y de los ingresos de los hogares. Pero en todos los países el programa se ha planteado de manera integral y tiene alto consenso social. Paraguay no puede ser una excepción. Los cambios planteados solo generaron conflictividad, a la vez de que no garantizarán mejoras sustanciales.
Los agricultores familiares producen la mayor parte de los alimentos frescos y sanos, diversificados y culturalmente apropiados. Generan oportunidades de empleo agrícola y no agrícola, y ayudan a las economías rurales a crecer. La agricultura familiar preserva y restaura la biodiversidad y los ecosistemas, y utiliza métodos de producción que pueden ayudar a reducir o evitar los riesgos del cambio climático. La agricultura familiar es fundamental para mantener la capacidad adquisitiva de los ingresos de todas las familias y para reducir la pobreza en el sector rural. Dejarla en el abandono es poner un obstáculo al crecimiento sostenible, al bienestar de los hogares y al desarrollo del país.
La violencia contra las mujeres es una preocupante realidad en el Paraguay. En este Día de la Mujer Paraguaya debemos recordar los datos de las instituciones que señalan que, pese a las leyes, los casos de violencia en el hogar y los casos de feminicidio no disminuyen. Estamos lejos de ser una sociedad que respeta y valora las capacidades de las mujeres; prueba de ello es el aumento en el último año de la violencia política. Este es un indicador del largo camino que nos falta andar para ser una sociedad verdaderamente democrática.
Las reguladas del servicio del transporte público forman parte ya de la realidad cotidiana para los pobladores de la capital, su área metropolitana y el Departamento Central. El mal servicio, no obstante, afecta a todas las ciudades y localidades del Paraguay. Este, además de la salud pública, es el servicio más ineficiente que debe padecer la ciudadanía. Las humillaciones que a diario soportan los usuarios son inaceptables. Un transporte público seguro y cómodo es un derecho que tienen los paraguayos y significa calidad de vida.