25 feb. 2024

Impúdico culto a la impunidad por parte del crimen organizado

Sebastián Marset, quien según la Fiscalía sería el líder de una estructura criminal de narcotráfico y lavado de dinero, que enviaba cocaína con destino a puertos de Europa y África, fue la figura mediática de la semana. La entrevista y sus entretelones demostraron que Paraguay es un Estado fallido que hemos perdido nuestra soberanía, que las instituciones son una mera fachada y que el territorio nacional es como un apreciado hub empresarial por donde se pasean y negocian a gusto traficantes de drogas, armas y contrabandistas.

Con insolencia y alevosía, un prófugo de la justicia, acusado de liderar una red internacional de tráfico de drogas brindó una entrevista a un canal de aire uruguayo. Las autoridades de seguridad de nuestro país dicen desconocer dónde se encuentra Sebastian Marset ni el lugar donde tuvo lugar la reunión; sin embargo, la gran conclusión a la que es inevitable llegar es que la situación supone la gran derrota del Estado paraguayo.

Sebastián Enrique Marset Cabrera, actualmente con 31 años, se dedicó a la música como cantante, compositor y productor; integró el plantel del Club Deportivo Capiatá y, según la Fiscalía, sería el líder una estructura criminal de narcotráfico y lavado de dinero revelada con la operación denominada A Ultranza Py, llevada adelante en febrero de 2022.

En la entrevista Marset no aportó información relevante, no obstante el verdadero mensaje llegó alto y claro: Su impunidad es absoluta. Y, aunque las autoridades dicen desconocer su paradero, logró dejar en ridículo al mismo Estado paraguayo. Frente a la posibilidad de que el presunto narco uruguayo estuviera oculto en Paraguay, la Policía Nacional afirma que “no maneja información puntual”. Lo más grave fue la admisión de la Dirección Nacional de Aeronáutica Civil (Dinac) de que no puede detectar vuelos “no amigables”, y que apenas se cubre un 3% del cielo con un radar a medias.

Este es un dato oportuno, en un país que aparece en todos los informes internacionales, lamentablemente, bien posicionado en cada índice de criminalidad. Como afirma el especialista Juan Martens, nuestro país se convirtió en un hub internacional de distribución de la cocaína andina, proveniente de Perú, Bolivia y Ecuador, un esquema que usa el río Paraguay y los puertos de Buenos Aires y Montevideo para enviar la droga hasta puertos europeos, África y Oriente próximo.

Paraguay se convirtió también en el segundo hogar de la más importante organización criminal del Brasil, el PCC, que desembarcó hace más de una década, y hoy prácticamente sigue con el control del Penal Nacional de Tacumbú.

La vía por la que se llegó a esta situación son nuestras instituciones débiles. Lo que debilitó a nuestras instituciones fue la corrupción, la corrupción en la que cayeron funcionarios y autoridades nacionales.

Esto no es retórica, ejemplos sobran. Este año retornó al país una ex diputada colorada cartista tras haber cumplido su condena en Estados Unidos por delitos relacionados al narcotráfico; en abril del año pasado poco después del gran revuelo causado por A Ultranza Py, se vinculó a miembros de una organización que se dedica al tráfico de drogas detenidos y rápidamente liberados tras haber –supuestamente– pagado un millonario monto a policías. El caso fue conocido como los narcoaudios. Tampoco podemos olvidar que hace ya once años, el entonces presidente de Uruguay, José Pepe Mujica, había acusado a un sector del Partido Colorado de propiciar la destitución del presidente Fernando Lugo y habló del “narcocoloradismo”.

Ningún capítulo del drama que vivimos hoy hubiera sido posible sin funcionarios venales, sin autoridades nacionales fácilmente corruptibles por la mafia y el narco. Ellos hicieron posible que en el Paraguay, un Kassem Mohamad Hijazi, pese a estar vinculado con el crimen organizado fuera absuelto en 2008 por la justicia paraguaya, aunque luego nuevamente detenido y luego de varias chicanas ser extraditado a los Estados Unidos.

Recordemos el vínculo del asesinado fiscal Pecci con este caso.

Esa clase política es responsable de nuestro Estado fallido y de nuestra soberanía mancillada por cada delincuente local y transnacional, que tomó al territorio paraguayo como patio de recreo.

Más contenido de esta sección
Los agricultores familiares producen la mayor parte de los alimentos frescos y sanos, diversificados y culturalmente apropiados. Generan oportunidades de empleo agrícola y no agrícola, y ayudan a las economías rurales a crecer. La agricultura familiar preserva y restaura la biodiversidad y los ecosistemas, y utiliza métodos de producción que pueden ayudar a reducir o evitar los riesgos del cambio climático. La agricultura familiar es fundamental para mantener la capacidad adquisitiva de los ingresos de todas las familias y para reducir la pobreza en el sector rural. Dejarla en el abandono es poner un obstáculo al crecimiento sostenible, al bienestar de los hogares y al desarrollo del país.
La violencia contra las mujeres es una preocupante realidad en el Paraguay. En este Día de la Mujer Paraguaya debemos recordar los datos de las instituciones que señalan que, pese a las leyes, los casos de violencia en el hogar y los casos de feminicidio no disminuyen. Estamos lejos de ser una sociedad que respeta y valora las capacidades de las mujeres; prueba de ello es el aumento en el último año de la violencia política. Este es un indicador del largo camino que nos falta andar para ser una sociedad verdaderamente democrática.
Las reguladas del servicio del transporte público forman parte ya de la realidad cotidiana para los pobladores de la capital, su área metropolitana y el Departamento Central. El mal servicio, no obstante, afecta a todas las ciudades y localidades del Paraguay. Este, además de la salud pública, es el servicio más ineficiente que debe padecer la ciudadanía. Las humillaciones que a diario soportan los usuarios son inaceptables. Un transporte público seguro y cómodo es un derecho que tienen los paraguayos y significa calidad de vida.
Cada día se suceden los hechos delictivos que impactan en la ciudadanía, hasta el punto de que estos eventos prácticamente están normalizados. La violencia urbana afecta a las personas en las paradas del transporte público, en las calles y en los espacios públicos, mientras las autoridades del país continúan sin ofrecer respuestas, salvo alguna estadística surrealista. La inseguridad se suma de esta manera a la lista de deudas del Estado paraguayo, que tampoco ofrece a la población educación de calidad, salud pública, empleo digno ni servicios eficientes.
Creado hace 81 años, el Instituto de Previsión Social tiene como finalidad brindar asistencia a sus asegurados en caso de enfermedad, accidentes de trabajo y enfermedades profesionales y proporcionar una jubilación o una pensión al trabajador titular. Es una institución fundamental para el trabajador, y ha quedado demostrado que es imprescindible, a pesar inclusive de la corrupción y la mala gestión que consume sus recursos. Urge recuperar IPS para la mejor asistencia y asegurar a miles de paraguayos una digna jubilación.
Ya no quedan dudas de que la democracia en Paraguay está en riesgo. En la Cámara de Senadores, el sector colorado cartista y sus satélites no solo forzaron un reglamento para lograr la pérdida de investidura de una senadora de la oposición, sino que además resulta preocupante que lo hayan hecho como una forma de acallar voces críticas. Pasar por encima de la Constitución Nacional y pretender la uniformidad de todas las ideas y opiniones no es democracia. Están a un paso de causar un quiebre, y eso la ciudadanía no debe permitirlo.