País

Hay 20 universidades que carecen de una carrera con sello de calidad

De las 54 universidades –sin contar la flamante Taiwán Tech– un total de 20 instituciones del sector no cuentan con una sola carrera de grado acreditada: algunas evaden, otras literalmente rebotaron.

El sistema de educación superior tiene un filtro de calidad que se pone en marcha -desde hace 15 años, mediante la Agencia Nacional de Evaluación y Acreditación de la Educación Superior (Aneaes).

De las 54 universidades –sin contar la Universidad Politécnica Taiwán Paraguay (UPTP)– que pueblan el sistema de nivel superior local, 20 instituciones del sector carecen de una sola carrera con el sello de calidad que otorga, posterga o rechaza la Aneaes.

Todas corresponden al sector privado. De ese total, cinco universidades ni siquiera llegaron a someter sus carreras al proceso de evaluación diagnóstica –en los primeros años de implementación del programa– ni de acreditación que se debe efectuar al registrar la primera promoción.

Embed

El resto de las universidades por lo menos cuentan con una o más carreras acreditadas. Y solo tres institutos, de 36, poseen algún programa de grado certificado por la Aneaes.

La Ley 4995/13, en su artículo 30, obliga a las universidades e institutos superiores a someter sus carreras de grado a los procesos de evaluación establecidos por la agencia en cuestión.

Pero no todas las instituciones se presentan a las convocatorias que anualmente realiza la Aneaes para la treintena de titulaciones que tienen criterios de evaluación.

El organismo evaluador, por orden de prioridad, conmina a las casas de estudios que ofrecen carreras del área de la Salud (Enfermería, Medicina, etc.) o de la seguridad humana (Ingeniería, Arquitectura, etc.) a someter sus programas a los procesos de evaluación.

“Como la Aneaes no puede aplicar sanción a la universidad, el Consejo Nacional de Educación Superior (Cones) ha sacado una resolución donde dice que a las carreras que se les rechaza su acreditación en dos oportunidades serán intervenidas por el Cones y, en su caso, hasta clausuradas”, explicó Hildegardo González, presidente del ente rector.

Eso es en el caso de rebotar. Pero la realidad muestra que la oferta de carreras desborda la capacidad de control del Cones, por lo que muchas ni siquiera someten sus carreras al proceso de evaluación.

Dejá tu comentario