País

Frente a las tentaciones

 

Hoy meditamos el Evangelio según San Juan 16, 5 -11.

Extractamos algunas palabras del papa Francisco en relación a la lectura de hoy que nos puedan ser útiles en la situación en la que nos encontramos viviendo: “Hay un enemigo seductor que se aprovecha de nuestra curiosidad y nuestra vanidad prometiendo regalos bien envueltos en un bonito paquete, sin dejarnos ver qué hay dentro; que es como un perro rabioso y encadenado al que no debe acercarse porque de otra manera te muerde, te destruye y con el que no hay que dialogar nunca, al contrario, combatir con las armas de la oración, de la penitencia y del ayuno. Haciendo referencia al pasaje final del Evangelio de día (Juan 16, 5 -11), el pontífice comenzó la homilía explicando cómo el Señor dice que será el Espíritu Santo quien nos haga entender que el príncipe de este mundo ya está condenado. Como consecuencia, nosotros debemos pedir al Espíritu Santo la gracia de entender bien esto y esto es que, el demonio es un derrotado.

Cierto, el Papa advirtió enseguida que no está muerto, está vivo al máximo, podemos decir que es un moribundo, pero es también un derrotado. Finalmente, la última advertencia del Papa, otra cosa que debemos hacer: Estar atentos y no dialogar con el diablo. Eva cayó por dialogar. Él vino: “Pero come, por qué”, “No, pero sí el Señor”, pobrecilla, se creyó una gran teóloga y cayó.

Sin embargo no dialogar, visto que Jesús nos da el ejemplo. En el desierto, cuando el diablo lo lleva a la tentación ¿cómo responde Jesús? Se preguntó el Papa. Con las palabras de Dios –fue la respuesta decidida– con la palabra de la Biblia. Nunca con una palabra suya; no dialoga con él. Jesús expulsa a los demonios, les expulsa o responde con la palabra de Dios. Algunas veces, pregunta el nombre. No hace otro diálogo con ellos.

En resumen, con el diablo no se dialoga, él nos vence, es más inteligente. Es un ángel; es un ángel de luz. Y muchas veces se acerca a nosotros haciendo ver esta luz, pero ha perdido la luz y se disfraza como ángel de luz, pero es un ángel de sombra, un ángel de muerte.

(Frases de http://www.vatican.va/)

Dejá tu comentario