13 abr. 2024

Evaluación Gafilat en riesgo por la grave debilidad institucional

El proceso de Evaluación Mutua del Paraguay realizado en el marco de la Cuarta Ronda de Evaluaciones Mutuas del Gafilat está llegando a su fin con la redacción de la última versión del informe, a ser discutido y adoptado en el XLV Pleno de Representantes de la institución en julio de este año. Nuestro país está en riesgo de no pasar la evaluación por la escasa efectividad del marco legal. Si bien en los últimos años se aprobaron una serie de leyes para fortalecer institucionalmente al Estado, su nivel de cumplimiento es bajo. Más allá de su posicionamiento internacional, la debilidad sistémica en el control de los flujos se está tornando insostenible pues estos flujos no vienen solos, sino acompañados de grupos de poder que atentan contra el Estado de Derecho, lo que a su vez perjudica cualquier posibilidad de vida pacífica y cohesionada.

Los días 9 y 10 de febrero se llevó a cabo la reunión “cara a cara” en Buenos Aires con el objetivo de discutir los aspectos del borrador del informe de evaluación de manera a aclarar detalles y empezar a cerrar el informe final.

Esta evaluación no se limita a la observación de la normativa, sino a su cumplimiento desde el inicio del proceso de investigación judicial hasta la sanción de hechos punibles, incluida la recuperación de las ganancias derivadas de las actividades ilícitas.

Paraguay dio pasos importantes en la aprobación de marcos jurídicos y la creación de instituciones para prevenir y castigar estos delitos. Luego del ingreso a la lista gris del Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI) en 2008, el país impulsó acciones que le permitieron volver a salir en 2012, recuperando la condición de jurisdicción cooperante. En los últimos 3 años se han aprobado más de 10 nuevas leyes como parte del proceso de mejora.

En contrapartida, durante todo el año 2021 se sucedieron hechos que redujeron la credibilidad y la confianza en la fortaleza de los avances jurídicos. Paraguay está en la mirada de numerosos organismos internacionales, y no solamente de Gafilat, debido a los riesgos transnacionales que enfrenta por el narcotráfico, el contrabando y el lavado de dinero.

El allanamiento al BCP en el marco de la causa FIFA Gate, el rechazo de la Cámara de Diputados a fortalecer el control de clubes de fútbol y tabacaleras, la ausencia de penalización por parte del Poder Judicial en una serie de casos y los escándalos financieros podrían perjudicar gravemente los resultados de la evaluación cuyo final se aproxima.

Desde hace más de una década el país está realizando esfuerzos, pero han sido insuficientes para fortalecer los mecanismos de coordinación y de información para detectar y prevenir operaciones sospechosas.

En 2008, luego de una evaluación similar realizada en conjunto con el Fondo Monetario Internacional (FMI), nuestro país entró a una lista gris por las deficiencias que tenía en su sistema Antilavado de Activos y contra el Financiamiento del Terrorismo (ALA/CFT). En 2012 salió gracias a las medidas tomadas, sobre todo en el ámbito del fortalecimiento normativo

Una evaluación positiva pondrá al Paraguay en mejor posición como país serio, seguro y predecible, con mayores posibilidades de lograr una inserción internacional que beneficie al desarrollo. Hasta ahora lo que estamos mostrando es que es muy fácil y poco costoso realizar negocios y transacciones ilícitas en nuestro territorio.

Pero más allá de su posicionamiento internacional, la debilidad sistémica en el control de los flujos se está tornando insostenible, pues estos flujos no vienen solos, sino acompañados de grupos de poder que atentan contra el Estado de Derecho, lo que a su vez perjudica cualquier posibilidad de vida pacífica y cohesionada.

Las familias paraguayas están sufriendo de manera directa los efectos de poderes de facto cimentados en la dominación proveniente de la acumulación de dinero basada en actividades ilícitas. La situación está llevando al país a una situación ingobernable y en riesgo de terminar en un Estado fallido.

Más contenido de esta sección
Hace unos días, fue intervenida una estancia en Fuerte Olimpo, Alto Paraguay, y en el lugar fueron detenidas diez personas de cuyo poder incautaron fusiles AR47 y una avioneta Cessna, además descubrieron una pista clandestina que habría pertenecido a la estructura liderada por el supuesto narcotraficante uruguayo Sebastián Marset y al presunto líder de tráfico de drogas, Miguel Ángel Insfrán, alias Tío Rico. Resulta insostenible la falta de control del espacio aéreo nacional, ante la impasividad o complicidad de las autoridades.
Aproximadamente, unos 1.300.000 niños y adolescentes paraguayos retornaron a clases en los establecimientos educativos públicos hace unos días, y el escenario que hallaron muchos de ellos ha sido el de una infraestructura deficiente y precariedades. A pesar de que la Constitución Nacional consagra el derecho a la educación, frente a la realidad a la que asistimos, parecen apenas palabras vacías de significado debido a la ceguera de nuestros líderes políticos para anteponer los intereses de la mayoría y apostar por el presente y el futuro del país.
El acceso de los niños a alimentos adecuados y saludables es esencial para garantizar su bienestar físico, intelectual y social. Los programas de alimentación escolar han formado parte de la política educativa desde hace más de un siglo y permanecen en la actualidad, independientemente del nivel de desarrollo de los países y de los ingresos de los hogares. Pero en todos los países el programa se ha planteado de manera integral y tiene alto consenso social. Paraguay no puede ser una excepción. Los cambios planteados solo generaron conflictividad, a la vez de que no garantizarán mejoras sustanciales.
Los agricultores familiares producen la mayor parte de los alimentos frescos y sanos, diversificados y culturalmente apropiados. Generan oportunidades de empleo agrícola y no agrícola, y ayudan a las economías rurales a crecer. La agricultura familiar preserva y restaura la biodiversidad y los ecosistemas, y utiliza métodos de producción que pueden ayudar a reducir o evitar los riesgos del cambio climático. La agricultura familiar es fundamental para mantener la capacidad adquisitiva de los ingresos de todas las familias y para reducir la pobreza en el sector rural. Dejarla en el abandono es poner un obstáculo al crecimiento sostenible, al bienestar de los hogares y al desarrollo del país.
La violencia contra las mujeres es una preocupante realidad en el Paraguay. En este Día de la Mujer Paraguaya debemos recordar los datos de las instituciones que señalan que, pese a las leyes, los casos de violencia en el hogar y los casos de feminicidio no disminuyen. Estamos lejos de ser una sociedad que respeta y valora las capacidades de las mujeres; prueba de ello es el aumento en el último año de la violencia política. Este es un indicador del largo camino que nos falta andar para ser una sociedad verdaderamente democrática.
Las reguladas del servicio del transporte público forman parte ya de la realidad cotidiana para los pobladores de la capital, su área metropolitana y el Departamento Central. El mal servicio, no obstante, afecta a todas las ciudades y localidades del Paraguay. Este, además de la salud pública, es el servicio más ineficiente que debe padecer la ciudadanía. Las humillaciones que a diario soportan los usuarios son inaceptables. Un transporte público seguro y cómodo es un derecho que tienen los paraguayos y significa calidad de vida.