25 feb. 2024

Estado tiene una deuda con las mujeres por contínua violencia

Recordamos otro 25 de noviembre, Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer sin avances. Durante el año hemos observado la exhibición de violencia y crueldad contra mujeres que incluso habían realizado denuncias, pero a las cuales el Estado les ha fallado; por eso hoy debemos denunciar 34 feminicidios. Es urgente un cambio en la cultura y en la educación, es urgente que la sociedad reaccione y se movilice, pero sobre todo urge que las instituciones sean más eficientes para detener esta epidemia de violencia.

Para las Naciones Unidas la violencia contra las mujeres y las niñas sigue siendo una de las violaciones de los derechos humanos más extendidas y generalizadas del mundo. Sus datos sostienen que, a nivel global, 736 millones de mujeres han sido víctimas de violencia física y/o sexual, al menos una vez en su vida.

Calificada como una lacra, las manifestaciones de violencia se han extendido al entorno laboral, los espacios en línea y, en particular, en el ambiente familiar. Dice la ONU que el lugar “más peligroso” para una mujer es su propio hogar y, de hecho, que de los casi 89.000 feminicidios registrados en 2022 en el mundo, más de la mitad los cometió su pareja, ex pareja o familiares en la propia vivienda.

De acuerdo con los datos, mientras que el 80% de las víctimas de homicidios intencionados son hombres, las mujeres representan el 53% de todas las víctimas que mueren en su propia casa, según el estudio de la ONU Asesinatos de mujeres y niñas por razones de género (femicidio/feminicidio). La diferencia radica en que la mayoría de los homicidios masculinos ocurren fuera de casa, así pues, para mujeres y niñas el lugar más peligroso es el propio hogar, indica el informe de la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito y ONU Mujeres.

Paraguay no es una excepción en esta tendencia mundial. En lo que va del año, según los datos de Observatorio de la Mujer, del Ministerio de la Mujer se han registrado un total de 34 feminicidios. Debemos recordar que el 2022 se había cerrado el año con un total de 36, lo que da la pauta de la falta de avances positivos. En el presente año se debe lamentar además un total de 3 feminicidios en el exterior, un total de 29 tentativas y 67 huérfanos.

El Estado paraguayo le falla a las mujeres asignando escasos recursos al Ministerio de la Mujer, el cual desde el 2018 recibe cada año menos presupuesto, lo cual demuestra la importancia que tiene el tema para los políticos. También lo hace cuando permite que siga habiendo graves fallos en el sistema de protección que hace que mujeres que tienen el coraje de denunciar violencia y maltratos igual terminen muertas porque las instituciones y sus funcionarios no hicieron su trabajo.

En este 2023 hubo –sin embargo– tres sucesos que son un motivo de esperanza. El primero es la denuncia por acoso en el ámbito laboral, pues se confirmó el juicio oral para el ex gerente de un canal de televisión, Carlos Granada, por coacción sexual, violación y acoso sexual; para la Fiscalía, Granada habría utilizado su posición de jerarquía e influencia sobre las trabajadoras para cometer los hechos punibles.

El segundo es la sentencia a Juan Vera, de Asucop, quien fue multado por lesionar la intimidad de la periodista Mercedes Menchi Barriocanal, quien había presentado una acción en el marco de la Ley 5777 de Protección Integral a la Mujer para evitar la continuación del acoso y la persecución de la que fue víctima. La presentadora de televisión denunció que su número telefónico particular fue difundido y, como consecuencia, recibió mensajes con expresiones violentas y agresivas.

El tercer caso se dio en el mismo Congreso Nacional y se trata de un caso tipificado como violencia política. El diputado colorado Yamil Esgaib fue sancionado por treinta días por sus expresiones violentas y machistas contra legisladoras y periodistas. Esgaib agredió verbalmente a varias parlamentarias y tildó como “pavada” el femenicidio. Urge un cambio de perspectiva. Como sociedad debemos reconocer a todas las personas como iguales, en derechos y dignidades y superar los resabios del machismo que condenan a las mujeres a vivir en ámbitos violentos.

Más contenido de esta sección
Los agricultores familiares producen la mayor parte de los alimentos frescos y sanos, diversificados y culturalmente apropiados. Generan oportunidades de empleo agrícola y no agrícola, y ayudan a las economías rurales a crecer. La agricultura familiar preserva y restaura la biodiversidad y los ecosistemas, y utiliza métodos de producción que pueden ayudar a reducir o evitar los riesgos del cambio climático. La agricultura familiar es fundamental para mantener la capacidad adquisitiva de los ingresos de todas las familias y para reducir la pobreza en el sector rural. Dejarla en el abandono es poner un obstáculo al crecimiento sostenible, al bienestar de los hogares y al desarrollo del país.
La violencia contra las mujeres es una preocupante realidad en el Paraguay. En este Día de la Mujer Paraguaya debemos recordar los datos de las instituciones que señalan que, pese a las leyes, los casos de violencia en el hogar y los casos de feminicidio no disminuyen. Estamos lejos de ser una sociedad que respeta y valora las capacidades de las mujeres; prueba de ello es el aumento en el último año de la violencia política. Este es un indicador del largo camino que nos falta andar para ser una sociedad verdaderamente democrática.
Las reguladas del servicio del transporte público forman parte ya de la realidad cotidiana para los pobladores de la capital, su área metropolitana y el Departamento Central. El mal servicio, no obstante, afecta a todas las ciudades y localidades del Paraguay. Este, además de la salud pública, es el servicio más ineficiente que debe padecer la ciudadanía. Las humillaciones que a diario soportan los usuarios son inaceptables. Un transporte público seguro y cómodo es un derecho que tienen los paraguayos y significa calidad de vida.
Cada día se suceden los hechos delictivos que impactan en la ciudadanía, hasta el punto de que estos eventos prácticamente están normalizados. La violencia urbana afecta a las personas en las paradas del transporte público, en las calles y en los espacios públicos, mientras las autoridades del país continúan sin ofrecer respuestas, salvo alguna estadística surrealista. La inseguridad se suma de esta manera a la lista de deudas del Estado paraguayo, que tampoco ofrece a la población educación de calidad, salud pública, empleo digno ni servicios eficientes.
Creado hace 81 años, el Instituto de Previsión Social tiene como finalidad brindar asistencia a sus asegurados en caso de enfermedad, accidentes de trabajo y enfermedades profesionales y proporcionar una jubilación o una pensión al trabajador titular. Es una institución fundamental para el trabajador, y ha quedado demostrado que es imprescindible, a pesar inclusive de la corrupción y la mala gestión que consume sus recursos. Urge recuperar IPS para la mejor asistencia y asegurar a miles de paraguayos una digna jubilación.
Ya no quedan dudas de que la democracia en Paraguay está en riesgo. En la Cámara de Senadores, el sector colorado cartista y sus satélites no solo forzaron un reglamento para lograr la pérdida de investidura de una senadora de la oposición, sino que además resulta preocupante que lo hayan hecho como una forma de acallar voces críticas. Pasar por encima de la Constitución Nacional y pretender la uniformidad de todas las ideas y opiniones no es democracia. Están a un paso de causar un quiebre, y eso la ciudadanía no debe permitirlo.