23 jul. 2024

Es inaceptable que la lentitud de la Justicia propicie la impunidad

A pesar de las denuncias y críticas, la Justicia paraguaya no hace frente a la estrategia de los procesados para dilatar sus causas; las chicanas son una suerte de agujero negro que se lleva adentro toda posibilidad de que se haga justicia. Pero esta estrategia sirve solo y particularmente para los que ostentan algún tipo de poder; es el caso de decenas de figuras políticas, autoridades electas y funcionarios públicos que se benefician con una Justicia lenta, que aplica la fuerza de ley solo con los que carecen de recursos. Quien roba mandarinas no recibe un trato igual al que recibe quien es procesado por un caso de corrupción. El artículo 47 de la Constitución Nacional, que garantiza a todos los habitantes de la República la igualdad para el acceso a la Justicia, así como la igualdad ante las leyes, es letra muerta y eso es inaceptable.

La lentitud de nuestra Justicia es aliada de la corrupción. Las chicanas promovidas por políticos, autoridades electas y funcionarios públicos políticos retrasan durante años las causas. Es bien sabido que las causas de políticos procesados por hechos de corrupción en su mayoría no son investigadas; y también ha sucedido que, en los casos en que la Fiscalía toma cartas en el asunto, en ciertos casos tras la presión de los medios y de la ciudadanía, muchos quedan varados en el camino, por las dilaciones, más conocidas como chicanas.

La propia Justicia paraguaya ha logrado convertir en letra muerta la Constitución Nacional, que en su artículo 47, que garantiza a todos los habitantes de la República la igualdad para el acceso a la Justicia, así como la igualdad ante las leyes. Porque para el sistema no somos tan iguales; o como bien había expresado el escritor polaco Stanislaw Jerzy Lec: “Todos somos iguales ante la ley, pero no ante los encargados de aplicarla”.

Es por eso que debemos hablar de ejemplos vergonzosos, como el del diputado colorado Tomás Rivas, cuya causa, llamada de los caseros de oro, fue extinguida luego de que haya arreglado con el presidente de la Cámara Baja, Pedro Alliana, resarcir el daño a través de la estafa. Pagó G. 121 millones, por lo que quedó sobreseído.

Pero hay muchas otras causas emblemáticas de políticos que todavía están pendientes de respuesta por parte del Tribunal de Apelaciones y otras, inclusive, cajoneadas. Como la del ex diputado liberal Carlos Portillo, quien está procesado por tráfico de influencias. El caso ya fue elevado a juicio en noviembre del 2020, sin embargo, presentó varias dilaciones y, desde abril del 2021, el Tribunal de Apelaciones de CDE se mantiene en silencio sobre la apelación contra la elevación a juicio (que es inapelable).

Se ajusta a esta infame lista el pleito del ex intendente de Lambaré Roberto Cárdenas, conocido como el chicanero serial. En 2021, fue cuatro veces condenado, pero hasta ahora no pisó la cárcel. Otro caso es del ex ministro del Interior, Rafael Filizzola, sobreseído en febrero de este año porque la jueza Alicia Pedrozo alegó que el hecho quedó prescripto. El caso data del 2011, y tiene relación con obras en comisarías que supuestamente causaron perjuicio de G. 974 millones.

Hay más casos, como el del ex senador Víctor Bogado, condenado en el 2019 por cobro indebido de honorarios. Se dispuso que debe pagar G. 480 millones, en el caso de la niñera de oro. La sentencia hasta ahora no se cumple por masivas chicanas; la última, una acción de inconstitucionalidad, pendiente en la Corte. Lo mismo que el actual senador colorado Javier Zacarías Irún y su esposa Sandra McLeod tienen un caso pendiente en el Máximo Tribunal de Justicia. Se trata sobre una supuesta declaración falsa; desde julio del 2020 la Corte tiene cajoneada una excepción de inconstitucionalidad presentada por la defensa. Por este motivo, todavía no se realizó la audiencia preliminar para saber si van a juicio.

Es inaceptable que la lentitud de la Justicia siga propiciando tanta impunidad. No podemos permitir que los casos de corruptela sigan quedando impunes; necesitamos ejemplos que nos permitan ver que otro país es posible.

Más contenido de esta sección
Un proyecto que buscaba modificar el Código Penal para evitar que los casos de corrupción prescriban en la Justicia fue rechazado por los diputados y enviado al archivo. Se buscaba endurecer las penas, ampliar el universo de tipos penales, extender plazos para la prescripción y endurecer criterios de medición de la pena para delitos de corrupción pública y privada, con énfasis en la corrupción cometida por funcionarios públicos. El rechazo de esta propuesta parece una verdadera declaración de intenciones.
Mientras el ex diputado colorado Juan Carlos Ozorio opera para obtener una medida sustitutiva a la prisión, la Cooperativa San Cristóbal, de la que fue presidente, siente las devastadoras consecuencias de haber sido una entidad a través de la cual, presuntamente, se puso en circulación el dinero proveniente del tráfico ilegal de drogas. Perdió la confianza y a miles de socios. Es un ejemplo de lo que les sucede a las instituciones cuando falta fiscalización. Si no mejoran los controles, este caso se volverá a repetir, con los mismos funestos resultados.
El hecho de que la mayoría oficialista del senado haya retrocedido en la barbaridad cometida cuando devolvió fueros a senadores previamente desaforados que están siendo investigados por la Fiscalía, puede verse como que enmendaron un error. Sin embargo, una acción que significó el atropello a la Constitución Nacional no debe quedar impune. Los 23 senadores que votaron por devolverle los fueros a Erico Galeano, Hernán Rivas y Rafael Filizzola, deben ser investigados, pues en un estado de derecho nadie está por encima de la ley.
Hace unos días, fue intervenida una estancia en Fuerte Olimpo, Alto Paraguay, y en el lugar fueron detenidas diez personas de cuyo poder incautaron fusiles AR47 y una avioneta Cessna, además descubrieron una pista clandestina que habría pertenecido a la estructura liderada por el supuesto narcotraficante uruguayo Sebastián Marset y al presunto líder de tráfico de drogas, Miguel Ángel Insfrán, alias Tío Rico. Resulta insostenible la falta de control del espacio aéreo nacional, ante la impasividad o complicidad de las autoridades.
Aproximadamente, unos 1.300.000 niños y adolescentes paraguayos retornaron a clases en los establecimientos educativos públicos hace unos días, y el escenario que hallaron muchos de ellos ha sido el de una infraestructura deficiente y precariedades. A pesar de que la Constitución Nacional consagra el derecho a la educación, frente a la realidad a la que asistimos, parecen apenas palabras vacías de significado debido a la ceguera de nuestros líderes políticos para anteponer los intereses de la mayoría y apostar por el presente y el futuro del país.
El acceso de los niños a alimentos adecuados y saludables es esencial para garantizar su bienestar físico, intelectual y social. Los programas de alimentación escolar han formado parte de la política educativa desde hace más de un siglo y permanecen en la actualidad, independientemente del nivel de desarrollo de los países y de los ingresos de los hogares. Pero en todos los países el programa se ha planteado de manera integral y tiene alto consenso social. Paraguay no puede ser una excepción. Los cambios planteados solo generaron conflictividad, a la vez de que no garantizarán mejoras sustanciales.