12 abr. 2024

“El que no llora no mama…”

Por Juan Luis Ferreira (*)

Cuando un bebé llora está indicando claramente una necesidad. El refrán mencionado en el Cambalache de 1935 de Enrique Santos Discépolo se ha aplicado de una forma poco solidaria en la gestión pública y en la privada.

Cuando ponemos un parlante con música a todo volumen estamos esperando que el vecino se queje o denuncie. Si no ocurre, entendemos que todo está bien y nos convencemos que probablemente el ruido molesto hasta sea agradable. No suele formar parte de nuestra rutina preguntar antes o considerar las molestias, más aún cuando hay reglas ciudadanas que condenan el hecho.

Todas las instituciones tienen expertos que regularmente preparan concienzudamente el presupuesto, estiman egresos, ingresos y riesgos. Cuando ese trabajo técnico llega al Parlamento se inicia un ajuste de rubros y según el nivel de convocatoria de ciertos grupos que presionan, se prometen aumentos o incorporan beneficios con escasa o nula justificación de las fuentes.

Es la temporada anual que, si coincide con elecciones como ocurre ahora, genera aun mayor desequilibrio. Es legítimo en muchos casos que se reclame. Hay distintas carencias que requieren atención. Hay notorias desigualdades salariales que no corresponden, en muchos casos, nacidas de ese ejercicio organizado y convocante del pedido.

Nuestra acción solidaria enfocada al bien común debe considerar a todos, a los que lloran y a los que no. El liderazgo basado en el servicio debe reemplazar al clientelismo y a todas sus prácticas hermanas. Para ello tenemos varias tareas, muy difíciles hasta el momento. Una de ellas es lograr dialogar y conciliar. La otra es erradicar la arbitrariedad mal empleada. El Parlamento debe respetar lo que recibe y no debe conceder ningún aumento o modificación del destino de fondos que no este solventado genuinamente y que no se encuadre en las prioridades de la nación.

El bíblico “pedid y se os dará” de Mateo 7 es bien diferente. Es una invitación a la oración perseverante y parte de una confianza humilde. Más humildad nos vendría bien a todos porque sus opuestos, como la soberbia, la vanidad y el orgullo llevan mucho tiempo de generar dolor y tristeza. Si soy un líder no es un puesto lo que debo prometer a mi correligionario, debo comprometerme y cumplir con políticas publicas que le beneficien a el y a todos los demás.

La continuación de la frase que encabeza esta columna es “… y el que no afana es un gil” esperemos que sea cada vez menos aplicable.

Que el Espíritu Santo nos ilumine para considerar y atender a todos.

(*) past president de la ADEC

Más contenido de esta sección
Las ventas al público en los comercios pyme de Argentina cayeron un 25,5% interanual en febrero pasado, golpeadas por la pérdida de poder adquisitivo de los consumidores a causa de la elevadísima inflación, y acumulan un declive del 27% en el primer bimestre del año, según un informe sectorial difundido este domingo.
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.