28 may. 2024

El país necesita una justicia independiente y sin chicanas

Un reciente caso que concita el enojo ciudadano apunta, una vez más, a nuestra justicia. Se trata de una casación resuelta en dos años, y una inconstitucionalidad considerada en el doble de tiempo. Estos no son los primeros casos en que las chicanas colaboran con una justicia lenta que al final, regala impunidad a algunos privilegiados. Lamentablemente estas demoras judiciales y los procesos que acaban en un opa reí son un sello característico. Pero no podemos tolerar más injusticias si pretendemos ser un país serio y creíble.

El caso más reciente refiere por un lado a que la Corte Suprema tardó cuatro años en resolver una acción de inconstitucionalidad planteada al comienzo de una causa que ahora está prescripta. Se trata del presunto desvío de G. 3.700 millones del Ministerio de Agricultura y Ganadería, planteado por el ex ministro Enzo Cardozo en el 2014 y que tuvo resolución en el 2018. El segundo caso más reciente es el de un recurso extraordinario de casación resuelto luego de dos años.

El año pasado, hace apenas unos meses, se informaba que la Corte Suprema de Justicia había cerrado un caso después de 18 años de que se hubiera iniciado. El asunto refiere al escribano Lorenzo Livieres Banks que había recurrido al Tribunal de Cuentas la sanción que le había impuesto el Máximo Tribunal el 7 de junio del 2004. El notario falleció en setiembre del 2018, y cuatro años después la Sala Penal dispuso el archivo del caso. Finalmente, la Corte declaró inoficioso el estudio de una apelación contra una sanción hecha porque la persona que había hecho la presentación ya había fallecido.

A veces, los analistas tienen la necesidad de calificar a nuestra justicia con el adjetivo de kafkiano. Sin embargo, el problema de nuestro sistema judicial no es su lentitud ni lo absurdo de los vericuetos de su lenta y absurda burocracia. En el Paraguay, la lentitud y el abuso del uso de los recursos, lo que se denomina chicanear, no es un gesto desinteresado, sino que está relacionado con las relaciones de poder.

De esto puede dar cátedra, por ejemplo, la madre de la joven Natalia Godoy, quien falleció después de ser atropellada por una conductora que perdió el control de su camioneta. Natalia estaba esperando el colectivo, temprano en la mañana para ir a su trabajo. Y pese a que la conductora Florencia Romero había dado positivo a las pruebas de alcoholemia, la madre de Natalia sigue clamando por justicia.

En la misma línea había denunciado la Coordinadora de Abogados del Paraguay, quienes en una nota a la Corte Suprema de Justicia (CSJ), en una presentación en la que llamaban la atención sobre la “alarmante” falta de una política institucional para erradicar la impunidad. Y es que por la burocracia, y la lentitud de la justicia, así como también debido a la falta de cumplimiento de los plazos procesales, aproximadamente 37 expedientes de escandalosos casos de corrupción podrían quedar impunes, y como es bien sabido, cuando se trata de corrupción pública la víctima es el pueblo paraguayo.

Son procesos a ex ministros, ex titulares de entes, ex magistrados, ex intendentes e incluso parlamentarios. De acuerdo con las conclusiones, le cuestan al erario público un desfalco de más de 9 billones de guaraníes o USD 1.300 millones. Y si bien toda corrupción es repudiable, la peor de todas se ha cometido durante la pandemia del Covid-19. En el momento más difícil para toda la humanidad, y mientras los paraguayos morían en los pasillos de los hospitales aguardando una cama en terapia intensiva o por la falta de medicamentos y respiradores, hubo políticos y funcionarios públicos que en esa situación, incluso no dudaron en mal utilizar los recursos públicos.

El país ya no puede seguir tolerando el uso de los recursos judiciales por parte de los abogados como un garrote o una estrategia. Necesitamos una gran dosis de compromiso para luchar contra las diversas formas que adquiere la corrupción, pues la ciudadanía merece vivir en un país que se asegure que podrá recibir justicia cuando la demande.

Es inaceptable que el Paraguay sea conocido como un paraíso de corruptelas diversas, lavado de dinero, mafia, enriquecimiento ilícito y sobre todo impunidad gracias a las intolerables chicanas.

Más contenido de esta sección
Las ventas al público en los comercios pyme de Argentina cayeron un 25,5% interanual en febrero pasado, golpeadas por la pérdida de poder adquisitivo de los consumidores a causa de la elevadísima inflación, y acumulan un declive del 27% en el primer bimestre del año, según un informe sectorial difundido este domingo.
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.