Mundo

Diputado conservador asesinado a puñaladas en ataque que conmociona al Reino Unido

El diputado conservador británico, David Amess, murió este viernes tras ser apuñalado múltiples veces durante un evento en su circunscripción en el sureste de Inglaterra, conmocionando a un país aún marcado por el asesinato en 2016 de la diputada laborista Jo Cox.

"Nuestros corazones están llenos de conmoción y tristeza hoy por la muerte del diputado David Amess, que fue asesinado (...) después de casi 40 años de servicio" a sus electores "y a todo el Reino Unido", afirmó el primer ministro Boris Johnson en declaraciones a las televisiones británicas.

La policía del condado de Essex recibió una llamada "poco después de las 12h05 (11h05 GMT) para informar de que el señor Amess, de 69 años, había sido apuñalado", explicó esta en un comunicado, precisando que "pese a los esfuerzos de los paramédicos, lamentablemente, murió en el lugar".

"Un hombre de 25 años fue detenido como sospechoso del asesinato y se encuentra en prisión preventiva", afirmó.

Se desconoce de momento el móvil del atacante.

Los servicios antiterroristas asumieron la investigación de este homicidio, anunció el viernes por la tarde la policía del condado de Essex.

"La investigación está empezando y la llevan a cabo agentes de la dirección antiterrorista", dijo a la prensa Ben-Julian Harrington, responsable policial en Essex.

"Las investigaciones determinarán si se trata o no de un incidente terrorista", añadió.

"Hemos recuperado un cuchillo en el lugar de los hechos y no buscamos a nadie más en relación con el ataque", agregaron las autoridades, al tiempo que pedían la colaboración de testigos o personas "que tengan imágenes de sus cámaras de seguridad".

Amess, miembro del partido de Johnson y férreo defensor del Brexit, descrito por sus compañeros como un católico ferviente, hombre de "gran corazón" y defensor de los animales, solía recorrer su circunscripción para acercarse a sus electores y el viernes se encontraba en una iglesia metodista de Leigh-on-Sea.

"Nadie podía pensar que algo así ocurriera por aquí", dijo a la AFP Ashley Curtis, un vecino de 49 años cuya casa se encuentra a 200 metros de la iglesia, en una zona que estuvo toda la tarde sobrevolada por dos helicópteros y bloqueada con coches policiales y una ambulancia.

"David Amess es un buen tipo. Le he conocido y he tenido trato con él en el pasado", explicó, considerando que el atacante debía "guardarle mucho rencor para entrar en la iglesia metodista mientras estaba recibiendo a la gente y hacerle eso".

La seguridad de los diputados

"Conmocionado y profundamente afligido por el asesinato", el presidente de la Cámara de los Comunes, Lindsay Hoyle, subrayó que "en los próximos días tendremos que debatir y examinar la seguridad de los diputados y las medidas que deban adoptarse".

También el ex presidente del Partido Conservador, Iain Duncan Smith, expresó su preocupación por la seguridad. "Cuando no estás en tu oficina, y estás en un lugar público, significa que las medidas de seguridad que te recomiendan no se pueden tomar", tuiteó.

Este ataque despertó los peores recuerdos en un Reino Unido marcado por el asesinato en plena calle, en 2016, de la diputada eurófila Jo Cox, una semana antes del referéndum del Brexit, a manos de un simpatizante neonazi.

El viceprimer ministro Dominic Raab rindió homenaje a un "tremendo militante con un gran corazón y una increíble generosidad de espíritu", la ministra de Relaciones Exteriores, Liz Truss, consideró que Amess "era un hombre encantador y un maravilloso parlamentario" y el ministro de Finanzas, Rishi Sunak, denunció que "lo peor de la violencia es su inhumanidad".

"Ataque a la propia democracia"

"Atacar a nuestros representantes elegidos es un ataque a la propia democracia. No hay excusa ni justificación. Es lo más cobarde que puede haber", fustigó Brendan Cox, viudo de Cox, asesinada cuando tenía 41 años.

El ataque en 2016 a esa diputada laborista, firme defensora de la pertenencia británica a la Unión Europea y de la causa de los refugiados, conmocionó al Reino Unido, en un contexto de fuerte tensión por la campaña para aquella consulta que dividió al país.

Fue la primera mujer parlamentaria asesinada en el país y el primer diputado asesinado desde Ian Gow, víctima del IRA en 1990.

En 2010, el diputado laborista Stephen Timms fue apuñalado por una mujer tras haber votado a favor de la intervención británica en la guerra de Irak.

Y diez años antes, el asistente del diputado liberaldemócrata Nigel Jones murió durante un ataque con sable en un encuentro con electores cuyo objetivo era el legislador.

Fuente: AFP

Dejá tu comentario